lunes 26 de febrero de 2024
Lluvia ligera 26ºc | Posadas

Los centros modelo de asistencia y seguimiento trabajan en Posadas, Oberá y Eldorado

Cemoas, un espacio que asiste a menores en conflicto con la ley

El organismo provincial, en su sede de la capital provincial, ya tuvo intervención en unos 500 casos de niños, niñas y adolescentes en sus tres años de funcionamiento

domingo 26 de noviembre de 2023 | 6:05hs.
Cemoas, un espacio que asiste a menores en conflicto con la ley
Cristian Ortiz, director del establecimiento de Posadas. Foto: víctor hugo paniagua
Cristian Ortiz, director del establecimiento de Posadas. Foto: víctor hugo paniagua

La actividad delictiva en los menores es amplia en toda la Argentina y Misiones no queda fuera de esto. Cada día se registran hurtos, robos, homicidios y otros delitos en los cuales se hallan involucradas personas menores a los 18 años.

Sin embargo, Misiones cuenta desde el 2019 -en Posadas- con el Centro Modelo de Asistencia y Seguimiento de Niños, Niñas y Adolescentes (Cemoas), una herramienta que el Estado pone a disposición para los casos de menores que por diferentes situaciones o contextos recurren al delito, y que en el transcurso de los últimos años también existen en Oberá y Eldorado.

En diálogo con El Territorio, el director del establecimiento de la capital provincial, Cristian Ortiz,  explicó cuáles son los objetivos principales, con qué problemáticas llegan los menores que proceden a delinquir y cuáles son los factores para que se sometan a la delincuencia en tan temprana edad.

¿Cuál es el objetivo del Cemoas?

El Cemoas principalmente viene a ser la instancia única preobligatoria de un menor que tiene conflictos con la ley penal. Cuando ingresa un menor de edad al sistema penal provincial, automáticamente ese chico, niño o niña adolescente, tiene que venir a este centro. Esto se da mediante la ley 1414 y la resolución 237 que establece el plan de actuación para la fuerza de seguridad.

Entendemos que el centro de asistencia y seguimiento lo que hace es tratar de restituir aquellos derechos, como la educación, la asistencia, la parte de salud y toda la actividad recreativa y formativa que fueron vulnerados en el niño o niña adolescente.

Los niños y adolescentes llegan al establecimiento con distintos problemas. ¿Cómo se actúa?

Los chicos más que nada llegan por el conflicto con la ley penal, pero también puede ser por una contravención.

Cuando el efectivo policial lo encuentra cometiendo algún tipo de falta o infracción penal, viene a este centro en donde se activa un protocolo de actuación.

Este protocolo consiste en la comunicación con el juzgado y con la familia de este niño o niña adolescente que llega. siempre lo que se hace es brindarle una asistencia médica y también una asistencia por parte de profesionales que se encuentran de turno.

¿Cuáles son los delitos que mayormente cometen los que llegan al Cemoas?

Hemos tenido toda clase de delitos. Entre hurto, robo, delitos contra la integridad sexual. Pero frecuentemente el mayor índice está relacionado a lo que es el robo.

Pero también hemos tenido menores por homicidio. Cuando uno de ellos ha ingresado por esta situación, posteriormente fue trasladado a la Unidad Penal Cuatro de menores.

¿Cuál es la franja de edad que tienen los menores que cometieron algún delito?

La franja etaria que comúnmente se maneja ronda entre los 13 a 17 años. Esta es la franja etaria que comúnmente predomina. No obstante a ello, hemos tenido chicos de 9 años. También tuvimos un chico de 8 años que ya se encuentra en conflicto con la ley.

¿Cuáles son las causas de cometer un delito a tan temprana edad?

Uno de los factores principales por el cual cometen los delitos, puntualmente hablando de robo, es que en la mayoría de los casos los chicos tienen un problema de consumo problemático de sustancias (drogas y alcohol). Esta cuestión se aleja de lo familiar. Muchas veces van a robar, hurtar, etcétera, para volver a consumir. Es por eso que interviene el Ministerio de Prevención de Adicciones como órgano de aplicación, que hace que posterior a la demora se continúe con un seguimiento y un abordaje, y que ellos continúen con este proceso de poder revincularlo en aquellos derechos que fueron vulnerados.

¿Hay muchos reincidentes? ¿Cómo manejan esta posibilidad de que un menor vuelva a ser intervenido?

No es grande el índice de reincidentes, pero decir que no existe reincidencia es como mentir. El seguimiento hace que podamos tener más comunicación con los chicos que pasan por el Cemoas y también con la familia que obviamente es fundamental en este proceso de recuperación, restauración o reiniciación social de estos chicos que han estado vinculados al conflicto con la ley. Acá contamos con un equipo interdisciplinario que en el egreso de estos chicos que pasan por el centro, se hace un seguimiento de ellos para tratar de que no caigan justamente en la reincidencia.

En esta tarea de revinculación con la sociedad, ¿qué actividades realizan al ingresar al establecimiento?

En el centro hay muchas actividades para hacer. Los niños y niñas o adolescentes que transitan por el Cemoas comúnmente tienen diversos talleres de oficios, como por ejemplo hacer panadería.

También tenemos taller de música y todo lo que refiere a la parte de entrenamiento físico funcional. Hay profesor de educación física que brinda en diferentes tipos de actividades, como pueden ser lúdicas.

A su vez, se van incorporando otros tipos de actividades: conseguimos que empiecen a hacer taekwondo y que vengan profesores de kung fu.

Hay diversas actividades para que ellos puedan también sentirse parte de la sociedad y viendo también que hay infinidad de posibilidades con las cuales ellos pueden salir adelante con la parte educativa, la parte recreativa y con la parte de salud.

Explicó que el factor principal de convertirse en delincuentes tan jóvenes es el consumo. ¿Hay otras influencias?

Nuestro mayor índice viene relacionado a eso. Después si no lo hacen para consumir, te dicen que directamente roban por el simple hecho de robar.

Hay incluso chicos que se encuentran con familiares de buen poder adquisitivo económico y no obstante a ello estos chicos igual están vinculados a algún hecho delictivo o infracción penal.

Cada caso es individual, personal. Pero algunas veces está netamente relacionado a esta cuestión familiar, o netamente relacionado al tema del consumo.

Hemos llegado a superar los 480 chicos que han transitado por acá y es una cifra bastante elevada.

El Cemoas se creó en 2019 en Posadas, pero tanto el año pasado como en agosto de este año abrieron en Oberá y Eldorado. ¿Trabajan de la misma manera?

Es la misma manera, la misma ley y el mismo protocolo de actuación. Cada centro está ya trabajando activamente. Uno en la primera circunscripción judicial, en la segunda y en la tercera. Conforme a la ley deberíamos contar en cada circunscripción judicial de Misiones con un Cemoas. Pero eso siempre dependiendo también de las posibilidades presupuestaria, que también puedan posibilitar la apertura de un nuevo Cemoas.

Creo que también, la apertura de tres establecimientos, es reflejo del trabajo que estamos realizando. El director general del servicio penitenciario siempre resalta la disminución en cuanto a la población penal de la unidad de menores.

¿Con qué realidad se encuentran teniendo que interactuar con niños que aún están en la primaria?

El número elevado de menores que pasaron por acá, nos hace ver una realidad triste. Ver a un chico de nueve años que se encuentra en un consumo problemático, es verdaderamente alarmante.  Y esto tiene que ver con el entorno familiar y la falta de acompañamiento.

A veces un chico viene y te dice que desde los seis años están consumiendo. Es decir, hay una carencia paternal o de la familia en cuanto a la contención de ese chico.

Es triste verlo y hay un gran interrogante. ¿Dónde están los padres de ese chico?

Por ahí el chico tiene voluntad de continuar, de salir adelante, pero falta el acompañamiento familiar.

Entendamos que estamos hablando de chicos que tienen 17 años máximo, que verdaderamente en muchas ocasiones necesitan que los padres o algún referente afectivo estén presentes en este proceso en el cual ellos necesitan.

El índice mayor es de robo. ¿Puede tener que ver la crisis del país también que los lleva a delinquir?

Mirá, yo no vengo de una familia extremadamente con un poder adquisitivo elevado, pero siempre me dijeron que la pobreza más que nada está en la cabeza de uno. Puedo no tener ropa o una zapatilla, pero estar siempre limpio. Siempre me transmitieron valores.

Cuando hago referencia a la ausencia familiar y la ausencia de valores que puede llegar a transmitir una familia, es eso. Entonces, el vivir en una situación de pobreza no quiere decir que te lleve a ser un delincuente o que te lleve a consumir. Yo creo que también está relacionado más que nada a esa carencia, desde niño, de un ambiente en donde se puedan transmitir valores. Porque también nos hemos encontrado con chicos que están en situación de calle y sin referentes afectivos.

Sé que por ahí se le escapa de las manos, pero ¿las horas que se quedan acá es suficiente para que los chicos recapaciten?

La ley permite que se queden 24 horas y depende el caso tienen prórroga de 72 horas. Nosotros trabajamos como un lugar de tránsito. No brindamos tratamientos. Lo que se hace son articulaciones con otras instituciones, fundaciones.

Trabajamos mucho con la Fundación Reto a la Vida. La Residencia Lucas también ha trabajado con nosotros. Hogar de Día, Manantial de Vida. Hay diferentes organismos que han trabajado con nosotros y que dependiendo del caso vamos viendo cuál es el más apropiado.

Cada caso se trabaja personalmente. Algunos demandan un tiempo más o menos. 

 

Informe de domingo

Menores ante la Justicia complejo abordaje y los retos en el día a día

Los juzgados correccionales y la multiplicidad de su competencia

"Hay que dejar claro que la Justicia de adultos no es la misma de los menores"

“La escasez de recursos es la pared con la que chocamos todo el tiempo”

Desafíos para una mejor Justicia de menores

Cemoas, un espacio que asiste a menores en conflicto con la ley

“Hay una cultura que exalta la figura del pibe chorro”

Residencia Lucas: a once años de un dolor convertido en acción

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias