viernes 12 de abril de 2024
Lluvia ligera 19.3ºc | Posadas

Rubén Lunge es titular del Juzgado Correccional y de Menores de Puerto Rico

Los juzgados correccionales y la multiplicidad de su competencia

En lo que va del año se resolvieron 915 causas en el juzgado de la 4ª Circunscripción Judicial. El juez describió la dualidad de las funciones entre la instrucción y el juicio oral

domingo 26 de noviembre de 2023 | 6:05hs.
Los juzgados correccionales y la multiplicidad de su competencia
Lunge lleva más de tres décadas en funciones dentro del Poder Judicial de Misiones.
Lunge lleva más de tres décadas en funciones dentro del Poder Judicial de Misiones.

Con más de 30 años al frente del Juzgado Correccional y de Menores de Puerto Rico, uno de los cinco que fueron creados en 1991 por el Poder Judicial de la provincia, el juez Osvaldo Rubén Lunge es palabra más que autorizada para conocer la realidad del trabajo cotidiano y muchas veces invisible de quienes intervienen en la resolución de expedientes por delitos considerados “menores”.

La articulación y trabajo en conjunto con instituciones que trabajan en la contención y ayuda para adolescentes con adicciones, junto al constante intervención en la resolución de conflictos en distintas comunidades mbya guaraníes de la jurisdicción, representan apenas una pequeña parte de la gran labor que desempeñan quienes forman parte del juzgado. En esta nota se intentará graficar de parte de sus actores. 

En diálogo con El Territorio, el juez Lunge explicó en primera instancia que los correccionales “tienen que ver con un tribunal de juicio unipersonal, conforme al artículo 26 que nos da la facultad en delitos que no superen los 6 años de cárcel, o los delitos culposos que tienen penas no mayores a 10 años”.

También se intervienen en conflictos en las distintas aldeas mbya guaraní.

Luego, graficó que en lo que va del año, en su jurisdicción se resolvieron 915 expedientes, entre juicios orales, abreviados, sobreseimientos, etcétera, aunque en este punto, el entrevistado mencionó que los acuerdos de juicio abreviado son los más frecuentes. 

A su vez, señaló que durante 2023 se celebraron diez debates, con respecto a los 56 del año pasado. No obstante, aclaró que aún restan llevarse a cabo quince juicios previstos para este año.

También indicó que anualmente el promedio de juicios ronda los 60. 

“Los delitos que se atienden son por amenazas, hurtos, lesiones, desobediencia judicial, entre otros. Los que más tenemos son por violencia de género o desobediencia cuando no se cumplen con las medidas de restricción”, comentó el entrevistado, quien consideró que el crecimiento de los casos de violencia tiene que ver con que en la actualidad se denuncian más estos hechos y que la sociedad y el Estado toman con mayor seriedad la problemática. 

También contó que la labor implica resolver debates orales con menores punibles y cuyos expedientes también provienen de Eldorado. “En ese tipo de delitos cometidos por menores punibles tenemos límites de penas, no se puede imponer penas altas”.

Trabajo con menores

En otro tramo de la charla, Lunge comentó: “También atendemos a las víctimas cuando son menores. Depende de la edad, si son menores de 16 no quedan detenidos y es ahí tenemos el servicio del Cemoas, el cual no tenemos actualmente acá. Es una institución con la que se trabaja muy bien y que sirve de contención”.

En este punto, el magistrado indicó que se trabaja con niños y adolescentes que están en estado de abandono y que transitan el camino de las adicciones o consumos problemáticos.

“Cuando cometen un delito y caen en nuestras manos, el Cemoas se encarga de buscar una atención rápida de ese menor y se trabaja en conjunto. Es un trabajo de relojería porque el problema lo tenés hoy y se abarca de otra manera porque se trabaja con la familia también. Es ahí cuando empieza a trabajar el sector de Acción Social del municipio, el sector de Acción Social del juzgado y se coordina el trabajo. A veces con resultados y otras no. Hay veces que vuelve a su hogar y puede recaer”.

 A su vez, remarcó que la parte del delito, del hecho en sí, se resuelve rápido porque es técnico, pero aclaró que lo que más lleva tiempo es la evolución del menor, el seguimiento del chico y su familia.

“Nosotros somos hombres de derecho, juntamos las pruebas y ya está. Podría llevar seis meses como máximo una intervención, pero el seguimiento puede llevar hasta un año”.

También remarcó la importancia del trabajo en conjunto con la Defensoría del Menor, con la Secretaría de Adicciones y con la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura, entre otros espacios.

“Los organismos auxiliares ahora están más presentes, antes no teníamos psicólogos y trabajadores sociales, hubo casos complejos, pero que fueron superándose, pero tampoco existía tanto problema de consumo adictivo, eso va en aumento. Hace diez años no era así”. 

“La sociedad tiene que saber que es un juzgado de juicio oral, la gente confunde con algo de menores, pero en realidad es un tribunal unipersonal. También somos un juzgado de apelación de todos los juzgados de paz y en las faltas municipales, somos apelaciones de las contravenciones municipales, los juzgados de faltas municipales dictan una resolución y si uno no está de acuerdo apela al correccional, es por eso que tenemos una multiplicidad de competencia. Lo que la gente tiene que entender es que es un tribunal unipersonal de juicio de menores en conflicto con la ley, tenemos una dualidad de funciones, somos de instrucción y de juicio. Esa dualidad no se tiene en otro juzgado”, apuntó el entrevistado. 

Al ser consultado por los avances y los objetivos que anualmente se fijan y se bajan desde el Superior Tribunal de Justicia, Lunge remarcó: “Fuimos el primer juzgado de registro digital, nosotros ya estamos incorporados al sistema de gestión, estamos totalmente digitalizados, no tenemos más papeles. Siempre fue nuestro objetivo la digitalización y la especialización en materia de menores de un determinado grupo de personas del juzgado, y en materia de género de otro grupo del juzgado. La capacitación es permanente”. 

Por último, recordó el constante trabajo que se hace desde el correccional con los pueblos mbya guaraní en las aldeas. “Nosotros nos constituimos allá cuando hay situaciones conflictivas, vamos a la tarde y en dos reuniones resolvemos el problema, aplicando el derecho indígena. También tenemos la obligación de visitar a nuestros internos a quienes también vamos a visitar”.


En cifras

60

Es el promedio de debates orales que se realizan en el año en el correccional. Se destacó que la mayoría de los casos se resuelve por la vía del abreviado.

 

Informe de domingo

Menores ante la Justicia complejo abordaje y los retos en el día a día

Los juzgados correccionales y la multiplicidad de su competencia

"Hay que dejar claro que la Justicia de adultos no es la misma de los menores"

“La escasez de recursos es la pared con la que chocamos todo el tiempo”

Desafíos para una mejor Justicia de menores

Cemoas, un espacio que asiste a menores en conflicto con la ley

“Hay una cultura que exalta la figura del pibe chorro”

Residencia Lucas: a once años de un dolor convertido en acción

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias