sábado 03 de diciembre de 2022
Cielo claro 20.7ºc | Posadas

El paso de la tercera a la cuarta generación de su conducción

Una ferretería y bazar con 112 años atendiendo en Posadas

El negocio familiar José F. Schwegler empezó y sigue con el nombre de su fundador. El abastecimiento y la competencia de las plataformas web, los desafíos de hoy

domingo 25 de septiembre de 2022 | 6:05hs.
Una ferretería y bazar con 112 años atendiendo en Posadas
Jorge y su hija Dana, en la ferretería. Foto: Marcelo Rodríguez
Jorge y su hija Dana, en la ferretería. Foto: Marcelo Rodríguez

Jorge Schwegler (61) está al frente de la empresa que inició su abuelo en 1910. Desde que nació la firma, dedicada al rubro ferretería y bazar mayorista, conserva el mismo nombre. “Jamás tuvimos un cheque rechazado”, dice orgulloso. Desde 1995 atienden en un amplio local en la calle Mendoza casi avenida Uruguay. Aunque comenzaron en la zona céntrica, más precisamente en Salta y Ayacucho. Jorge es la tercera generación de la familia que conduce la empresa. Pero ya desde hace unos seis años su hija Dana Schwegler, contadora pública, lo ayuda en la administración.

“Mi abuelo empezó la empresa en 1910. Soy la tercera generación y mi hija la cuarta que está en la administración. Todo empezó como un almacén suizo, después ramos generales y en realidad hoy un poco seguimos en esa línea. El nombre lo mantenemos intacto, José F. Schwegler. Jamás tuvimos un cheque rechazado, soportamos todas las crisis y creo que hicieron todo lo posible para bajarnos”, comentó al recibir a El Territorio en su local.

Sobre la actividad de la empresa, explicó: “Tenemos un 30% de productos de bazar y un 70% de ferretería y materiales de corralón. Generalmente lo que más vamos variando es el rubro ferretería porque van desapareciendo algunas marcas y se van anexando otras”.

Apuntó sobre las principales amenazas que atraviesa el rubro comercial que “ hoy nuestro mayor problema es la competencia con empresas que venden todo en negro. Nosotros tenemos todo en blanco y registrado y por eso la competencia es difícil. Hoy el que puede comprar sin factura lo hace y eso nos afecta muchísimo”, manifestó.

El empresario detalló que entre sus clientes habituales están supermercados, ferreterías, veterinarias y otros pequeños comercios de diversas localidades de la provincia.

Por su parte, su hija Dana (31) comentó que en su experiencia a veces resulta difícil proponer cambios para modernizar algunos manejos, ya que entiende que hay prácticas que quedaron como tradición desde hace muchos años.

Pero valoró que gracias a la división de tareas se llevan muy bien en la administración. “Por ahí con lo que puedo diferir es con algunas cosas que están pensadas de una forma antigua y para las que cuesta proponer un cambio. Al ser joven, quiero modernizar y cambiar algunas cosas, pero a veces se choca un poco proponiendo. Es algo que noto que me costó desde que empecé a trabajar en la empresa. Y arranqué cuando todavía estaba estudiando para contadora, después me recibí y seguí acá. Me sirvió mucho porque aprendí cosas que en la facultad no se enseñan”, relató.

Y valoró que en la empresa familiar “nos organizamos bien, yo me dedico más a la contaduría y mi papá a las compras y ventas. Así que gracias a Dios nos llevamos bien. Creo que es lo mejor poder ordenarse en la empresa con lo que cada uno puede hacer mejor y no interferir tanto en el trabajo del otro”.

Problemas limitan ofertas

Sobre los problemas actuales del comercio, Jorge Schwegler apuntó que una preocupación que fue apareciendo en los últimos años es la poca provisión de productos.

“Hasta antes de la pandemia veníamos bien, después en los últimos años vemos muchos problemas. Hay muchos productos que no se consiguen. Hay proveedores que trabajan con producción a gas y no están enviando producción. Muchas fábricas se fundieron. Nos preocupa porque no conseguimos abastecernos”, explicó.

Detalló que, ante la escasez de proveedores, no les queda más alternativa que esperar los envíos. “No hay muchas alternativas, no es tan fácil conseguir la mercadería. Todo lo que es vidrio, porcelana, son industrias que tienen hornos a gas y están con problemas. Por ejemplo, la fábrica de frascos tenés sólo una en el país y está casi muerta. No hay vasos, no hay platos, hay una fábrica de porcelana que hace cuatro meses no nos envía lo que pedimos”, puntualizó.

Actualidad y cambios

El comerciante recordó que comenzó a hacerse cargo de la empresa en 1989. “A los pocos meses que empecé a tomar decisiones nos agarró la híper. Desde ahí venimos mal, todos los gobiernos que pasaron hicieron un poco algo para tumbarnos. Pero inclusive en ese entonces con la híper, ahí todavía los negocios tenían espalda para soportar y la gente también gastaba. Antes para que un comercio cierre, un hijo debía malgastar por cinco o seis años el capital de la empresa. Hoy si las cosas no se hacen bien, en cuatro meses estás fundido”, dijo.

En cuanto a las oportunidades y los cambios que trajo la tecnología al sector comercial, consideró que está afectando indirectamente más a los negocios minoristas que son sus clientes.

“En nuestro rubro somos de cuidar bastante la relación con nuestros clientes, no hubo demasiados cambios. Si creo que la aparición de Mercado Libre supone una competencia muy fuerte para los negocios pequeños”.

Se relató que con los años, los productos de la ferretería y bazar, fueron cambiando. “Hay artículos que ya no se fueron fabricando o la gente los fue dejando de usar. Había faroles a gas, a kerosén, mechas, todas esas cosas ya no se consiguen”.


Logística y previsiones complicadas

Sobre los clientes que atienden Schwegler, recordó que años atrás llegaban a enviar mercaderías a otras provincias. Pero todo cambió con el Covid-19. “Antes de la pandemia teníamos un 70% de clientes que llegaban del interior de la provincia y un 30% de Posadas, también de otras ciudades, pero después de la pandemia no fuimos más. Con el viajante le podemos enviar la mercadería. Es complicado proyectar envíos, no hay gasoil, no hay cubiertas, tampoco sabemos si vamos a conseguir la mercadería, por eso no salimos más”, recordó.

Agregó que todos los problemas se intensifican con el cambio de precios por la inflación. “Se pierden horas actualizando precios, el tiempo que podríamos destinar en ser más competitivos”.

 

Informe de domingo

Empresas familiares fortalecidas por crisis y sucesiones

Tres generaciones familiares que apostaron al rubro construcción

Definiciones, derechos y deberes de cada integrante

Preparan pase de la tercera generación en la administración

Sumar valor agregado y a la familia para seguir creciendo

Renovación generacional al frente de la empresa

Agencia Lowe: cinco generaciones de desarrollo

Una ferretería y bazar con 112 años atendiendo en Posadas

Una firma familiar misionera que se reinventa año tras año

Del acopio en el almacén a la presencia en todo el mundo

La familia Kraus aplica la regla de no gastar más de lo generado

Los Bemberg pasaron las crisis e intervenciones del Estado

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias