¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Misiones, objeto de estudio

La biodiversidad que habita en la provincia atrae a investigadores de otras provincias y países para indagar sobre especies poco estudiadas. Las historias de los que se adentran en lugares inhóspitos y los desafíos que hay para producir ciencia en la tierra colorada
domingo 24 de septiembre de 2023 | 6:08hs.
Misiones, objeto  de estudio
Misiones, objeto de estudio

La tierra colorada es, desde hace tiempo, un imán para científicos de todo el país y otros puntos del planeta que llegan para investigar su rica biodiversidad. Pero no todo se reduce a eso y las enfermedades tropicales, la historia jesuítico-guaraní, la variedad lingüística y las corrientes migratorias son también objeto de estudio en una región donde lo diverso es piedra constituyente.

Producir ciencia en una provincia alejada de los grandes centros urbanos era tiempo atrás algo casi impensado. Pero hoy el Instituto Misionero de Biodiversidad (Imibio), la Agencia Misionera de Innovación, la Universidad Nacional de Misiones (Unam), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) con su regional Nordeste presidido por una misionera y el Instituto Nacional de Medicina Tropical (Inmet) son sólo algunas de las instituciones que impulsan el desarrollo científico, frenan la migración de los profesionales y comenzaron a atraer a investigadores de otros lados.

Iván Paye es un científico santafesino y trabaja en Misiones para digitalizar el herbario de la ecorregión paranaense. Foto. GIANELLA PEROTTI

En su informe de hoy, El Territorio da cuenta de las historias de quienes dejaron todo para instalarse en la provincia a producir conocimiento científico. Algunos ya echaron raíces, otros van y vienen. Martjan Lammertink es un biólogo holandés que investiga al pájaro cara canela en la densa selva de San Pedro; Adriana Chalup es tucumana, doctora en Ciencias Biológicas y busca conocer sobre las polillas en la tierra colorada; Iván Paye es ingeniero Agrónomo y dejó atrás su Santa Fe natal para unirse a varias líneas de investigación en el Herbario del Instituto de Biología Subtropical (IBS); Victoria Martínez de Zorzi es de Buenos Aires, licenciada en Ciencias Ambientales e investiga al mono caí en Puerto Iguazú; Emanuel Grassi es un biólogo de Merlo -Buenos Aires- y tiene líneas de investigación sobre hongos y el águila arpía; Paula Da Cruz es de Buenos Aires, doctora en Ciencias Biológicas e investiga a la población de ocelotes. La lista de nombres es larga y las investigaciones de lo más diversas y amplias. Claro está, el peso de la biodiversidad a la hora de indagar es innegable. En este punto influye fuertemente la reciente catalogación de la selva misionera como “punto caliente” por parte de la organización Conservation International.

En el mundo hay 36 de estos sitios y en la última evaluación del año pasado se incluyó a la selva paranaense de la provincia de Misiones.

Para calificar como un punto caliente de biodiversidad, una región debe cumplir con dos criterios estrictos: tener al menos 1.500 plantas vasculares como endémicas, es decir, debe tener un alto porcentaje de vida vegetal que no se encuentra en ningún otro lugar del planeta -un punto caliente, en otras palabras, es irremplazable-, y debe tener el 30% o menos de su vegetación natural original.

De esta forma, Misiones junto a otras 35 regiones entró a un selecto grupo donde sus hábitats intactos representan sólo el 2,5% de la superficie terrestre de la Tierra, pero soportan más de la mitad de las especies de plantas del mundo como endémicas, es decir, especies que no se encontraron en ningún otro lugar y casi el 43% de las especies de aves, mamíferos, reptiles y anfibios son endémicas.

Tener uno de los lugares más destacados en materia de diversidad biológica requiere no sólo conservarla sino también conocerla y eso implica hacer ciencia. A continuación, algunas de las historias de lo que se está investigando y los nombres tras esos trabajos.

 

Informe de domingo

Misiones como polo científico

La curiosidad de un niño que se transformó en pasión por la Biología

Amante de la biodiversidad, estudia y releva a monos caí

El investigador holandés que se sumerge en la selva para estudiar al cara canela

Plantas nativas: de Santa Fe a Posadas para digitalizar un herbario

Adentrarse en montes para descubrir nuevos insectos

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?