sábado 21 de mayo de 2022
Cielo claro 18ºc | Posadas

La historia de Luz, una joven estudiante que busca superarse

Moverse en silla de ruedas en Puerto Rico es una desafío diario

Se plantea no sólo la falta de accesibilidad a los espacios, sino la indiferencia y el poco conocimiento de la sociedad sobre las personas con discapacidad

domingo 03 de abril de 2022 | 6:05hs.
Moverse en silla de ruedas en Puerto Rico es una desafío diario
Luz tiene 19 años y se moviliza en una silla de ruedas motorizada. Foto: Fernando Alvarenga
Luz tiene 19 años y se moviliza en una silla de ruedas motorizada. Foto: Fernando Alvarenga

Luz Sclepek tiene 19 años, cursa a distancia el segundo año de la carrera de abogacía y tiene su propio emprendimiento de venta de accesorios de hilo encerado hechos a mano, Agua de Coco, que vende a través de redes sociales en todo el país. En una entrevista con El Territorio, la joven que se moviliza con ayuda de una silla de ruedas, destaca el estado de las veredas de la avenida San Martín de Puerto Rico, y exige que se mejoren algunos espacios públicos, sobre todo en lo que respecta al acceso a locales comerciales.

“Me parece que el tema de las rampas y toda la accesibilidad no sólo es importante por una cuestión de inclusión, sino de cómo te hace sentir tener acceso a una vereda, poder entrar a tu escuela, o poder ir a tomar un tere con tus amigos a la plaza”, relató y continuó: “Creo que para una persona que tiene discapacidad, además de todo el proceso de aceptarlo, no hay nada más lindo que sentirse independiente. Me parece que ahí está lo fundamental en una persona con discapacidad y me parece que van todas las edades”.

“A veces te sentís como si vos estuvieras molestando a la otra persona, o sea las rampas son re importantes, pero me parece que el mayor problema está en la sociedad en sí, yo creo que la sociedad está muy estancada en lo que es el pensamiento, no saben ni siquiera cómo actuar, es como que vos mismo te das cuenta si hablás con una persona, que no hay punto medio, la gente no tiene la visión de una persona discapacitada de veinte, de cuarenta. Es el abuelo o la nena, la abuela o el nene, queda en esos dos extremos, a la gente le choca ver a alguien joven en una silla de ruedas”, manifestó.

Empatía
Luz aseguró que “falta mucho compromiso social” con respecto a las personas que utilizan sillas de ruedas. “No hace falta que vos te pongas en el lugar o que estés en la misma situación, es solamente tener la delicadeza o la gentileza de ayudar desde tu lugar, me parece que al que realmente le nace se va a dirigir a vos sin miedo, sin inseguridad, por eso digo que en un pueblo, sobre todo donde no es tan visible ver a gente en silla de ruedas, cuesta mucho, faltan los detalles, falta tener el gesto de si salís del curso salen todos en manada al recreo, de dejar abierta la puerta para que pase”, expresó.

Apuntando a las cuestiones edilicias, dijo que también tiene que ver con el poco avance de la sociedad en la inclusión, “porque si la rampa está mal hecha es porque la persona que hizo la rampa ni siquiera se tomó el tiempo de interiorizarse o de informarse de cómo hay que hacer una rampa, si hay una nueva obra, un nuevo local y el arquitecto que hizo el plano no tuvo la delicadeza de poner una rampa, es porque ni siquiera está interiorizado en su trabajo”.

La joven contó desde su experiencia que incluso pasó que tuvo que elegirse ropa desde la vereda por no poder ingresar a los locales.

“Falta progresar mucho como sociedad, no es solamente el municipio que se preocupe de hacer transitables las calles, las veredas y el acceso a las escuelas y a las plazas, sino ver también los negocios que se abren, que uno pueda ingresar. Yo hasta el momento nunca vi que algo se haya construido pensando en que sea accesible, siempre se adaptó, pero muchas veces la forma en la que se adaptó tampoco sirve”.

Historia de vida
Luz tiene una enfermedad genética que afecta a los músculos de la cintura pélvica para abajo y parte de los músculos que salen desde la espalda escapular, que son los omóplatos.

“Es una distrofia muscular, el subtipo que tengo yo afecta a la cintura pélvica y los músculos de la espalda escapular, es evolutiva, a medida que más pasa el tiempo más me voy debilitando, no hay cura y las únicas alternativas como para mantenerte estable es rehabilitación kinesiológica o alguna otra terapia como ocupacional o natación”, contó.

Hasta los 8 años pudo movilizarse con normalidad, pero desde entonces empezó a perder fuerzas. A los 12 años recibió su primera silla de traslado y desde los 15 ya no tuvo más movilidad en las piernas. En la actualidad se traslada en una silla de ruedas motorizada tipo scooter.

“Siempre agradezco en tener la silla eléctrica, porque justamente da una independencia que a mí personalmente me hace sentir muy bien. Yo sé que por ahí cuesta ser independiente en situaciones como estas y poder hacer algo, como ir a comprar pan a la esquina, ya es una satisfacción”, celebró.

Luz estudia abogacía a distancia y rinde en la sede de la facultad que está ubicada en Capioví. “Fui a rendir todo el año pasado de manera presencial en la sede de la Universidad Católica de Salta, estoy muy entusiasmada. La carrera me gusta mucho y justamente durante la cursada del año pasado, me di cuenta lo amplia que es la carrera y lo que realmente uno puede hacer desde su lugar, creo que le voy a poner muchas ganas porque realmente me gusta y me gustaría recibirme como para cuando ejerza, poder generar un cambio, involucrarme en ciertas situaciones y hacer ver estas cosas que por ahí hasta que no te pasa o hasta que no lo investigás a fondo, no te das cuenta de lo sencillo que es, porque es muy fácil ayudar, es muy fácil y yo creo que cualquier persona con un mínimo gesto se siente más que agradecida”.

 

Barreras urbanas que restringen la libertad de las personas con discapacidad Las dificultades que diariamente deben afrontar las personas ciegas Relato de vida en primera persona Conservar la autonomía y libertad pese a los obstáculos urbanos Puerto Iguazú, un destino turístico mundial que es poco inclusivo “Lo que me limita es la falta de infraestructura” “Eldorado es una ciudad inaccesible” Plan de movilidad y veredas táctiles en la avenida 9 de Julio De padecer a trabajar por una mayor accesibilidad en Alem

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias