martes 24 de mayo de 2022
Cielo claro 15ºc | Posadas

“Lo que me limita es la falta de infraestructura”

domingo 03 de abril de 2022 | 6:05hs.
 “Lo que me limita es la falta de infraestructura”
Nahuel debe afrontar todos los días diferentes impedimentos en Iguazú.
Nahuel debe afrontar todos los días diferentes impedimentos en Iguazú.

Para muchos, los límites son imaginarios y están relacionados a lo que creemos que podemos hacer y lo que no. Sin embargo, para otros, están a la vista y tienen que ver con vivir en un lugar donde las condiciones no están dadas para la vida normal.

Nahuel Speranza Méndez tiene 40 años, desde 2010 está obligado a usar una silla de ruedas tras un accidente de tránsito en el que un camión colisionó con un colectivo urbano que se dirigía a Cataratas, lo que le provocó la rotura de la columna vertebral. “Estuve 363 días internado, el día del accidente salí de casa y no volví. Me trasladaron a Buenos Aires de donde soy oriundo, sin embargo opté por volver a Iguazú por varios motivos, entre ellos cerrar un ciclo y la seguridad”.

Nahuel debe lidiar con las limitaciones que impone la ciudad que por lo pronto no parece tener planes de cambios o mejoras pese a que existe una ley que obliga contar con espacios adaptados para personas con limitaciones motrices. Él y su familia volvieron a Iguazú en 2015, y el primer desafío fue conseguir una casa para alquilar que se adapte a sus necesidades. Luego el reto fue conseguir trabajo. “Conseguir casa es muy difícil, y más aún si necesitás ciertos espacios para poder llevar una vida normal. Una vez que logramos un lugar apto estuve nueve meses buscando trabajo, recorrí todos las empresas posibles, pero no hay espacios para que una persona en silla de ruedas pueda trabajar”, dijo y agregó: “Me contrató el Dutty Free Shop, que fue adaptando los espacios para mí”.

Una vez resueltas ambas cosas, aún queda por reclamar infraestructura para que todas las personas puedan acceder a espacios públicos y a comercios en general. “La ciudad no cuenta con muchos lugares accesibles, siempre hago compras en los mismos lugares porque no puedo entrar a otros. Hace unos días mi esposa me compró una remera, la tuve que ir a la cambiar y me tuve que quedar afuera porque no tiene rampa”, contó.

Accesibilidad
La accesibilidad no es sólo una rampa, es contar con mostradores accesibles, probadores, baños entre otros. “No puedo decir que los restaurantes son accesibles porque no sé si puedo entrar a los baños. Salgo poco justamente por eso”, explicó.

Pero no solamente los comercios imponen límites, sino los edificios públicos. “Yo tengo dos multas de tránsito, pero no pudo ir a reclamar al Juzgado de Faltas porque no puedo entrar. La oficina de discapacidad donde está la junta evaluadora no es accesible. Para mí la ciudad es un 30% accesible, pero porque tengo automóvil. Para las demás personas creo que entre un 15 o 20% porque no tenemos transporte urbano adaptado”, dijo.

La falta de planificación es un problema que nadie quiere solucionar, pues “las veredas (donde las hay) son intransitables, las rampas están en mal estado y así cientos de cosas. Hablé personalmente con Arturo García (director de Obras Privadas de la municipalidad) por la falta de accesibilidad y me hizo un gesto con los hombros como diciendo ‘qué querés que haga’”.

Hace casi dos años Nahuel accedió a una casa entregada por el Iprodha que es accesible, aunque sólo hasta la vereda. Es por ello que presentó un pedido por escrito solicitando asfalto para su calle, aunque hasta el momento no ha recibido respuestas. “Para ir a la ferretería, a la farmacia y la clínica que queda a dos cuadras de mi casa debo ir en auto, porque el empedrado es imposible de transitar. Los límites no están en la silla de ruedas, sino en la infraestructura”, remató.

 

Proyectos desde la Dirección de Discapacidad

La Dirección de Discapacidad de Iguazú está a cargo del médico Martín González, quien trabajó en el último año en la regularización e inscripción de las personas con discapacidad al sistema naciona y provincial con el fin de mejorar la calidad de vida. En base a los datos que pudo reunir, confeccionó dos proyectos de ordenanza que fueron elevados al Ejecutivo para que sean sancionados con fuerza de ordenanza. Uno de ellos está relacionado a la identificación de las personas con discapacidad que deja en evidencia la falta de profesionales médicos ante la demanda, y el otro está directamente relacionado a la accesibilidad basado en la ley nacional.

“En la base de datos tenemos 72 personas en sillas de ruedas, sin embargo tenemos más personas con capacidad motriz reducida. Primeramente trabajamos en lo urgente, que es la inscripción y atención médica. Ahora nos estamos ocupando del cumplimiento de la Ley de Accesibilidad y buscamos que tenga fuerza de ordenanza por eso elevamos los proyectos”, explicó.

González reconoció que a la ciudad le falta infraestructura como veredas, rampas, lugares de esparcimiento tal como lo indica la ley, sin embargo se mostró comprometido para lograr cambios.

 

Barreras urbanas que restringen la libertad de las personas con discapacidad Las dificultades que diariamente deben afrontar las personas ciegas Relato de vida en primera persona Conservar la autonomía y libertad pese a los obstáculos urbanos Puerto Iguazú, un destino turístico mundial que es poco inclusivo “Eldorado es una ciudad inaccesible” Moverse en silla de ruedas en Puerto Rico es una desafío diario Plan de movilidad y veredas táctiles en la avenida 9 de Julio De padecer a trabajar por una mayor accesibilidad en Alem

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias