¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Una luz que se encendió en la adolescencia y no dejaré apagar

domingo 29 de octubre de 2023 | 5:01hs.
Una luz que se encendió en la adolescencia y no dejaré apagar
Una luz que se encendió en la adolescencia y no dejaré apagar

Por Oscar Herrera Ahuad Gobernador de Misiones

Estamos a pocas horas de que los argentinos conmemoremos los 40 años del día en que a la luz de las urnas se apagó la oscuridad de un tiempo al que no queremos volver. Un tiempo en el que no éramos libres, un tiempo en el que el pueblo no gobernaba a través de su voluntad en las urnas. Un tiempo que lo viví de chico y del que aprendí mucho de quienes en este recorrido de la vida me acompañaron en la escuela, la universidad, la vida profesional y la política.

A la democracia la comencé a entender cuando promediaba la secundaria, misma época en que conocí la política y la abracé como una herramienta que me permite ayudar a los demás a vivir mejor. En aquel 1985, en la escuela secundaria, comenzábamos a elegir los centros de estudiantes. Era nuevo para nosotros, pero también era algo nuevo para la Argentina.

Emociones fuertes nos atravesaban a los estudiantes, que por primera vez nos poníamos a consideración de nuestros compañeros. Emociones fuertes atravesaban a los docentes, que veían cómo en nosotros se iluminaban los nuevos tiempos de la Argentina. Docentes que fueron fundamentales para marcar el inicio del camino que me trajo hasta acá.

En Puerto Rico, fui parte de “la gloriosa” promoción 1988 de la Escuela Superior Nº 3 José Manuel Estrada, y cuando estaba en segundo año del colegio fuimos los primeros en elegir un centro de estudiantes en la localidad. Recuerdo como hoy esa primera elección, el revuelo de la campaña, el movimiento del día de la votación y los nerviosismos que despertó el escrutinio que dio como ganador al Movimiento Estudiantil Democrático (MED). El primer espacio político de la localidad creado por y para los estudiantes. Aún hoy siento un orgullo infinito de haber sido parte de ese momento histórico.

Ese proceso de democratización del estudiantado fue la llama que encendió en mí el fuego de la militancia democrática. Comencé a revisar la historia argentina. Comencé a conocer más y más de lo que había pasado en esos años de oscuridad, y me convencí de que no podía quedarme sentado esperando que esos tiempos no volvieran, debía involucrarme para ayudar a que así fuera.

En el andar, la vida me llevó por la universidad, donde mientras estudiaba medicina me comprometía más y más con la democracia, entendiendo que desde diferentes lugares se puede ayudar a que seamos una sociedad más justa y, por ello, más democrática. Ese camino me llevó a trabajar como periodista, donde aprendí la importancia y el rol de una actividad necesaria para fortalecer la libertad del pueblo, porque un pueblo bien informado toma mejores decisiones.

Ese andar me llevó a ser médico, y ahí aprendí que hacer llegar la salud al más recóndito rincón del mundo es un acto democrático, y con esa premisa fui director de hospital, subsecretario de Salud y ministro del área. Ese es el camino me llevó a la vicegobernación y después a la gobernación que hoy ejerzo, lugar desde el que día a día trabajo para asegurar que cada misionero, como decía Raúl Alfonsín, pueda con la democracia comer, educarse y curarse.

En todo ese camino me acompañó un concepto que se me grabó en la memoria desde los días de secundaria: La democracia es el pueblo. Hay democracia cuando el pueblo gobierna a través de sus representantes electos, y es esa la mejor forma de validación para la toma de decisiones.

Es así que, bajo ese concepto y por nuestro pueblo misionero, desde donde me toque estaré siempre firme, como en aquellos días de escuela de 1988, trabajando para asegurar que la luz de las urnas siga brillando en nuestra querida Argentina.

 

Notas relacionadas:

Los hitos que marcaron a todos los mandatarios

La economía, el talón de Aquiles de los gobiernos

Con Alfonsín se refundó la democracia

Julio César Humada en el recuerdo

20 años de progreso y 20 de retroceso

Misiones: democracia y concordia

Alfonso Arrechea repasa el retorno de la democracia

40 años de democracia

Lo simple y lo complejo de la democracia

El trayecto de Mario Losada en la política

Una luz que se encendió en la adolescencia y no dejaré apagar

"La memoria es el ejercicio de traer el pasado al presente, vital en la sociedad"

Democracia afianzada y deudas pendientes

De Tulo a Lalo Nuria Allou, de la detención ilegal al rol de Jueza penal

Democracia y corrupción

"Abrían la puerta de una patada y me apuntaban con sus armas largas"

"¿Por qué papá está preso?": una niñez avasallada y de sueños rotos

Desafíos urgentes

La mayoría de los misioneros nacieron en democracia

¿Que opinión tenés sobre esta nota?