miércoles 28 de febrero de 2024
Cielo claro 23.7ºc | Posadas

En constante capacitación y atención

Voluntarios siempre listos al servicio de la comunidad

El cuerpo activo de Bomberos de Puerto Iguazú cuenta con 48 integrantes que arriesgan sus vidas en pos de salvar a otros

domingo 20 de agosto de 2023 | 6:05hs.
Voluntarios siempre listos al servicio de la comunidad
Siempre hay un operador de guardia que da el aviso. Foto: Norma Devechi
Siempre hay un operador de guardia que da el aviso. Foto: Norma Devechi

Los Bomberos Voluntarios, siempre al servicio de la comunidad, están presentes actuando con la sola impronta de salvar vidas. En los peores momentos permanecen firmes poniendo en riesgo sus vidas para salvar otras. Bajo el lema “nada nos obliga, sólo el dolor de los demás”,​ el cuerpo activo de Bomberos Voluntarios Iguazú -con 48 integrantes- está siempre listo a la espera de un llamado.

Un bombero voluntario divide su tiempo entre el trabajo remunerado, la familia y el voluntariado. Debe permanecer en constante capacitación sin descuidar su estabilidad emocional que muchas veces se ve afectada por las situaciones que les toca vivir.

Dentro del cuartel cada bombero tiene su función, pero todos deben capacitarse de forma constante y mantener en condiciones los equipos para estar listos.

Las guardias son de ocho horas. De día está cubierta por solamente un operador, mientras la guardia nocturna cuenta además con varios bomberos.

“Los operadores somos los encargados de recepcionar los llamados y de activar las diferentes alarmas dependiendo de la gravedad. No es lo mismo el rescate de un cuerpo que un siniestro vial o un incendio”, contó la cabo primero Bárbara Carballo, quien cumplirá en breve 25 años como bombero, aunque en Iguazú lleva doce años de trabajo.

Existen guardias tranquilas donde no se registran pedidos de auxilio que permiten a los bomberos realizar tareas de mantenimiento o servicios especiales, como cargas de combustible. Sin embargo, sobre todo en épocas de sequía, se pueden registrar hasta cinco salidas por turno, generalmente por incendios de pastizales que ponen en peligro a las viviendas.

El procedimiento en la guardia consiste en recibir el llamado y logar que la personas que se comunica brinde la mayor cantidad de datos posible para que los bomberos puedan acudir a través de la ruta más rápida.

“Recibo el llamado y en el sistema debo cargar de qué se trata: si es un incendio estructural, de pastizales, principio de incendio, siniestro vial, rescate de animales o de cuerpos. Una vez identificado el motivo del llamado, acciono la sirena del cuartel y a través del sistema, los bomberos reciben la alerta en los celulares. Mientras, a través de Google Maps, que está articulado con el sistema de alerta, ubico el lugar del siniestro”, explicó Carballo.

Indicó que el tiempo de respuesta de los bomberos es de aproximadamente tres minutos.

Las unidades, ya sea la de primer ataque de incendios o de respuesta rápida, deben partir del cuartel con un chofer y dos bomberos como mínimo, aunque lo ideal es contar con al menos cuatro por dotación.

“Debido a las calles de Iguazú y de que muchas veces las personas que se comunican no las conocen, puede haber una mayor demora en la respuesta de la dotación. A veces en zonas de difícil acceso o en barrios con calles sin nombre pedimos a la gente que nos espere en una avenida y nos guíen al lugar, así no perdemos mucho tiempo para acudir”, detalló.

El cuerpo activo cuenta con 48 integrantes de los cuales diez son oficiales, diez suboficiales, 21 bomberos, trece aspirantes y tres colaboradores. La particularidad es que cada uno de ellos tiene trabajos que a veces les impiden en ciertos horarios tenerlos totalmente a disposición.

Entre las tareas que realizan los bomberos se encuentran el ataque a incendios, rescate en altura, rescate de animales, extracción de cuerpos -muchas veces en estado de descomposición-, atención primaria y de primeros auxilios a víctimas de accidentes, entre otros.

“Cada una de estas intervenciones marcan a los bomberos. Yo personalmente si puedo evitar la extracción de cuerpos en estado de descomposición lo hago, pero si tengo que ir, voy. Todas las intervenciones traen consecuencias por eso asistí hace poco a un curso de psicología en emergencia en situación de estrés. Es necesario que los bomberos hagan terapia porque hay situaciones que son más difíciles que otras, generalmente cuando hay niños suelen ser más traumáticas”, remarcó.

Los bomberos de Iguazú están capacitados para enfrentar situaciones bajo mucha presión, han hecho cursos de ataque a incendios estructurales, manejo de sustancias peligrosas, rescate de personas atrapadas en vehículos, primeros auxilios en victimas de accidentes, entre otros.

Las capacitaciones, indumentarias y herramientas que tienen para cumplir con su vocación son el fruto de la colaboración de los vecinos que año a año se suman al trabajo colaborativo con la institución que a su vez está al servicio de la comunidad.

La vida en emergencia Un trabajo al límite entre sirenas, alta velocidad y mucha adrenalina Horas de mate, largas charlas y el paciente que nadie quisiera atender Bomberos: responder a las urgencias más allá del fuego El 911, centro de operaciones que atiende emergencias de todo tipo Las claves para trabajar en puestos laborales estresantes

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias