Alumnos tienen clase en la galería por invasión de murciélagos

En San Pedro, los padres están en alerta y evalúan dejar de enviarlos a la escuela si no hay respuestas de las autoridades. Piden que se terminen las obras del nuevo edificio del CEP 37
martes 14 de mayo de 2024 | 1:44hs.

"Cada vez que mi hija va al colegio me quedó con el corazón en la mano, cuando llega un mensaje del director sé que ella se descompuso y tengo que buscarla" indicó una de las madres de alumnos del CEP 37 de Tobuna, San Pedro que no tienen respuestas ante la urgente necesidad de que el estado provincial se haga cargo y finalice la obra del nuevo edificio escolar. Si bien hay intenciones, no se puede recuperar las aulas deterioradas por los murciélagos.

Pese a la lluvia, la humedad y el viento, un grupo de alumnos tuvo clases en la galería, situación que se repetirá durante los próximos días ya que resulta imposible utilizar el sector de la escuela donde viven, en el cielorraso, los quirópteros desde el 2019. Los padres están en estado de alerta porque la salud de sus hijos está en peligro a razón de la contaminación y se acercan días con muy bajas temperaturas.

Ante la dramática situación, los padres mantuvieron una asamblea este lunes y junto a los docentes y alumnos, analizaron la compleja realidad que pone en riesgo la asistencia de parte de la matricula a clases. "Estamos totalmente de acuerdo con los alumnos que no quieren ingresar a las aulas para proteger su salud. Estamos en estado de alerta, de no tener respuestas vamos a tomar medidas" indicó a El Territorio Sandra Pereira, madre de una alumna.

Con enorme preocupación contó las complicaciones de salud que presenta su hija por utilizar las aulas contaminadas por las heces de los murciélagos "Yo soy madre y todos los días cuando mi hija va al colegio me quedo con un apriete en el pecho, varias veces cuando recibo mensaje del director ya sé que mi hija se descompuso otra vez por el mal olor y tengo que ir a retirarla" señaló Sandra.

En este caso la alumna no puede comer, siente mucho dolor de cabeza y de estómago, cuadro que se reitera en otros estudiantes y personal administrativo. "Ya no sabemos más que hacer, desde la municipalidad estuvieron en el lugar para ver que se podía hacer, como son maderas viejas está impregnado los desechos de los murciélagos, no se pudo hacer nada. Pedimos socorro a las autoridades provinciales que nos ayuden para que se termine lo antes posible el nuevo edificio" coincidieron los padres.

La obra en cuestión se aprobó en 2019, comenzó a ejecutarse a finales del 2021 y está paralizada hace más de dos años, tratándose de un caso que amerita atención de manera inmediata para evitar que los padres dejen de mandar a sus hijos a la escuela, porque nadie se hace cargo de un servicio público y gratuito que debería darse en las mismas condiciones para un alumno del casco céntrico de las ciudades como para los alumnos de escuelas rurales.

El año pasado, durante el mes de noviembre, luego de que los padres tomaron la escuela, desde el Ministerio de Educación junto a la empresa Rati Construcciones, firmaron un acuerdo en el cual se comprometieron a reparar las aulas inutilizables y retomar la obra del nuevo edificio escolar, sin embargo, nada de lo firmado se cumplió y la situación empeora todos los días.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?