Investigación de una universidad de Posadas

Busca posicionar casas de madera con un valor histórico y cultural

Un grupo de arquitectos relevó hasta el momento 30 casas de 1860 hasta 1960. El fin es impulsarlas como patrimonio y generar conciencia sobre su preservación
domingo 06 de agosto de 2023 | 6:05hs.
Busca posicionar casas de madera con un valor histórico y cultural
Busca posicionar casas de madera con un valor histórico y cultural

Hace dos años desde una reconocida universidad de Posadas llevan adelante una investigación que busca darle un valor histórico y cultural a las viviendas de madera más antiguas de Misiones. Vanessa Vargas Velázquez, magíster y arquitecta quien preside el proyecto, en diálogo con El Territorio sostuvo que “el objetivo es erradicar el preconcepto cultural de precariedad que tiene en la actualidad las casas construidas con el material”. Luego, contó que se relevaron 30 casos teniendo en cuenta tres ejes: la idea del patrimonio, el tiempo que parte desde la llegada de los inmigrantes -se investigó si aún había estructuras desde 1860 hasta 1960- y también posicionar las viviendas de madera como cultura.

De este modo, la arquitecta explicó que se trata de un trabajo que apunta a dar a conocer las viviendas relevadas, y buscan implementar un manual que incluya cuidados de preservación para las familias o personas que queden a cargo de estas infraestructuras. “Queremos impulsar, una vez finalizado el trabajo, que se conviertan en interés histórico y cultural”, acentúo.

Darle valor a la madera
“La riqueza de lo cultural más lo autóctono desde 1860 hasta 1960, enmarca un conocimiento del trabajo de la madera que trae el inmigrante y se mixtura con lo que ya existía acá con la labor que dejaron los guaraníes. Existe un conocimiento ancestral y criollo, y a la vez lo que trajeron desde Europa; por ello la relevancia”, explicó Vargas Velázquez. Seguidamente, sostuvo que la casa más antigua hasta el momento fue de 1890 que pertenece a la Ruta del Té en Oberá y se reacondicionó con una restauradora de Buenos Aires. “El origen de la familia que habitó en esa vivienda es inglesa y también se relaciona con la producción del té en esa zona. Casi no se la conoce si no es por el negocio que generó en ese lugar”, manifestó.

En cuanto al trabajo de investigación, es financiado por la Universidad Gastón Dachary de Posadas, se enmarca bajo el título “Las tecnologías rurales populares en la vivienda de madera en Misiones: Reconocimiento, revalorización, y proyección”. La directora es Vargas Velázquez y los investigadores que la acompañan son los también arquitectos Laura Basile y Juan Anselmo Barón, así como el alumno becario Ulises Quiroz. Actualmente el proyecto se encuentra en su segunda etapa.

Apuntando a la tecnología
La arquitecta manifestó que durante el trabajo de investigación también se tuvo en cuenta la tecnología con la que cuentan las viviendas de madera, es decir, material y mano de obra. “La mano de obra es un saber heredado y se aprecia cuando se ve la pieza en sí. Las viviendas seleccionadas tenían que cumplir con cierto requisito, pautas de ornamentación, morfología y elemento histórico dentro del lapso del tiempo mencionado”.

Vargas Velázquez indicó que se relevaron en total 30 viviendas. Junto a su equipo de otros dos arquitectos y un estudiante avanzado armaron una ruta y los sábados salían a relevar en distintos puntos de la tierra colorada estás casas. Entre las viviendas que se destacan se encuentra una anglonormanda en Eldorado que se convirtió en un emprendimiento de ecoturismo y tiene líneas inglesas. Allí, en la Capital del Trabajo, también hay otras viviendas con estilo alemán que fueron construidas por el arquitecto Stoat que llegó con la colonización.

Generar conciencia
Según la profesional, a Misiones aún le falta mucho para posicionar la vivienda de madera como una buena opción a la hora de construir. No obstante, destacó que las políticas públicas que se están llevando adelante desde el Estado para darle el valor que este material amerita es un buen comienzo. “Hay países como Japón o Noruega que tienen el recurso de los bosques que cubren con la demanda de construcción, sin dañar el medioambiente”, dijo. Luego, mencionó que se trata de tener cierto equilibrio porque la madera también implica talar los bosques, y actualmente la madera nativa escasea y los árboles tardan mucho tiempo en crecer. También hizo hincapié en que la tecnología que existe actualmente hace que la madera dure aún más. “No es como antes que había que tomar grasa y quemar parte del material para formar los cimientos, en la actualidad el avance tecnológico permite que la estructura hecha en madera se mantenga”, dijo.

“Para Misiones, una vivienda de madera es el material más idóneo por el tipo de clima que hay, por las temperaturas y la humedad. Tiene muchas ventajas”, insistió. Añadió que en primer lugar se debe contar con la conciencia ecológica y ambiental para sostener esta ideología y “es una construcción social que se debe trabajar”.

Tras la difusión del trabajo, Vargas Velázquez relató que muchos ciudadanos de distintas localidades de Misiones se comunicaron para que puedan seguir relevando casas.

“Me llamaban y me decían ‘tenés que venir a ver la casa de mi abuelo en Cerro Azul’ o ‘la casa de mi tío abuelo’ en otro lugar de Misiones. Por ello, decidimos seguir en una segunda etapa para relevar más casas de madera”, relató.

Otro de los objetivos del trabajo de investigación es digitalizar todo lo obtenido hasta el momento y, a su vez, proponer un recurso con pautas de preservación a las personas que tienen bajo su propiedad estas viviendas. “A fin de que puedan sostenerlas y sugerir gestión desde lo económico a través de un plan para que perduren en el tiempo”.

De casas a emprendimientos
Vargas Velázquez contó que muchas de las viviendas de madera que fueron relevadas actualmente son emprendimientos turísticos. “Hay que encontrar la veta para sostenerlas económicamente”, dijo.

En este marco, relató que la casa de Schwelm en Eldorado es actualmente un museo, ex establecimientos yerbateros como el caso de Las Mercedes se convirtió en un emprendimiento agroturístico. En Colonia Guaraní también hay otro emprendimiento similar. Mientras, otras se perdieron en el tiempo y queda nada de sus cimientos.

Vargas Velázquez indicó que “en muchas de estas estructuras aún viven las familias de los primeros propietarios”.

“Buscamos generar conciencia del valor que tiene cada una de estas y conservarlas es relevante por lo que se debe pensar en alguna estrategia a fin de ofrecer a las familias o nuevos dueños como preservarlas”, analizó.

En este sentido, el trabajo de investigación también busca que estos patrimonios se intervengan lo menos posible. “Una vez que se modifica el edificio deja de trasmitir para lo que fue construida en un principio. Las pautas de preservación hacen que se pueda mantener el lenguaje inicial. Y contratar un restaurador conlleva un costo que no todos pueden pagar”.

La vivienda bielorrusa que está en el Parque de las Naciones de Oberá fue trasladada hasta allí con mucho respeto. “Tiene una metodología de encastre, no tiene clavos. Es un ejemplo de mantenimiento y conservación”.

Gigantes de madera en Misiones Obras emblemáticas en la ciudad de Eldorado El plan descontinuado que impregnó de madera los edificios públicos Una herencia japonesa y el valor agregado del bambú El siglo XXI es de la madera De aquella proeza de ingeniería a la actualidad La fábrica de casas alberga un enorme potencial pero la demanda sigue en baja

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?