sábado 02 de marzo de 2024
Cielo claro 23.7ºc | Posadas

Escuela de Robótica: la institución que logró romper con el molde

domingo 19 de marzo de 2023 | 6:05hs.
Escuela de Robótica: la institución que logró romper con el molde
Closs (izquierda) y Homeniuk (derecha) juegan con la electricidad para dar vida a artefactos. Foto: Sebastián Velozo
Closs (izquierda) y Homeniuk (derecha) juegan con la electricidad para dar vida a artefactos. Foto: Sebastián Velozo

La Escuela de Robótica es una propuesta pedagógica fuertemente relacionada a la ciencia y la tecnología. Con la guía de un equipo multidisciplinario, los alumnos aprenden a proponer, poner en práctica y presentar distintas ideas orientadas a la programación y a la robótica educativa, abriendo la posibilidad de, en el futuro, desenvolverse profesionalmente en distintas áreas de interés.

“Te prepara para que aprendas de manera autodidacta y después tomes tu propio ritmo. Con lo que aprendés ahí te podés abrir para otras cosas, como cursos, o arreglar cosas como lavarropas o amoladoras; yo lo que encuentro, arreglo”, comentó el estudiante Franco Homeniuk, en diálogo con El Territorio. El joven misionero continúa su formación con la Tecnicatura Superior en Desarrollo de Software, carrera que complementa con otros tres cursos: Introducción a la Programación e Inglés para programar en Silicon Misiones, y Divulgación Científica de las Ciencias y el Espacio en el Centro del Conocimiento. Más adelante, el plan es estudiar electricidad del automotor.

En sus inicios, explicó que le costó acostumbrarse a la dinámica autodidacta que plantea la Escuela de Robótica, dado que “los profesores no están encima tuyo diciéndote qué hacer, sino que vas con la idea que tengas y te guían y dan las herramientas para que avances sin que la escuela sea el único lugar de aprendizaje”. Asimismo, destacó el acceso a componentes, máquinas y un espacio para llevar adelante los proyectos planteados, con la seguridad de tener cobertura ante imprevistos o accidentes. “Cuando era chico y hacía mis propios circuitos, conseguir los componentes básicos -como resistencias o reguladores- era muy complicado. En la Escuela te proporcionan las placas, como la placa arduino, drivers y led, una gran variedad de componentes y el taller para ir a trabajar tranquilamente. Tenés para soldar, armar, y tenés seguridad porque aprendés a usar máquinas como la amoladora o la soldadora”, reseñó.

Además, la participación en eventos otorga la posibilidad de poner en práctica los conocimientos dentro del intercambio con otras localidades y provincias. De este modo, Franco se preparó para competir junto a la Escuela de Robótica en Chaco en el año 2021, lo hizo en la categoría de Fútbol. “Tenía una idea y me preparé lo mejor que pude. También conocí a mi compañero Maximo, hicimos un buen equipo y obtuvimos el primer puesto. Para el 2022 participamos de la Liga Nacional, lo cual nos abrió puertas grandísimas en lo que es la construcción de los robots porque adquirimos nuevas herramientas”, señaló.

Siguiendo su interés por la impulsión eléctrica mientras estudia, Homeniuk se centra en operar sobre baterías de bicicletas y monopatines eléctricos para aprender más y poder armar su propio paquete de baterías. “El plan es seguir aprendiendo mucho de electrónica porque es la base de todo”, indicó.

Así, desde su apertura en 2017, la iniciativa educativa que plantea la Escuela de Robótica permite desarrollar los contenidos de forma transversal y creativa, a fines de que cada estudiante pueda identificar un problema y buscar decisiones alternativas para implementar la mejor solución. Con mentes curiosas, niños y jóvenes de toda la provincia encuentran así un espacio para avanzar en el conocimiento de áreas orientadas a la programación y a la robótica.

“Yo sabía algo de electrónica industrial y pensaba que quizá podría ser mi vocación. En el primer día los profesores nos mostraron la robótica desde sus inicios, con computadoras a vapor, después nos introdujeron a los precursores y nos guiaron a hacer un pequeño proyecto que consistía en una programación básica con leds para familiarizarse rápidamente con lo que iba a venir”, recordó el estudiante Máximo Closs. Al mismo tiempo, destacó la enseñanza sobre el manejo de herramientas y normas de seguridad, como también las ISO de fabricación de robots.

Actualmente, el joven cursa la Tecnicatura en Mecatrónica de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), cuya extensión áulica se encuentra en Silicon Misiones. En un principio, distinguió que su fortaleza era la programación y, luego, continuó con la electrónica. Diversas trayectorias lo llevaron a elegir una carrera que combina todas las áreas de su preferencia, dado que “la mecatrónica abarca la mecánica, la programación y lo electrónico, tres ámbitos que son enormes porque tienen un montón de ramas cada uno; más adelante, por ejemplo, podría ser operario en una compañía de electricidad, trabajar en una empresa que necesite programación de servidores, o en el área de mecánica industrial haciendo seguimiento y mejoras”.

Para su primera gala de fin de año en la Escuela de Robótica, junto a sus compañeros, Máximo elaboró un robot multifuncional que presentaron en la categoría Espacial como “un explorador autónomo”.

Un niño, un sueño
En octubre pasado, durante una visita a Puerto Iguazú, el gobernador Oscar Herrera Ahuado conoció a Franco Gallardo (11), un niño con sueños robóticos y un prototipo entre manos que sirve como dispensador automático de comida para animales. En ese momento, Herrera Ahuad lo felicitó y lo invitó a crear algo similar, pero con agua.

Franco Gallardo, recibiendo la impresora 3D para sus proyectos. Foto: Norma Devechi

Un mes y medio después, en el evento Makerland realizado en el Parque del Conocimiento de Posadas, ambos volvieron a encontrarse, pero esta vez con el nuevo prototipo listo y el desafío superado. Fue entonces que el camino a la concreción del sueño de Franco se abrió y el mandatario lo invitó a que inicie sus estudios en la Escuela de Innovación, algo que haría el próximo año. Así, siguiendo ese sueño y ante una oferta laboral de su padre, ya se mudaron a Posadas.

“Lo invitaron desde la Escuela de Robótica a pertenecer al Club de Robótica y está muy emocionado, ya que trabajan mucho con los proyectos y competencias que a él le llaman la atención. Asiste tres veces por semana”, contó Graciela Aebicher, madre del niño.

Pero todo comenzó hace varios años cuando empezó a mostrar interés por este mundo tecnológico y sus padres decidieron acompañarlo cada sábado a cursar en Posadas. “Su interés por la robótica y la tecnología comenzó desde que era muy chiquito”, dijo y recordó que desarmaba las computadoras “para ver qué había adentro”. “Vemos que tiene ese potencial y no podemos dejar de apoyarlo”, cerró Graciela.

Misiones avanza hacia la sociedad del conocimiento Fábrica de materia prima para unicornios Innovación tecnológica para la educación, el agro y la industria Talento misionero al servicio de la electromovilidad y el conocimiento China aventaja a Estados Unidos en investigación de alto impacto Misiones Diseña, espacio para emprender, pensar y crear Sujarchuk: “Las distancias se miden en conectividad” Robótica e innovación transforman la educación misionera Los jóvenes que ya forman parte de los trabajos del futuro Deportes electrónicos ganan adeptos en la tierra colorada

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias