sábado 25 de septiembre de 2021
Cielo claro 15ºc | Posadas

Desde tractores hasta artefactos para hacer manteca

Posee un museo en la propia casa con objetos de más de 100 años

Pedro Melnik preserva en la chacra de Guaraní aquellas herramientas que sus abuelos usaban para trabajar. Muchas de esas piezas aún hoy funcionan

domingo 01 de agosto de 2021 | 6:05hs.
Posee un museo en la propia casa con objetos de más de 100 años
La escardadora de lana era utilizada para fabricar los colchones. Fotos: Natalia Guerrero
La escardadora de lana era utilizada para fabricar los colchones. Fotos: Natalia Guerrero

Entrando por un camino de tierra, a metros de la ruta 14, ya en Guaraní, se encuentra la chacra de don Pedro Melnik (50). El lugar está rodeado por una espesa plantación de té y otros cultivos propios de la zona. Sin embargo, hay algo más que llama la atención en el lugar y es el enorme depósito que Pedro tiene al lado de la casa. Un lugar con innumerables recuerdos de otros tiempos de trabajo manual en la chacra.

En una visita que realizó El Territorio, Pedro mostró las herramientas y máquinas que aún conserva de las épocas en que era pequeño. Desgranadoras de maíz, serruchos, tomas de agua y hasta un tractor que fue reformado por el mismo productor, son algunas de las reliquias que se conservan en el lugar.

Sin embargo, algunas aún funcionan, como ocurre con la desgranadora de maíz manual, que data de 1903 - como se pueden ver en sus inscripciones - y se encuentra operativa. En ella se mete el marlo entero y mediante una palanquita se lo hace pasar por unos dientes que lo muelen, para que sirva como alimento de los pollitos en el gallinero.

 “Cuando yo era chico jugaba con esto, los años que tiene es impresionante, es una herramienta muy importante y sigue funcionando”, dijo.

Asimismo, en el patio de la casa, hay una cosechadora reformada por el mismo Pedro. “El cascarón es de una cosechadora grande para estirar a mano, que antes lo utilizábamos; pero yo le cambié una parte para que sea más automático, le adapté con una correa y hasta hoy le ocupo para cosechar el té”, manifestó.

Al tiempo que explicó: “Siempre me gustó trabajar con los hierros y eso. Le voy reformando, trato de mejorar las cosas para facilitar el trabajo”.

Museo en casa

La familia de Pedro, de origen ruso, fue una de las fundadoras de la zona Centro. Y como ocurría en muchos hogares de inmigrantes, el trabajo manual era una característica esencial que correspondía a cada integrante por igual.

En ese marco, Pedro contó que en las épocas en que era chico, además de los adultos, cada uno de los pequeños de la casa tenía una ocupación. Desde hacer la manteca para el desayuno hasta el trabajo en los cultivos, pasando por alimentar a los animales. Si bien la familia de Pedro estaba conformada por siete hermanos en total, también se quedaban en su casa los primos, formando una numerosa decena de niños.

“Mamá tenía que mantenernos ocupados y necesitaba ayuda, así que todos teníamos que trabajar por igual. Nos levantábamos y con la separadora de crema manual hacíamos la manteca para el desayuno, por ejemplo”, indicó.

Muchas de estas pequeñas herramientas que Pedro, sus hermanos, primos y padres utilizaban en esos momentos aún se conservan en el depósito de la chacra, creando una especie de museo en casa. Se pueden encontrar hachas que se usaban para tumbar árboles y rajar las leña; con esa madera aserrada a mano se construyó la vieja casa familiar, que si bien hoy no está habitada, se erige en pie firme, pese a que ya cumplió alrededor de 100 años.

En el depósito también se encuentran serruchos con dientes gastados, sierras, machetes y arados que eran utilizados por la familia cuando Pedro era chiquito. También así, tiene guardado una especie de bomba de agua con una canilla, que servía para la extracción del líquido desde los pozos. Según Pedro, aún funciona y con algunos arreglos podrá volver a tener el uso que se le daba decenas de años atrás. “Lo de antes se puede seguir reparando, duraban años, lo de hoy no está hecho para que dure, está hecho para el consumismo”, atestó.

Al fondo de la casa, todavía quedan rastras de levante y de tiro que se utilizan en la actualidad para limpiar los yerbales. “Esto lo hacían los herreros, esta máquina es de los años 50, 60 y se siguen usando porque son hierros y son eternos. Eso también es algo que desapareció, casi no hay herreros porque todo viene automático”, expresó el productor.

Tiempos de trabajo

En el taller de Pedro hay hasta patentes de automóviles viejas, ollas de hierro, molinos de maíz, mezcladoras para hacer manteca, tambores para combustible y martillos antiguos, entre otras cosas. Pero algo que llama mucho la atención es la escardadora de lana. Se trata de un artefacto que consta de clavos que servía para arrancar la lana de la esquila, para que luego sea usada para hacer los colchones.

“Antes los colchones eran de lana y se hacían con esto. Cada dos años se renovaba el colchón con este mecanismo. Cuando éramos chicos, veníamos de la escuela y teníamos que ir a carpir, a embolsar tung que teníamos antes y a hacer estas cosas con la lana, entre otras cosas. Todos los días había mucho trabajo para hacer”, contó.

Pedro nació en ese lugar pero en el año 92 se fue a vivir a Suiza, en busca de mejores oportunidades. Allí nacieron sus dos hijos, y regresó hace algunos años con ellos, aseverando que “no hay como la tranquilidad de Misiones”.

La casa que tiene cien años y el museo que tiene aún en su patio son reliquias de un valor inmensurable. Los objetos y artefactos son una conexión entre el pasado y el presente, que muestran como las familias dejaron fuerza, trabajo y dedicación para formar lo que es hoy la provincia. 

 

Informe de domingo

Reliquias que son tesoros de las chacras misioneras

Posee un museo en la propia casa con objetos de más de 100 años

Expone la reliquia de su familia para enseñar a los niños

Es carpintero y metalúrgico en Capioví

Ico conserva su arado en la chacra como un tesoro

Los tractores forman parte de la vida de los vecinos

Preservar las herramientas como símbolo de progreso

Los pioneros tienen un guardián de la memoria

“Un pueblo que olvida sus propias tradiciones, olvida hacia dónde va”

Cepillos y moledoras de uva que datan de unos 60 años

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias