lunes 17 de mayo de 2021
Nubes dispersas 25ºc | Posadas

El emprendimiento se encuentra en Los Helechos

Aprendizaje, recreación y lo mejor de la chacra se unen en Granja El Potrero

Con especies de animales, hectáreas de verde y actividades, el clan Jakinchuk recibe a familias y escuelas para enseñarles el cuidado y respeto por la naturaleza

domingo 11 de abril de 2021 | 6:05hs.
Aprendizaje, recreación y lo mejor de la chacra se unen en Granja El Potrero
Cristian Jakinchuk es el propietario de la granja, que administra junto a su esposa. Foto: Natalia Guerrero
Cristian Jakinchuk es el propietario de la granja, que administra junto a su esposa. Foto: Natalia Guerrero

El esfuerzo y la constancia dieron sus frutos en la familia Jakinchuk, que con orgullo tiene abierto al público la Granja El Potrero en el municipio de Los Helechos.

El emprendimiento funciona desde fines de 2019 y fue entonces que comenzó a hacerse conocido y visitado por decenas de familias. Se trata de una granja educativa, destinada al esparcimiento y aprendizaje de niños, además de contar con grandes espacios también para el descanso de adultos.

Con hectáreas de verde, un curso de agua fresca y distintos tipos de animales, la Granja se alza como una de las propuestas innovadoras de la época para la recreación familiar y escolar.

Cristian Jakinchuk es el propietario y -junto a su esposa- trabaja incansablemente para agregar actividades y nuevos atractivos al lugar. Es que sin lugar a dudas, los espacios educativos y granjas vienen marcando tendencia entre las opciones, sobre todo para visitantes que llegan desde otras provincias y buscan conocer los secretos de la Tierra Colorada.

“El proyecto original es de una granja educativa, no nos queremos salir de eso, aunque mucha gente nos pregunta por qué no hacemos parrillas, canchas y piletas, pero no queremos transformarnos en camping, sino trabajar en lo que nos gusta, que es la parte de tierras, animales y niños”, explicó Cristian en una recorrida que realizó El Territorio por el lugar, que se encuentra a 500 metros de la ruta provincial 5, justo en el límite entre Los Helechos y Panambí.

Recorrida natural
Justamente, la idea de Cristian nació como un parque recreativo, tras ver la experiencia de sus pequeñas niñas en viajes escolares. La pregunta sobre por qué debían viajar tantos kilómetros para acceder a conocer una granja y disfrutar de actividades lo llevó a plantearse la posibilidad de lograr algo similar en su chacra.

Fue entonces que decidió dejar el trabajo intenso que tenía como contador y abocarse de lleno a la limpieza y arreglo de los terrenos. “Esto era todo monte, en dos años o menos se hizo, hay mucho pulmón acá. Es un emprendimiento familiar, más o menos de potrero hay siete hectáreas”, contó el propietario.

En tanto, recordó que cuando empezó ni siquiera tenía animales y hoy ya cuenta con caballos, vacas, ovejas, chivitos, gallinas, hámsters, cobayos, conejos, patos y codornices, entre otros. Todos ellos están sueltos y educados de manera tal que los niños que llegan a la granja pueden alimentarlos, tocarlos e incluso dar una cabalgata.

“Estamos todos los días, todo el tiempo con estos animales. Andan sueltos porque no los queremos tener encerrados o atados, son como parte de la familia y los cuidamos mucho”, dijo Cristian que apuesta fuertemente a la conservación y respeto por las especies.

Al tiempo que admitió que es un trabajo muy intenso, de todos los días, para mantener el lugar en condiciones, aunque “es algo que nos encanta, antes cuando volvía del estudio de trabajar todo el día con números, volvía con la mente muy cansada, incluso de mal humor, pero ahora vuelvo cansado físicamente, la mente es otra cosa, estás mucho más tranquilo, es algo muy lindo”.

Persistir tras la pandemia
“El año pasado queríamos trabajar con escuelas, le dije a mi señora cuando comenzaron las clases que mejor era esperar unas dos o tres semanas para que se acomoden los directivos para presentar las propuestas. Pero hubo tres días de clase y se cerró todo”, manifestó Cristian respecto a cómo los tomó la pandemia.

No obstante, decidieron que ese no era impedimento para seguir construyendo el sueño familiar y continuaron con los trabajos en el lugar, agregando atractivos, actividades, ampliando y dejando todo a punto para cuando se volviera a habilitar.

Fue así que cuando se pudo, comenzaron a recibir a familias los domingos, para pasar el día y disfrutar el aire puro, además de contar con muchos juegos para que se distraigan los más pequeños.

“También hicimos algunos miércoles paquetes parecidos a los de las escuelas, consistentes en cuatro horas con una actividad tras otra, trabajando exclusivamente con los chicos. Les hacemos paseos en tractor, en caballos, en bote, huerta, merienda, caminata, alimentamos a los animales. Es muy lindo, a muchos chicos les encantó y volvieron a venir más de una vez”, relató entusiasmado Cristian.

Mientras, recalcó que en los circuitos armados, cada parada tiene su lado educativo con charlas en las cuales se enseña principalmente el valor de cuidar la naturaleza y los frutos del trabajo, pues entre las actividades que hacen los niños se encuentra el de plantar en la huerta, amasar pan y alimentar a los animales. Sin embargo, siempre hay tiempo para las aventuras, como las caminatas en los senderos, los paseos en kayak y bote –con guerras de agua incluidas – y en tractor.

“La pandemia nos ayudó a seguir implementando cosas, arrancamos en febrero de 2019 en lo que es limpieza y construcción y desde entonces no paramos, seguimos trabajando. Este año estamos a la expectativa, si las escuelas pueden viajar sería muy bueno porque si no sería otro año parado en ese sentido”, puntualizó.

Al mismo tiempo que dejó en claro que más que un trabajo, lo que la familia Jakinchuk hace en el lugar es pura vocación y entrega: la limpieza diaria, el cuidado de los animales y el esfuerzo valen la pena cuando ven la sonrisa de los niños disfrutando eso que con tanto amor lograron crear.

 

De la producción al turismo sin escalas Panambí apunta a formar un circuito turístico Los Helechos apuesta a una mayor apertura y visibilidad Don Casiano mantiene viva la magia de lo natural y cultural de Misiones Ademi trabaja en encontrar el nicho para potenciar el desarrollo local Un emprendimiento que nació para mostrar los encantos de la vida rural Misiones como protagonista del auge del turismo religioso Capioví busca alternativas para sostener la actividad Apuntan a un polo gastronómico como estrategia económica La Casa de Colores como propuesta en Garuhapé

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias