Toll Maderas reinició actividad con autorización de la provincia

Sábado 4 de abril de 2020
Toll Maderas, uno de los primeros en reiniciar la actividad. | Foto: Franco De Olivera
Si bien ayer se conoció un decreto presidencial autorizando que los aserraderos comiencen a trabajar, el jueves último la Industria Forestal Toll Maderas lo pudo hacer gracias a una excepción tramitada en la provincia. En cuanto a la autorización provincial de Toll Maderas SRL, emplazada sobre la avenida Fundador de Eldorado, se encuentra contenida dentro del inciso 15 del Artículo 6 del Decreto 297/2020 del Ministerio del Agro y la Producción de Misiones. La empresa había solicitado volver a la actividad para la elaboración y traslado de rollos de la especie de Pinus, desde las forestaciones hasta la planta industrial, así como aserrío, secado de producción continua y remanufactura de la materia prima para exportación. Se incluye la producción de chips para celulosa y chips leña para secaderos de productos agropecuarios. Se le había autorizado la ocupación de 100 personas para realizar estas tareas.
La excepción fue concedida para poder cumplir con exportaciones que habían sido tramitadas con anterioridad a la imposición de las medidas de aislamiento obligatorio. “Para poder comenzar a trabajar debimos hacer una presentación ante el Ministerio justificando el pedido y acompañando un protocolo de medidas de seguridad para evitar posibles contagios en el establecimiento. Del ministerio nos autorizaron y nos dieron un nuevo protocolo que incluye el uso de barbijos, el alcohol en gel, la distancia mínima que debe haber entre los empleados, guantes, etcétera”, explican desde la empresa.

La empresa
Toll Maderas tuvo, en sus mejores épocas, alrededor de 350 operarios. Actualmente trabajan en el establecimiento 140 y el permiso otorgado fue para trabajar con 100 operarios en planta, aunque a partir del decreto del 3 de abril ya comenzarían a trabajar desde el lunes, la totalidad. “En algunos sectores de la planta debimos espaciar las maquinarias para dar cumplimiento a las distancias mínimas entre los trabajadores, relató Fabián Toller. “Además tomamos la medida de que los pocos trabajadores que tengan más de 60 años de edad, que están en el grupo de riesgo, no lo hagan”.
“Por supuesto que existen riesgos y dudas”, dijo Toller, “porque si te enfermás vos, me enfermo yo, entonces a veces pensás qué es mejor. Y como en todos lados, hay gente que entiende mejor la gravedad del tema y otros que por ahí no. Entonces a veces hay que recordarles a los empleados la importancia de respetar las reglas de sanidad”.
“Nadie sabe muy bien cómo va a seguir todo esto y cómo repercutirá en el futuro, pero el panorama no es bueno”.
La industria maderera viene padeciendo una situación desfavorable desde hace varios años producto, fundamentalmente, de las condiciones económicas y la crisis económica existente. “Nosotros, toda la producción que tenemos comprometida es para la exportación que representa aproximadamente un 60% de nuestra producción; por eso, necesitamos que el mercado interno se recupere porque si no es muy difícil. Y nadie sabe qué pasará con el mercado interno. Lo nuestro está muy vinculado a la construcción y si no hay una inversión importante en obra pública por unos meses el capital privado probablemente no invierta. Para abril y mayo tenemos trabajo para las exportaciones que ya estaban comprometidas. Pero esos compromisos fueron realizados con anterioridad a toda esta situación. Y pasamos de tener una o dos consultas diarias de empresas del exterior que querían comprar, o averiguar condiciones, a no tener ninguna. Por eso: nadie sabe muy bien cómo va a seguir todo esto y cómo repercutirá en el futuro, pero el panorama no es bueno. Incluso hay problemas en algunas provincias donde a los camiones con madera no los dejan pasar. Sí a los de alimentos”, dicen desde la empresa.

Sector del secado
Además de la falta de actividad que tuvo la empresa desde el 20 de marzo hasta el 3 de abril –con la excepción de los 4 o 5 primeros días que fueron autorizados a seguir trabajando en el sector de secado debido a que si no lo hacía perdían esa producción– se suma el corte de la cadena de pagos. “Tenemos un problema muy grave y es la cantidad de cheques rechazados que existen. Antes había pero se cobraban, ahora el tema se agudizó y tenés que ver cómo hacés para cobrar esos cheques. Muchas compras se hicieron a 30, 60 y 90 días. Y ya te entregaron los cheques a esas fechas y esos cheques están dando vuelta. Por suerte, el gobierno ahora autorizó a los bancos a cubrir los descubiertos y eso va a hacer que el parate no sea tan brusco. Pero igual, es un problema que tienen todas las empresas ya que esos cheques van a tener que reponerse”.
La falta de un futuro previsible impacta de lleno en el mercado laboral. “Veníamos ampliando el número de empleados, teníamos previsto contratar 30 empleados más. Pero con esta situación, tenemos que esperar a ver qué pasa. Es una situación nueva donde todos estamos viendo qué va a pasar”, concluyó Toller.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina