Filas de 5 horas y aglomeración en los bancos para cobrar

Sábado 4 de abril de 2020
Esteban Bueseck

Por Esteban Bueseckinterior@elterritorio.com.ar

El pago de jubilaciones, pensiones y Asignación Universal por Hijo (AUH) a personas que no tienen tarjeta de débito y generalmente cobran por ventanilla abarrotó los bancos de gente que durante varias horas se agolpó en las entidades para recibir el dinero.
En algunos hubo gente que esperó la apertura de puertas desde las 5. Matrimonios con niños, abuelos y personas con discapacidad aguardaron el pago anunciado para ayer.
En Posadas operaron el Banco Columbia, Macro, una de las sucursales del Nación y el Correo Argentino. En todos las filas sumaban cientos de personas y hubo hasta tres cuadras de fila. Personal de las fuerzas de seguridad, los bancos y Salud Pública intentaron ordenan a la muchedumbre, pero todo se desbordó rápidamente. Incluso hubo quienes eran rechazados en el ingreso a las entidades ya que solo se atendía a quienes no poseían aún tarjeta de débito; cualquier otro trámite bancario no podía ni podrá realizarse hasta nuevo aviso. La imagen se repitió en el resto de la provincia y el país.
“Me imaginaba que iba a haber esta fila, estoy desde hace dos horas y todavía me falta bastante”, dijo una de las mujeres del barrio San Onofre que acudió al Nación para cobrar una AUH.
Mónica, que estaba en la misma fila, relató entrada la mañana: “Vine temprano, la verdad no quiero estar acá y romper la cuarentena porque mi hijo y yo somos población de riesgo, pero no tengo opción. Mi hijo tiene discapacidad, un retraso, no sabe leer ni escribir y por eso tengo que venir yo”. Y siguió: “No sólo es la espera, también sacaron los baños químicos, en los baños de adentro del banco no te dejan entrar y estamos todos juntos. Es indignante”.
Una de las entidades donde más gente hubo fue en el Banco Columbia. Allí los beneficiarios hicieron hasta tres cuadras de cola y en algunos casos aseguraron que la espera se prolongó por cinco horas. “Vine a las 7 y sigo acá. Ya son las 10 de la mañana y todavía tengo para rato. Si sabía venía antes porque no esperaba esto”, dijo molesta Viviana que acudió “para cobrar mi jubilación que el mes pasado no pude cobrar porque justo el día que me tocaba el pago fue cuando los bancos cerraron”.
Otra vecina del barrio José Hernández que también esperaba retirar el dinero de su jubilación, sostuvo: “Llevo dos horas esperando. Recién avanzamos media cuadra. Ya que estoy voy a ver si llegó mi tarjeta que la tramité hace meses”.

Prevén consecuencias
Para los médicos neumonólogos e infectólogos consultados por este medio, las filas en los bancos son una bomba de tiempo viral muy peligrosa, que tendrá efectos en los próximos diez o quince días.
Desde la Dirección de Gerontología del Ministerio de Salud Pública, Mirta Clara Soria aseguró que el aglomeramiento que hubo ayer en bancos y cajeros automáticos, “lamentablemente puede tener una consecuencia, por eso el aislamiento social es la mejor vacuna contra el coronavirus, porque no entra por la ventana, lo llevamos nosotros”.“El virus necesita de una persona para seguir en transmisión, esta es la circulación viral que tanto se teme”, agregó.
Si bien en Misiones se reducen las posibilidades de contagio porque no hay circulación, no hay que bajar la guardia con el aislamiento, advierten.

Situación en el interior
En localidades del interior de Misiones el panorama no fue diferente al de la capital provincial, donde se registraron largas filas en bancos y cajeros automáticos para cobrar jubilaciones y planes sociales.
En este sentido, pese a contar con más de 40 mil habitantes, San Pedro cuenta solamente con una entidad bancaria que dispone de cuatro cajeros automáticos en la zona urbana y uno en Terciados Paraíso, motivo por el cual ayer el aglomeramiento de personas fue notable.
En la ciudad de Eldorado, pasadas las 0 de este viernes comenzaron a formarse filas en las sucursales de los bancos Macro y Nación. Días pasados, personal de tránsito había pintado círculos blancos sobre la vereda de las instituciones, con una distancia de un metro cada uno, a fin de mantener la distancia entre las personas.
Una vez confirmado el día de pago, se prohibió el paso de vehículos a 100 metros de la avenida Córdoba -que se encuentra frente a ambos bancos-, donde también se pintaron círculos para evitar amontonamientos.
En Leandro N.Alem el tránsito de vehículos fue fluído y hubo personas agolpadas en las esquinas esperando para cobrar sus haberes; como así también para ingresar a los supermercados.
Desde horas muy tempranas, la comunidad irigoyense se empezó a movilizar hacia los tres cajeros automáticos de la ciudad más oriental del país, con el fin de cobrar beneficios del Anses y las filas superaron la cuadra y media.
En la localidad de Candelaria, desde la madrugada ya llegaban adultos mayores a hacer la fila para cobrar en la sucursal del banco.
Gustavo Ror, (47) quien fue a cobrar el fondo de desempleo expresó: “Siento que todo el esfuerzo realizado por muchos estos más de quince días se pierde en situaciones como estas, más ahora que los bancos van a abrir el fin de semana, es preocupante porque la mayoría de la gente aquí es adulta mayor y son personas en riesgo”.
Una de las situaciones más desesperantes se vivió en Santa Ana, donde el único cajero de la ciudad está fuera de servicio desde el martes y aún así la gente se aglomeró, con la esperanza de que pudieran darle solución.
En San Ignacio se pusieron sillas a disposición de las personas que hacían filas para entrar al banco y a los cajeros automáticos, respetando la distancia establecida entre uno y otro.
En Puerto Iguazú, las filas comenzaron a las 5 de la mañana y aunque efectivos de la Policía Federal junto Bomberos voluntarios intentaban organizar a los usuarios, la tarea resultó casi imposible.
En otros municipios, como Puerto Rico, a pesar de la cantidad de gente que se acercó desde temprano las filas se mantuvieron ordenadas y sin incidentes y se controló la higiene de las máquinas y las personas.
En todos los casos, la Policía de Misiones y el Ministerio de Salud Pública dispusieron equipos de asistencia para trabajar en la zona bancaria.
Así, recorrieron las filas controlando la distancia, la temperatura de la gente, repartiendo barbijos y suministrando alcohol en gel para que se desinfecten las manos mientras esperaban su turno.

Con información de corresponsalías

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina