¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Frutas tropicales, un mercado que está dulce

Maracuyá, lima, guayaba y palta tienen una demanda en constante crecimiento. La oferta no da abasto y desde el sector apuntan a fomentar el cultivo en Misiones
domingo 12 de mayo de 2024 | 6:08hs.

“Tirás una semilla y crece”. La frase se repite una y otra vez en boca de quienes conocen las bondades de la tierra colorada. Y aunque no sea tan fácil, porque requiere de muchos cuidados, atención, insumos y tiempo, es cierto que Misiones es la cuna de la diversidad productiva.

Sin embargo, pese a que la frase es tan conocida, todavía hay un nicho con mucho potencial y muy pocos productores: las frutas tropicales. La provincia viene hace tiempo fomentando el cultivo de árboles y plantas frutales. De hecho, hay una fiesta provincial que destaca a esta producción y se celebra cada año en Almafuerte. No obstante, el temor ante las pocas posibilidades de mercado cohíben a los colonos que prefieren abocarse a plantaciones más rendidoras, como la yerba o el tabaco.

Las frutas tropicales, como el maracuyá, están teniendo una importante demanda por parte del sector gastronómico, por lo que se fomenta el cultivo. Foto: Natalia guerrero

Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. La producción de frutas tropicales tiene un mercado creciente con grandes proyecciones. La demanda sigue en aumento y quienes se dedican a este cultivo aseguran que se trata de una industria que no tiene techo. Por eso, también contribuyen a este impulso, para que cada vez sean más los productores que se animen.

Del otro lado del mostrador, aguarda una demanda en auge. Las variedades de maracuyá, guayaba, lima, mamón y tantas otras frutas que se consiguen en Misiones son celosamente buscadas por el sector gastronómico. Heladerías, pastelerías, coctelerías. Hay un sinfín de utilidades que estos productos pueden tener, y cada día con mayor aceptación. Este boom de los sabores tropicales genera una cadena que arranca en el productor y desde los sectores que se dedican a la comercializan aseguran que la oferta se queda corta. Cuanto más se produzca, más se venderá.

Impulso misionero

Con ese norte y la certeza de que Misiones es cuna de la biodiversidad productiva, el ingeniero agrónomo Guido Nizzoli llegó a la tierra colorada. Se animó a emprender junto a un grupo de amigos en una chacra de San Javier y desde ese momento, allá por el 2015, no dejó nunca de apostar a la provincia y a las frutas tropicales. Así fue que co-fundó El Mortero, una fábrica de pulpa y cubitos de frutas tropicales congeladas que se dedica a la comercialización en todo el país. Toneladas de ananá, maracuyá, lima tahití y hasta palta, se venden a diferentes provincias. Los pedidos no dejan de llegar e incluso, hay un interés creciente desde Brasil. En la fábrica, se emplea a decenas de mujeres que realizan todo el proceso, desde la llegada de la fruta hasta su empaquetado en la cámara de frío, generando empleo de calidad.

Pero lo cierto es que la cadena de trabajo arranca mucho antes, ya en la chacra, con las plantas de frutas. En ese sentido, Guido alberga hectáreas de plantaciones en el corazón del Cerro Monje, que junto a sus trabajadores, cuida y mantiene en crecimiento. Empero, la producción no alcanza. La demanda ascendente le exige más y más cantidad, por lo que constantemente compra a vendedores de Misiones, Corrientes y Buenos Aires. Al ver esta situación, ideó un plan para generar producción frutal y al mismo tiempo, dar una oportunidad de diversificación a los colonos. Como ingeniero, asesora a quienes se animen a plantar, les regala plantines de diferentes frutas, alambre y fertilizantes. El mercado es seguro, pues El Mortero compra todas las frutas que le ofrecen. De esta forma, Nizzoli inició su programa de fomento con mucho éxito, marcando un importante impulso no sólo en San Javier, sino en toda la región.

Pero como la amplitud de usos es enorme, además de trabajar con las frutas para pulpas, también se encuentran en medio de un proyecto de elaboración de cervezas frutadas. Bajo la marca Cuman, Guido, junto al ingeniero químico Leonardo Aguero, fabrica variedades de cervezas –como la APA y la Pilsen – con vistas a que próximamente se sume un nuevo tipo de cerveza realizada con frutas (pág. 7). El Mortero y Cuman son un ejemplo de constancia, trabajo y dedicación con visión de futuro, en una tierra generosa que devuelve con creces el cuidado que se le da.

Sabiendo esto último, desde el Ministerio del Agro trabajan para seguir impulsando la producción frutal. Según datos brindados por dicha cartera, son once las principales industrias tecnificadas que otorgan valor agregado a las frutas. Se encuentran ubicadas en San Javier, Eldorado, Puerto Esperanza, Colonia Aurora, Ruiz de Montoya, San Pedro, Jardín América y San Antonio. Asimismo, y de acuerdo a los resultados del último Censo Nacional Agropecuario (Indec 2021), las especies con mayor extensión cultivada, en orden de importancia, son el mamón con 295 hectáreas, banano con 211 hectáreas y ananá con 62 hectáreas. Por esta razón, se trabaja con cuencas productivas que faciliten la asistencia técnica y promuevan el cultivo en toda la provincia.

Todo este estímulo hace que cada vez más familias decidan plantar este tipo de cultivo. Es el caso de Pablo Núñez, un ingeniero agrónomo oriundo de Curuzú Cuatiá que hace diez años reside en Misiones y es responsable de la producción de Sierra Morena. Cultivan maracuyá, bananas y mangos en Puerto Esperanza, abriendo además canales de venta de fruta fresca y pulpa con valor agregado.

En este nuevo informe de domingo, El Territorio muestra casos puntuales que representan el nicho de mercado que tiene el sector frutícola en Misiones. La tierra fértil es el principal aliado en la provincia, pero el motor de la industrialización viene del lado de su gente, de sus ganas de emprender, de trabajar y crecer. Y aunque son muchos los miedos que acarrea encarar proyectos nuevos, sobre todo si implican importantes inversiones, los resultados están a la vista. Hoy, plantar frutas ya no es un riesgo incierto y con la dedicación y acompañamiento adecuados se puede tornar una enorme cuna de desarrollo productivo para las familias misioneras. 

 

Informe de domingo

Una fábrica de pulpas en San Javier que crece con impulso a la producción

Manos misioneras procesan los frutos que se envían a todo el país

Regalan plantines frutales para fomentar el cultivo entre los colonos misioneros

De la cerveza artesanal a la frutada, el proyecto crece con Cuman

Frutas tropicales con gran potencial para el desarrollo socioeconómico

Acompañamiento para el fortalecimiento del sector

Emprendimiento familiar que produce y comercializa con destino Buenos Aires

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?