sábado 13 de abril de 2024
Tormenta con lluvia ligera 25.7ºc | Posadas

Brindar con sabores hechos en casa

Durante milenios la humanidad encontró recetas para reponer los males del cuerpo y la mente. Y entre preparaciones gastronómicas y jugos, a veces por accidente, fueron apareciendo las bebidas alcohólicas. Así como la vuelta a los fermentos y la masa madre, crear nuestros propios brebajes es hoy un desafío creativo y científico que excede las marquesinas turísticas del momento

domingo 05 de noviembre de 2023 | 6:08hs.
Brindar con sabores hechos en casa

Se estima que una mutación en uno de los aminoácidos de una enzima permitió a nuestros ancestros metabolizar el alcohol hace más de 10 millones de años. Así, desde que producimos nuestro alimento, nos dedicamos también a producir bebidas alcohólicas con distintos fines: medicinales, nutricionales, místicos, de disfrute.

Con este sentido holístico, se denominaron espirituosas entendiendo que podían curar, abrir un tercer ojo y hasta resucitar el espíritu de un moribundo.

Históricamente el arte de la destilación se popularizó en monasterios y abadías, creando tinturas madre, perfumes y otras pócimas que derivaron en las ‘spiritusvivus’, bebidas espirituosas que conocemos hoy, aunque ya distintas civilizaciones prehistóricas hicieron sus ensayos.

Entre sotanas también surgió el aqua vitae, que se perfeccionó en el whisky -ese elixir que dirime su origen entre Irlanda y Escocia y que se expandió en versiones americanas o incluso asiáticas-, el gin y el brandy.

Diego Saldivia puso manos a la obra para crear su propio gin con impronta misionera. Foto: Natalia Guerrero

En cada sociedad y tiempo, diferentes ingredientes como cereales, frutas, hierbas, miel fueron entonces aliados para fabricar alcohol. Desde cebada a maíz, manzanas, papas, uvas, alcachofas dieron vida a destilados y fermentos. Vodka, chicha, vino, licores.

Y si bien hoy el marketing político se codea con la gastronomía y coctelería de autor como ganchos para el turismo y la promoción de la producción agroecológica y todos quieren sumarse a la ola gourmet, desde siempre, como bien este medio lo reflejó, los misioneros ‘cocinaron’ sus propias recetas. Ya sea con fórmulas transmitidas de generación en generación o simplemente investigando e incursionando en la experimentación como muchos de los protagonistas de estas renovadas historias.

Misiones tierra de espirituosas

En este pequeño recorte tendremos algunos exponentes de la fabricación artesanal.

El fernet, por ejemplo, uno de los tragos más populares en Argentina, tiene en Misiones un valor agregado. Lo produce una familia emprendedora con hierbas cultivadas sin uso de pesticidas y promoviendo la regeneración de la selva (página 6).

Además, suelo de inmigrantes, la Tierra Colorada heredó un bagaje de recetas de licores polacos, perestroikas y la tan en auge hidromiel, que cada vez gana más adeptos en consumo y producción. La bebida que se retrotrae al tiempo de vikingos, tiene producción artesanal local con exponentes en distintos puntos de la provincia (página 9).

Siguiendo otro linaje, la caña, tan propia de estos lares, no puede faltar en el proceso de potenciar sabores regionales (página 7). Otra de las vedettes es el gin que busca marcar una huella de tierra roja en el enorme mapa de producción que se abrió a nivel nacional (página 4). Entre las preparaciones más asiduas se encuentran los licores, aunque algunas productoras buscan darle el distintivo local con frutas típicas (página 8) o bien combinándolo con sabores navideños (página 5).

Para paladares exquisitos o curando a las masas, las espirituosas se cuelan en la mesa misionera y como sucede con la comida y otros placeres, el disfrute está siempre lejos de los excesos. No por nada Dionisio, patrón de la agricultura, es también el dios del vino y el origen del arte y el teatro.

 

Informe de domingo

Un corazón lleno de sabores para el dar rienda suelta al gin misionero

Innovar, sorprender y expandir horizontes desde Misiones

El monte sabe a fernet

Mantener viva la tradición familiar elaborando caña

Licores con sabor autóctono y un valor agregado a las frutas nativas

Hidromiel, elixir de los vikingos

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias