Adicción a juegos en línea: causas, efectos y propuestas

Los niños empiezan a jugar en casinos online o en diferentes eventos deportivos desde los 12 años, en medio de un estímulo constante y la facilidad para loguearse sin que se identifique que no pueden jugar. Las consecuencias en el ámbito escolar y social y el temor a la ludopatía
domingo 19 de mayo de 2024 | 6:08hs.

Las publicidades de las casas de apuestas han invadido la cotidianidad de todos. AFA y los clubes más grandes de Argentina, como River y Boca, tiene acuerdos comerciales con las firmas más grandes, que además patrocinan en todos los programas y a los influencers más reconocidos.

Con el celular en mano y cualquier evento deportivo en vivo, las posibilidades de apostar no se reducen solamente a dar un ganador. Hablando sólo de fútbol, cuántos córners, quién va a ejecutar el primer lateral, qué equipo recibirá el primer amonestado o incluso qué decidirá el árbitro principal en una revisión de VAR son algunas de las miles de variantes.

En las redes sociales, además, otros influenciadores recomiendan casinos online -algunos de dudosa legalidad- en los que no solamente hay juegos tradicionales como la ruleta, póker o slots, sino también otros generados por las propias plataformas que van desde lo más básico a mayor complejidad. En sus transmisiones los youtubers o streamers juegan para “demostrar” lo divertido y fácil que es.

Algunos especialistas señalan que en tiempos de crisis se apuesta más, pero a ese problema que tiene como gran consecuencia la ludopatía se le suma una arista nueva, más grave, una problemática nacida en estos tiempos: los niños y adolescentes como usuarios.

“Es una nueva adicción, que se expande rápidamente y que es bien del siglo XXl. Antes la ludopatía era esa persona que vivía apostando a la quiniela y que a pesar de estar perdiendo no dejaba de hacerlo. O el que va todos los días al casino o al bingo y se pasa horas apostando o jugando. Esa es la ludopatía clásica. Pero esto de hacerlo a través del teléfono y en tiempo real es de esta época. Por eso requiere que el Estado se ocupe de regular esta actividad, que también es obvio que genera buena ganancia, porque las plataformas dedicadas a esto también crecen”, señaló el diputado Daniel Arroyo, quien anticipó la presentación de un proyecto para la regulación de esta actividad.

Arroyo describió que “al principio el grueso eran pibes de 14 a 18 años. Pero ahora ya lo están haciendo niños de 12 años”, lo que coincide con lo dicho por Isabel Silveti, a cargo del programa Juego Responsable del Instituto Provincial de Lotería y Casinos (Iplyc), quien alertó que “la edad promedio de inicio es de 13 años a 15 aproximadamente. Pero esto no quiere decir que no haya casos que hayan comenzado antes”.

El vuelco a la virtualidad en la pandemia y el Mundial que ganó la selección argentina de fútbol en Qatar son fenómenos señalados como fundacionales de este flagelo. Todos los adolescentes hoy tienen un celular y además dinero que le dan sus padres para el día a día mediante billeteras virtuales. Eso y el constante estímulo termina siendo un combo muchas veces destructivo.

En medio de una evidente falta de regulación que va desde su promoción hasta la facilidad con la que los menores pueden loguearse burlando los supuestos filtros de las aplicaciones, la demanda para que se haga algo viene de los padres y también docentes, que ven como el uso excesivo del celular afecta el rendimiento académico.

En San Pedro, por ejemplo, se han detectado casos de adolescentes, en su mayoría que asisten a la escuela, en el nivel medio, forman parte de casinos online, e incluso algunos llegaron a endeudarse, sin el consentimiento de los padres. Ante esta realidad y con el propósito de prevenir, en algunos establecimientos educativos buscan capacitarse para saber detectar a tiempo cualquier tipo de adicción, entre ellas el uso abusivo de los teléfonos celulares.

“Hemos detectado casos de apuestas en casinos online, planteamos en algunas reuniones para que los padres estén atentos. Les enganchan porque proponen ofertas tentadoras, primero le dan cierto valor en dinero como premio y a medida que invierten los retienen, y así acumulan”, indicó Patricia Usik, directora de la Escuela de Comercio 17 al hacer referencia a un tema que involucra tanto a varones como mujeres desde los 14 años.

En Jardín América, una profesora de psicología señaló que vio a alumnos del quinto año de la secundaria que se vuelcan a las apuestas. Remarcó que las más frecuentes son las del casino online.

Asimismo, otra docente expuso que alumnos del tercer año de la secundaria, al menos 12 alumnos del mismo curso admitieron ser usuarios de esos casinos usando dinero virtual.

“Me percaté de la situación a partir de una pregunta que me generó inquietud e indagué entre ellos. Primero tenían miedo y cierta resistencia a contestar, pero luego sin problema pudieron decirlo. De los doce que contestaron, una era una mujer y el resto varones”, dijo a este medio.

“Corporal y psicológicamente se generan sensaciones de placer a partir de la diversión y la emoción ante la posibilidad de tener más dinero. Se empieza a creer que se puede recuperar el dinero perdido y, en esta pérdida, se vuelve a apostar porque se genera un círculo vicioso. Se distorsiona la realidad, la personalidad muta y las conductas cambian”, advirtió a su turno Marcos Villamayor, psicólogo del Ministerio de Prevención de Adicciones de la provincia.

Las voces de estos profesionales, además de la historia de un ludópata mayor que lo perdió todo y busca recuperarse en Oberá, forman parte de este nuevo informe de domingo de El Territorio sobre una problemática que avanza y preocupa, pero que por el momento no tiene su correlato en medidas efectivas y legislación.  

 

Informe de domingo

La nueva droga de los adolescentes que se consume en casas y escuelas

La desmotivación como síntoma dentro del ámbito escolar

"Nunca hubo tanto auge en un público tan joven, que ahora inician a los 13"

Las influencias para que los menores apuesten

"Empecé a timbear, no pude parar y terminé perdiendo todo lo bueno"

Hubo 9.500 autoexpulsiones de casas durante el año pasado

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?