martes 15 de junio de 2021
Niebla 15ºc | Posadas

Las etiquetas son de papel reciclado

Confecciona ropa a partir de plantas y tintes naturales, como la tierra

Rosaura Silveira es una joven de Eldorado, creadora de la marca Pasionaria, que apunta a un diseño consciente en cuanto al cuidado del medioambiente

domingo 09 de mayo de 2021 | 6:05hs.
Confecciona ropa a partir de plantas   y tintes naturales, como la tierra
Cúrcuma, té, yerba mate, algunos de los productos que utiliza Rosaura. Fotos: Matías Bordón
Cúrcuma, té, yerba mate, algunos de los productos que utiliza Rosaura. Fotos: Matías Bordón

La moda es un tema que a todos nos atañe directa o indirectamente. Podemos decir que no nos interesa, pero todos los días debemos vestirnos para salir a la calle y esa ropa que usamos nos identifica, transmite un mensaje sobre quiénes somos, sobre nuestros gustos, sobre lo que hacemos. ¿A quién no le gusta lucir prendas nuevas?

Si bien la moda o “el arte de vestirse” es un concepto de muchos siglos de antigüedad, la moda como industria tuvo su auge durante el siglo XIX, cuando comenzaron los procesos de producción en masa y la posibilidad de reproducir imágenes a través de la fotografía, que permiten que las tendencias se globalicen.

Estos procesos impulsaron a pasos agigantados a esta industria que requiere de la utilización de muchos productos químicos, que generan desechos muy nocivos para el medio ambiente y producen una de las huellas de carbono más grandes entre todas las industrias a nivel mundial.

El Territorio conoció a Rosaura Silveira, una joven diseñadora de indumentaria de la ciudad de Eldorado, quien plantea una propuesta revolucionaria para su sector. Utilizando técnicas experimentales con productos naturales y renovables y materiales reciclados, desde su marca Pasionaria propone un “diseño consciente”, amigable con el medioambiente y con el buen vestir.

“Pasionaria nace en el año 2010, cuando estudiaba la carrera de Diseño de Indumentaria. Ahí todos los años hacen una exposición anual, y cuando estábamos en segundo año nos dieron la oportunidad de vender nuestras prendas. En simultáneo estábamos haciendo un estudio de mercado en los locales comerciales de la ciudad de Posadas, ahí me di cuenta de que había mucha oferta en el mercado en prendas básicas, ya que claramente son las más vendibles, pero pocas que pudieran complementar a esas prendas de todos los días. Entonces me surgió la idea de hacer prendas complementarias a los básicos, que sean protagonistas de cualquier outfit”, comenzó explicando.

Este puntapié inicial impulsó a Rosaura a comprometerse a fondo con la búsqueda de la identidad de su marca y descubrió que podía complementar su amor por la naturaleza y su fascinación por la exuberancia y biodiversidad de la provincia con su pasión por la moda y el diseño.

“Básicamente, el concepto de la marca tiene que ver con la revalorización de la naturaleza y el libre movimiento. Desde mi primer diseño hasta la actualidad me inspiro en la naturaleza, con el estudio eso se fue perfeccionando. Entendí que la naturaleza es lo natural y tiene que ver con el dejar ser”, reflexionó la joven.

“También entendí que un diseño siempre debe cumplir una función y que una ropa si no es cómoda, es una tortura para las personas que la usan, como sucedió a lo largo de los años, décadas y siglos; y que tener una marca es vender un estilo de vida y que debemos ser responsable con el estilo de vida que queremos vender”, agregó.

Conciencia ambiental

Durante su búsqueda, la diseñadora se topó con conceptos que la impulsaron a generar una conciencia ambiental a través de su trabajo y a militar activamente sobre el cuidado del medioambiente. En sus redes sociales comparte constantemente información para concientizar a la sociedad y ha realizado varias muestras e intervenciones cuyos ejes son el respeto por el medio ambiente y la reducción de la huella de carbono.

“Conocí el fenómeno del fast fashion y los estragos que hace en el ambiente y cómo este acto de consumo afecta a la vida cotidiana, tanto a las personas que trabajan en una fábrica o en la producción de un algodón hasta la persona que lo usa, tanto directa o indirectamente”, explicó.

En este sentido, contó que tuvo la suerte de que la vida la fue encontrando con personas especializadas en el tema del ambiente que le enseñaron mucho de lo que hoy aplica. Gracias a estos años de aprendizaje, su concepto cada vez se hizo más claro: el ser humano debe ser libre y crecer de forma amigable con la naturaleza si quiere tener una vida digna en este planeta, considera.

Sobre los procesos que utiliza para la producción de sus prendas, indicó: “Basándome en la idea de achicar la huella que dejamos en el ambiente, empecé a buscar diferentes alternativas que me ayuden a crear un proyecto que sea amigable con nuestro medio, me empezaron a atraer los tintes naturales. Mi primer contacto con ellos fue en el 2015, cuando quedé seleccionada para el concurso Misiones Diseña, donde la temática era ‘Selva’. Ahí utilicé el eco-print, una técnica que se basa en el estampado a través de plantas con el proceso de vapor, y utilicé plantas autóctonas de la zona”.

El año pasado, con la pandemia, decidió incursionar un poco más, así que probó con yerba, tierra colorada, repollo morado, cebolla, cúrcuma, acelga, té, eucalipto, ambay, lapacho negro. “Todos tienen colores magníficos, pero es un proceso de investigación largo porque tenés que tener en cuenta que la tela sea 100% natural, que el elemento a utilizar puede variar según la estación del año, hay que controlar el calor y el pH del agua.  Pero siempre la idea es achicar la huella. Nuestras etiquetas son de papel reciclado y de retazos de telas que sobran. Todo se reutiliza”, expresó.

Además fabrica monederos y portatarjetas con bolsas de plástico que realiza con un proceso de calor y los termina con un bordado a mano.

Hoy en día, el cuidado del medioambiente está en la agenda de la mayoría de las personas, sobre todo de los jóvenes, quienes constantemente demuestran que existen maneras de convivir con la naturaleza sin perder comodidades y cuidando este planeta que, al fin y al cabo, es el único que tenemos y al cual debemos conservar para el bienestar de las generaciones venideras. 

 

Informe de domingo

Una transformación socioambiental

Confecciona ropa a partir de plantas y tintes naturales, como la tierra

Conciencia menstrual, perfecto equilibrio entre el cuerpo y la naturaleza

Alimentación saludable y libre de agrotóxicos para una mejor vida

Concientizar a la población sobre el cuidado del agua

“Venir al trabajo en bicicleta me cambia la mañana”

Producir para vivir cuidando el cuerpo, la mente y el medioambiente

Ideó bolsas ecológicas como una forma de sobrevivir a la pandemia

Ecocanje: residuos y aceites a cambio de abono y plantas

Pareja de docentes implementó la agroecología como estilo de vida

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias