lunes 26 de febrero de 2024
Lluvia moderada 26ºc | Posadas

Jugar, una práctica importante en la formación de seres plenos e íntegros

El juego como una estrategia esencial de aprendizaje

Las propuestas lúdicas como herramienta para potenciar las habilidades de los niños. Promueve el desarrollo de habilidades cognitivas, emocionales, sociales y motoras

domingo 16 de abril de 2023 | 6:05hs.
El juego como una estrategia esencial de aprendizaje
Los juegos potencian el desarrollo de todas las habilidades del niño. Foto: Natalia Guerrero
Los juegos potencian el desarrollo de todas las habilidades del niño. Foto: Natalia Guerrero

El juego constituye una de las formas más importantes en las que las infancias obtienen conocimientos y competencias esenciales. Cuando los niños deciden jugar no lo hacen pensando en “voy a aprender algo de esta actividad”, pero su juego crea potentes oportunidades de aprendizaje en todas las áreas.

Si bien, el desarrollo y el aprendizaje son de naturaleza compleja y holística, a través de lo lúdico pueden incentivarse todas las competencias humanas: motora, cognitiva, social y emocional. Y a partir de estas experiencias, los pequeños utilizan toda una serie de aptitudes que contribuyen a potenciar sus habilidades.

Por eso, el juego representa una estrategia de aprendizaje esencial, sobre todo, en los primeros años de vida. “Se puede educar desde el juego. De hecho, los seres humanos aprendemos a través del juego, nacemos con la necesidad de jugar y replicamos el mundo que percibimos a partir de ahí”, explica María Solís, psicóloga especialista en terapia cognitiva conductual y terapeuta, en diálogo con El Territorio.

Así, el juego como estrategia es sumamente importante. “Aprendemos un montón a través del juego. Ganar o perder, tolerar la frustración, esperar, organizarnos, entender los turnos, interactuar con el otro, compartir; hay un montón de habilidades sociales que adquirimos a partir de la experiencia lúdica”, detalló resaltando también que hay muchas funciones ejecutivas, mentales que se ponen en función cuando se juega.

Además, cuando lo lúdico se planifica y presenta con un objetivo particular, fomenta el desarrollo y las competencias de aprendizaje del niño en cuestiones específicas más eficazmente que ninguna otra actividad. “Todo depende, a su vez, de qué tipo de juego jugamos o proponemos. El mecanismo del juego es bastante complejo y también nos permite explorar diferentes texturas, distintas emociones, desarrollar conocimientos y habilidades variados”, desliza Solís.

La clave está en lo que se quiere enseñar. “Es importante pensar en qué contenidos buscamos transmitir y qué juegos podrían implementarse para hacerlo, pero con el juego podemos enseñar desde ciencias y matemáticas hasta destrezas emocionales o motoras, entre otras”, añadió.

Así, el jugar constituye el vehículo mediante el cual los niños adquieren conocimientos y competencias, lo que les permite participar de manera independiente y con los demás. Porque la experiencia lúdica permite una mayor motivación e interés del niño; puesto que no es lo mismo aprender algo en movimiento y de manera divertida que hacerlo de forma sistemática o repetitiva.

Con esa premisa, la educación emocional y disruptiva vienen modificando los modos de enseñar y aprender en el sistema educativo, sobre todo tras la sanción de la ley provincial en agosto del 2018.

La clave está en recordar que cualquier actividad puede convertirse en un juego, aportando diversión al día a día. Porque al fin y al cabo, para las infancias, lo más natural es aprender jugando.

 

Habilidades varias que se aprenden jugando

  • Establecer un plan y seguirlo.

  • Aprender mediante ensayo y error, utilizando la imaginación y las competencias de resolución
    de problemas.

  • Aplicar conceptos de cantidad, ciencia y movimiento a la vida real.

  • Razonar de una manera lógica y analítica.

  • Comunicarse con los pares o entorno y dirimir las diferencias de opinión.

  • Obtener satisfacción de los propios logros.

  • Desarrollar la creatividad y explorar la estética y la destreza artística.

  • Desarrollar capacidad de frustración.

  • Compartir y interactuar y relacionarse con sus pares y con los adultos.

El juego es cosa seria Un abracadabra que abre las puertas al mundo Oda al aburrimiento para recuperar el juego espontáneo Vínculos y aprendizaje en la primera infancia Tiempo para generar un pensamiento crítico La pantalla ocupa el espacio vacío del adulto

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias