viernes 30 de septiembre de 2022
Nubes 13.7ºc | Posadas

Echinacea e hypericum, lo más demandado

Trabajo cooperativo para crear aceites y cremas curativas

Desde el 2018, en Ruiz de Montoya, un puñado de seguidores de la medicina natural se reunieron para trabajar en conjunto

domingo 28 de agosto de 2022 | 6:05hs.
Trabajo cooperativo para crear aceites y cremas curativas
Mónica Gómez elabora la crema de caléndula en su laboratorio. Foto: Esteban González
Mónica Gómez elabora la crema de caléndula en su laboratorio. Foto: Esteban González

En Ruiz de Montoya, un grupo de profesionales se juntaron y crearon la Cooperativa El Hormiguero, para concentrar una gran actividad en cuanto a fabricación de los remedios naturales.

Angélica Klein, presidenta de la mencionada cooperativa, en diálogo con El Territorio contó cómo empezó la iniciativa. “Cada uno de los que integramos el proyecto hacía su trabajo de forma separada, pero a todos nos unía el mismo objetivo de ayudar a los demás”.

Según relata, arrancaron en octubre del 2018 y de a poco fue creciendo, siempre con el propósito de acompañar a la comunidad y que tenga más influencia lo natural que el remedio artificial.

Klein describe que el equipo está compuesto por una médica, una mujer que hace masoterapia, aromaterapia y reflexología.

Además cuentan con una mujer que pertenece a una comunidad mbya guaraní, quien se dedica a la recolección de plantas aromáticas. Asimismo, tienen un paisajista que es pedagogo curativo, encargado de realizar los cultivos de todas las plantas que se utilizan dentro de la cooperativa.

Entre las tareas que desempeñan se encuentran: sembrado, cuidado, recolección, procesado y envasado de todos los productos orgánicos. Este material les sirve para la elaboración de herboristería, fitoterapia, cosmética natural, perfumes, cremas descontracturantes.

En favor del avance que realizaron cuentan con un vademécum, creado por una farmacéutica y se capacitan en forma continua tanto en hierbas como plantas. Incluso dentro de la cooperativa se ofrecen talleres de capacitación.

“No nos especializamos en una zona determinada del cuerpo, sino que abordamos de manera completa e integral a la persona con la medicación que le ofrecemos. Nuestros caballitos de batalla son la echinacea, para levantar las defensas, y el hypericum, utilizado para la tristeza o la depresión. Los productos son gotas y se pueden tomar disueltas en agua, previo chequeo con los profesionales”, profundizó Klein.

Según afirma la presidenta de la cooperativa, otro producto que es hecho de forma artesanal y requerido por el consumidor es la pomada de caléndula. La encargada de prepararlo es Mónica Gómez, quien está a cargo del laboratorio.

Klein explicó su preparación y para qué sirve: “Es elaborada con aceite de caléndula y crema base, con las flores recién cosechadas y aceite de coco. Actúa como un cicatrizante, se puede aplicar en heridas superficiales, en zonas de inflamación e incluso, los varones suelen utilizarla luego de afeitarse”.

Para concluir, Klein expuso: “Lo que se ofrece es una alternativa, primero hay acudir al médico, que brinde la receta, y como alternativa pueden usar nuestros remedios naturales”.

 

Medicina que viene de la tierra Forman nuevos profesionales en el uso de los saberes ancestrales Dejar de lado el prejuicio en la búsqueda de alternativas Un emprendimiento familiar que llega a las góndolas María y Cornelio acercan sus yuyos a la feria franca Sanar con lo natural, tradición trasmitida por generaciones Don Godoy, el yuyero y curandero de Santo Tomé Farmacopea mbya, un saber milenario al alcance de todos Ezequiel y sus remedios del monte

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias