viernes 12 de abril de 2024
Cielo claro 27.7ºc | Posadas

Cuando el trabajo en equipo hace la diferencia

“La educación me salvó la vida, me cambió la vida”

El sueño de Marcos es tener un taller de metalmecánica, proyecto que quizás no hubiera sabido que quería si no se topaba con la EPS de Eldorado, lugar que lo acogió e impulsó a revincularse con la educación desde un lugar más humano

domingo 12 de noviembre de 2023 | 6:05hs.
“La educación me salvó la vida, me cambió la vida”
Marcos tiene 19 años y sueña con conseguir un futuro mejor.
Marcos tiene 19 años y sueña con conseguir un futuro mejor.

Siempre se recita que “la salida es colectiva”. Cliché o no, este principio cala hondo, sobre todo cuando se conocen historias como la de Marcos Torales. El joven de 19 años y oriundo de la ciudad de Eldorado vivió años no muy gratos pese a ser casi un adolescente, luego de los cambios que provocó en todo el mundo la pandemia de coronavirus, tanto en los modos de aprendizaje como en sus relaciones con otros.

Un adolescente “perdido”, describió; que “no se hallaba”  -como expresa la rica habla misionera- en las aulas de las secundarias convencionales. No encontraba motivación ni rumbo en su proyecto educativo o de vida, provocando esto que repitiera en dos oportunidades y dejara la escuela, tiempo después. Esa decisión también fue a raíz de un conflicto familiar, que lo obligó a buscar otro lugar donde vivir, y comenzar a trabajar.

Las matemáticas y las clases en el taller son sus dos grandes pasiones. FotoS: MATÍAS BORDÓN

“No le seguía el ritmo a la escuela para nada, iba por ir, y a fin de año no había aprobado nada”, rememoró Marcos sobre su experiencia durante el 2021 y el 2022. Luego de unos meses trabajando y en otro hogar, le llegó la información de que estaban abiertas las inscripciones del ciclo 2023 en la Escuela Profesional Secundaria (EPS) de su ciudad, por lo que allí retomó cuarto año del nivel medio.

Rotundo cambio

El colegio tiene orientación en metalmecánica y dicta sus clases en las instalaciones de la Epet 6, lugar donde el joven había comenzado sus estudios. Aún en el mismo espacio físico, Torales vivió un cambio rotundo, especialmente en los vínculos y en las personas que encontró: “Me di cuenta de que era muy diferente, me sentía cómodo estando ahí, tenía ganas verdaderas de estudiar y tenía un sentido de pertenencia que con otras escuelas no me había pasado nunca”, confesó en diálogo con El Territorio.

La Educación Profesional Secundaria es una propuesta educativa que se implementó en Argentina en 2022 como un modelo personalizado y de cursada flexible, que se adapta a los saberes de los estudiantes y que les posibilita recibirse con un título profesional. Está destinado a adolescentes de entre 15 y 18 años que desean comenzar la secundaria, retomarla, o que cursaron dos o más veces un mismo año.

En la escuela, además de compañeros y docentes, asegura que encontró una familia.

Se enmarca en un proyecto que, a diferencia de las clases tradicionales, promueve el aprendizaje personalizado y en un oficio, con grupos de no más de 15 estudiantes. Permite que las y los adolescentes, que por distintas circunstancias no siguieron la escuela, comiencen o retomen el secundario, aprendiendo además un oficio que les posibilite una rápida inserción laboral.

Como a todos, la vida personal atraviesa las formas de interactuar en cualquiera de las esferas y grupos sociales. En ese sentido, Marcos padeció algo significativo a mediados de este año, luego de que le avisaran que debía mudarse. En ese momento, sintió: “Se me vino el mundo abajo. No tenía adónde ir, no hablaba con mi mamá, y los demás familiares no estaban en situación económica de mantenerme”, relató, movido por esos recuerdos.

A pesar de la noticia y con otras preocupaciones en mente, Marcos fue a la escuela después de trabajar. Era su espacio de distensión y de refugio. Aunque ese día fue particular, memorable, contó.

“Al llegar, hablé con nuestro coordinador para ver si podía salir unos minutos antes, porque tenía que ver qué hacer. Me dio permiso y me dijo unas palabras muy importantes para mí”, recordó. Desde el equipo docente, le dieron el empujón para salir adelante, reconectar con su familia para volver a su hogar, y elegir no rendirse.

Red de contención

Sin saberlo, sus compañeros y docentes fueron la red de contención que Marcos necesitaba en ese momento. “La EPS me salvó: me cambió la vida, no sólo por el hecho de tener un futuro un poco mejor, sino por una vida mejor”, valoró. Y es que, en un mundo agitado, de desalientos y bronca rutinaria, un ambiente de compañerismo, empatía y colaboración constante “es un golazo”, y se encuentra poco.

“Para mí, esto es más que una escuela: es una familia”, apreció.

A Marcos le gustan las clases de taller y matemáticas. Y le resulta imposible separarse de sus gustos incluso fuera de la escuela, porque su hobby es trabajar con máquinas y tareas de metalmecánica. Contó que, una vez terminado el secundario, su sueño es tener su propio taller.

Un proyecto quizás motivado o descubierto por el ambiente que conoció con la Escuela Profesional. No obstante, lo que más destacó de este modelo es la mirada humana y el compromiso con el bienestar y el progreso del grupo: “Hay una afinidad entre compañeros y con los profesores”.

Haciendo analogía con lo que sabe y gusta hacer, Torales describió que el equipo “funciona como un conjunto de engranajes, que trabajan todos juntos y al mismo tiempo”.

Una forma de enseñanza que va más allá de la currícula tradicional y que, deseó, tendría que replicarse en todos los colegios del país.

Al momento de decidir si volver a las aulas o no, Marcos pensó “¿Qué puedo perder? Nada malo puede pasar”. La oportunidad de estudiar bajo la forma de la EPS llegó en el momento justo, y resultó en una de sus decisiones más acertadas. Así lo consideró el joven, quien aseguró “no me arrepiento de nada, toda la vida elegiría volver a la secundaria y estar acá”.

Cuando hay aguante y un equipo humano detrás, se trata, al fin y al cabo, de “seguir intentando, porque se puede salir adelante”, motivó.


Qué es la modalidad EPS

La Educación Profesional Secundaria (EPS) es una nueva oferta educativa, que otorga certificación profesional (en la especialidad elegida) y título secundario. Brinda formación para el trabajo a la vez que posibilita la continuidad de estudios superiores.

Está destinada a chicos de 15 a 18 años que quieran comenzar la secundaria, retomarla o que hayan cursado dos o más veces un mismo año.

Ofrece una cursada flexible y personalizada; reconocimiento de trayectos formativos anteriores, saberes y experiencias laborales previas; acompañamiento personalizado en la cursada; grupos de hasta 15 estudiantes y espacios para tareas y/o tutorías.

Esta nueva trayectoria está disponible en algunas instituciones de la Educación Técnico Profesional incorporadas al Registro Federal de ETP (según lo establecido por el Consejo Federal de Educación).

En Misiones hay 20 establecimientos con al menos 300 estudiantes distribuidos en Eldorado, Capioví, Oberá y Posadas.

En cifras

300

Se estima que unos 300 estudiantes misioneros ya fueron revinculados a partir de la implementación de esta modalidad.

 

Informe de domingo

El Aula y el taller llaman y ofrecen un proyecto de vida

“Esta modalidad lo motivó a volver”

Volvió a la secundaria y encontró la pasión en el diseño de indumentaria

“La educación me salvó la vida, me cambió la vida”

Retomó el colegio y el empuje de los docentes lo impulsan a seguir

Dejó de estudiar hace 40 años, regresó y egresará en 20 días

Sufrió bullying pero hoy es abanderado

Una opción para terminar la secundaria con habilidades culinarias

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias