jueves 20 de enero de 2022
Cielo claro 39.2ºc | Posadas

Informe de domingo

Navidad con empatía, esperanza y reencuentros

Después de casi dos años de pandemia y con la posibilidad ahora de volver a reunirse que muchos vieron frustrada en 2020 por las restricciones sanitarias, las fiestas navideñas se resignifican en este 2021. Valores como la fraternidad, la solidaridad y la importancia de la familia toman más fuerza aún en este contexto y así surgen diversas iniciativas, desde lo personal y lo colectivo, para hacer frente al desánimo, los miedos, las inseguridades y el individualismo.

domingo 19 de diciembre de 2021 | 1:23hs.
Navidad con empatía, esperanza y reencuentros
Un grupo de voluntarios de Eldorado recolecta donaciones y las pone en cajas adornadas con esmero, como regalos para repartirlos entre niños de la ciudad, con un mensaje de amor y amistad. //Foto: Matías Bordón.
Un grupo de voluntarios de Eldorado recolecta donaciones y las pone en cajas adornadas con esmero, como regalos para repartirlos entre niños de la ciudad, con un mensaje de amor y amistad. //Foto: Matías Bordón.

El tiempo de Navidad siempre despertó innumerables sentimientos. Buenos augurios y deseos de prosperidad, amor, unión, reinaron las tarjetas de los arbolitos durante milenios y también la empatía inició en esta época grandes movidas solidarias en todo el mundo.

Situándonos en el contexto de gran crisis social, económica y de valores que se profundizó con toda la situación pandémica, hoy la Navidad resignifica con fuerza los hitos de fraternidad y se cobija en la esperanza y el reencuentro.

Tal como citó el padre Alberto Barros, referente de Cáritas de la Diócesis de Posadas, el Papa Francisco postuló que de una pandemia salimos mejores o peores, pero nunca iguales.

De esta manera, entendiendo que la situación sanitaria no sólo provocó muertes, dolores físicos y enfermedad, sino también más pobreza, tristezas, egoísmos y tensiones, planteó que el nuevo natalicio nos trae un empuje para centrarnos en valores positivos y poder, desde nuestro lugar, cambiar un poquito el mundo.

"Han sido años que han dejado también muchas secuelas de tristezas en cuanto al desánimo, miedos, inseguridades, nos pusimos más individualistas. Entonces creo que desde ahí, la Navidad cobra hoy una fuerza mucho mayor porque, los que tenemos fe en Jesús, desde la fe descubrimos que el niño que nace en Belén es el Hijo de Dios hecho hombre. Nos habla de un Dios que está con nosotros, de un Dios que viene a salvarnos. Entonces creo que en un contexto difícil, renovar nuestra fe en un Dios que está con nosotros es una fe que se expresa en la esperanza. Si Dios está con nosotros, podemos esperar un futuro mejor, podemos esperar algo nuevo mejor, podemos esperar que las cosas cambien para bien", marcó animado Barros y postuló que basándonos en esta fe, es necesario poner manos a la obra.

"Hay un contexto de crisis muy fuerte y la Navidad es el gran momento para que, desde la fe que despierta la esperanza, trabajemos en la caridad por la construcción de una sociedad mejor", instó.

De un modo especial este fin de año, más ajetreado que de costumbre, con muchas ganas de reencuentros en distintos espacios, en las casas, en la calle, en los festivales, en los bares, invita también a reflexionar cómo podemos ayudar al otro, qué necesita el vecino, mi comunidad.

Y para tener mejores familias, mejores barrios, mejores espacios de trabajo y estudio, el párroco volvió a insistir en que el gran desafío es trabajar todos en la siembra de "más amor, más verdad, más justicia, más solidaridad, más encuentro, más cuidado de nuestros enfermos, de nuestros ancianos, de nuestros pobres".

"Tiene que ser una gran fiesta de la esperanza. Todos los dolores, el desánimo que podemos acarrear, las nostalgias -también son típicas de esta fecha: la pérdida de un ser querido, alguna ruptura- transformarlos en fuerza para construir un mundo mejor. Una Navidad que nos anime en la esperanza y una esperanza que brota de la fe y se concreta en la caridad", definió Barros.

En este marco, describiendo a la familia como el núcleo inicial e la sociedad, subrayó que "la familia es clave, es el lugar primero donde nos vamos formando como personas y es en la familia donde adquirimos valores. Entonces esto de volver a la familia en esta Navidad y hacer de la familia un ámbito de construcción de valores, puede ser hermoso para cada familia, para cada persona pero también para toda una sociedad", detalló.

"Por casa siempre empiezan los grandes cambios", resumió el comprometido sacerdote.

 

Un reencuentro especial después de los años pandémicos

Puerto Rico se prepara para revivir sus populares fiestas de fin de año

Un presente que llega a los niños con esperanza de un mundo mejor

Trabajo solidario para que todos vivan una Nochebuena especial

Del trabajo entre compañeros a una acción comunitaria

Un picnic para despertar el espíritu de la Navidad en los abuelos

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias