El aislamiento y un cambio de hábito que se impone

Domingo 29 de marzo de 2020
El silencio y la soledad se apoderaron de la costanera de Posadas. | Foto: Natalia Guerrero
La ciudad de Posadas parece haber encontrado una rutina de movimiento en medio de esta cuarentena que hoy llegó a su décimo día y a nivel provincial el número de demorados por incumplir el aislamiento se elevó a 1.580.
En la jornada de ayer en la capital provincial el mayor flujo de personas circulando por la ciudad se volvió a evidenciar en horas de la mañana, situación que podría relacionarse en forma directa con los nuevos horarios de atención en los grandes comercios. 
Esto queda un poco en evidencia dado que después del mediodía el nivel de movimiento se reduce notablemente, al punto de observar avenidas y calles completamente vacías, tanto en las afueras de la ciudad como en el microcentro y barrios aledaños. 
Los cajeros automáticos, por su parte, tampoco tuvieron concurrencia extraordinaria como sí ocurrió el viernes tras el pago de un bono para los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo.
La plaza San Martín, la plaza 9 de Julio, la rotonda del Papa en la Costanera estuvieron ayer caracterizadas por la soledad y el silencio. 
Los únicos siempre presentes fueron aquellas personas en situación de calle que ayer también tuvieron que resguardarse de las discontinuas lloviznas que se precipitaron durante la tarde. 
Los controles, por su parte, continuaron desplegándose con uniformados analizando caso por caso a cada persona que circula por la capital provincial. 
En Leandro N. Alem, por ejemplo, el panorama fue similar. 
El parate total se notó recién después del mediodía, tras el cierre de supermercados, carnicerías y panaderías, como así también kioscos y despensas de barrio que fueron alcanzados por una resolución municipal que estableció los nuevos regímenes de horario de atención. 
En cuanto a la cantidad de demorados en la provincia, fuentes consultadas por este matutino indicaron entre las 7 y las 19 de ayer se habían reportado otras 108 detenciones por el incumplimiento al aislamiento social preventivo y obligatorio decretado por el presidente de la Nación, Alberto Fernández. 
De esta forma, el número de demorados en la provincia desde que comenzó la cuarentena ya superó ampliamente los 1.580 casos, según ampliaron las mismas fuentes.
Además, los voceros informaron que durante todo este lapso de tiempo las distintas fuerzas encargadas de controlar el cumplimiento del aislamiento alcanzaron a secuestrar más de 175 vehículos.  
Uno de los hechos más particulares de la jornada fue la demora de siete jóvenes de entre 21 y 23 años, entre ellos tres mujeres, quienes se encontraban reunidos en una vivienda de Eldorado compartiendo bebidas y comidas sin tener en cuenta las restricciones que establece la normativa vigente. 
El grupo había sido denunciado por un vecino que llamó a la Policía y de inmediato un patrullero del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional III acudió al lugar y constató la situación. El hecho ocurrió en el kilómetro 5 y los demorados provenían de distintos barrios de la ciudad. 
Otra situación particular se vivió en Itacaruaré, donde la Policía demoró a un colombiano que argumentó haber ingresado en forma clandestina al país por Orán (provincia de Salta) y que tenía como objetivo cruzar a Brasil para dirigirse hasta Curitiba, donde residiría un hermano suyo. 
Esta detención fue concretada ayer al mediodía, durante un patrullaje en el cual los efectivos advirtieron que en la ribera del río Uruguay, más precisamente en el paraje Bananera, había una persona a metros del cauce. 
El hombre se dio a la fuga al ver a la fuerza, pero a los pocos metros logró ser alcanzado. 
Los efectivos tomaron todos los recaudos sanitarios establecidos y el sujeto fue trasladado hasta una celda policial donde quedó aislado. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina