Curar el mundo

Domingo 29 de marzo de 2020
El papa Francisco brindó esta semana una homilía para referirse a la pandemia del coronavirus y bendecir al mundo, como lo suele hacer en fechas muy especiales como Navidad o Pascua, además de hacer un fuerte llamado a tener fe y esperanza, y a seguir el ejemplo de las personas corrientemente olvidadas que están en el timón de la barca en estos momentos de crisis sanitaria por la pandemia global. El Santo Padre, al iniciar su reflexión, afirmó que el mundo se vio sorprendido por una tormenta inesperada y furiosa. Dejó en evidencia la fragilidad del hombre en situaciones como las actuales, para destacar que todos estamos en la misma barca, desorientados, al hacer allí un llamado a remar juntos ante este momento excepcional. Ello tras plantear que la tempestad dejó al descubierto las falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, proyectos, rutinas y prioridades. 
El Pontífice se refería así a las falsas seguridades en que  la humanidad se respaldaba, como en las ganancias o absorbidos por bienes materiales,  llevando a provocar guerras, deteriorar el planeta o desoír el grito de los pobres, generando injusticias pensando estar sano en un mundo enfermo. Por eso, el Santo Padre trazó el camino de cercanía y humildad que deberían seguir los dirigentes en estos tiempos, evidenciando el error de los gobernantes que niegan la gravedad de la situación o haberle restado importancia como el caso de Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido, que inicialmente había sido criticado por la estrategia utilizada para afrontar esta amenaza. Ahora, él se convirtió en el primer mandatario europeo en contraer Covid-19 y cambió de estrategia. 
Quienes persisten en restar importancia a esta amenaza a la salud pública son los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Brasil, Jair Bolsonaro, quien salió a criticar las medidas de confinamiento y se está peleando con los gobernadores que ordenaron el aislamiento obligatorio. 
Bolsonaro hizo un llamado a abandonar las medidas de aislamiento y dejar sin efecto el cierre de comercios, las restricciones al transporte y la prohibición de asistir a los cultos evangélicos, al comparar al coronavirus con un resfriadito o gripecita, cuando hay más de 27.000 muertos confirmados en el mundo, convirtiéndose en una catástrofe para la salud pública de muchos países. 
De hecho, quedó en evidencia que el mundo no se venía enfocando en lo esencial, que es el cuidado y protección de la vida. Ello quedó demostrado ante la actual pandemia, que ningún país estaba lo suficientemente preparado ante eventuales epidemias o pandemias producto de virus como el que causa el Covid-19. 
Los países más poderosos, como Estados Unidos o China, son los más afectados además de Italia y España. Por tal razón, Donald Trump que no le daba el interés que correspondía, finalmente recapituló y resolvió intervenir. De esta manera, republicanos y demócratas, llegaron a un acuerdo para sacar adelante una ley de estímulo fiscal por 2 billones de dólares que irán directamente a cubrir las necesidades que la crisis del coronavirus haya destapado entre sus ciudadanos, especialmente aquellos que hayan perdido su empleo, y en los hospitales. 
Se trata del mayor paquete de estímulo económico en la historia moderna del país del norte. Es una muestra más que se rompieron todas las recetas y la actual pandemia, provocó cambios en las prioridades de la mayoría de los gobiernos. 
El paquete de estímulo fiscal alcanzado entre el Senado y la Casa Blanca, incluirá pagos en efectivo de 1.200 dólares por individuo, 2.400 dólares por matrimonio y 500 dólares por menor. Al mismo tiempo, destinará 350.000 millones de dólares para ayudar a las pymes y garantizar que estas pueden mitigar los despidos además de poder financiar las nóminas de sus empleados. 
Es que la administración de Donald Trump está con serios inconvenientes y ahora padecen los trabajadores: más de 3 millones de estadounidenses solicitaron beneficios por desempleo sólo la semana pasada.

Más recesión
Una de las novedades es que la actual situación se llevó puesto a Estados Unidos, que tampoco se libraría de la situación y ya se habla que el país del norte entró en recesión, según el Fondo Monetario Internacional. Justamente el FMI no saca el pie del acelerador y siguió haciendo cálculos sobre el impacto de la pandemia, para concluir que la economía global entró en recesión tan mala o peor que la del 2009. Es lo que terminó afirmando la directora gerente del organismo Kristalina Georgieva. 
Es que la situación de parálisis de la producción desató el pánico financiero a nivel global. Como consecuencia se registraron derrumbes de precios de acciones y materias primas, pero para la mayoría, esas prioridades –las del mercado- por estos días, pasaron a un largo segundo plano; aunque, como se dijo, no para el FMI que sigue sacando cálculos. De hecho, la directora gerente del FMI al ampliar sus conceptos esta semana terminó afirmando que la economía global entró en recesión por culpa de la pandemia. Allí estimó que por lo tanto el comportamiento económico será tan malo como en el 2009 o peor. Se espera que exista un rebote el próximo año, aunque estima que para que ello ocurra los países deberán tener éxito en la contención del virus. En esa línea, ponderó la aprobación del paquete de estímulo en Estados Unidos.
La titular del organismo de crédito entiende también que la situación exigirá una enorme financiación para los países en desarrollo. Por lo explicado, la lista es larga ya que un total de 80 países, estarían requiriendo ayuda de emergencia al Fondo. 
Además, el organismo anunció la implementación de un sistema de facilidades crediticias para los países de menores ingresos, que se encuentran ubicados en la mayoría en África, aunque a su vez se planteó considerar la situación de países que sufran escasez de divisas, como es el caso de la Argentina. Se estima que es probable que se decida ampliar los derechos especiales de giro.

Decisiones
Tanto desde sectores de la oposición en el país como algunos expertos vienen destacando las decisiones adoptadas por el presidente Alberto Fernández en medio de la crisis. Así también lo reflejan varias encuestas. La que terminó de elaborarse ayer perteneciente a Zuban Córdoba y Asociados, destaca que la gestión del presidente es aprobada entre parcial y total por el 97 de los consultados ante esta pandemia. Y un poco más del 80 por ciento aprueba totalmente. También se consultó sobre la cancelación de los vuelos que repatrian y el 93,7 por ciento de los consultados aprobó tal medida. 
Un dato no menor es que más del 93 por ciento de los argentinos, respalda en este momento que se priorice la salud por encima de la economía. En cuanto a vínculos familiares -destaca el sondeo-, para más del 48 por ciento la cuarentena mejoró los vínculos familiares. 
El mandatario nacional afirmó esta semana que nadie podría imaginar jamás un escenario que se está viviendo tanto en el mundo como en la Argentina, de allí que las decisiones que las va tomando en colaboración con expertos en diversas áreas. 
Desde la semana pasada, al profundizarse en el país la amenaza del coronavirus, la Nación viene adoptado numerosas medidas para contener a todos los sectores. Hasta el momento ya supera la treintena de medidas económicas que apuntan a garantizar la producción, el trabajo y el abastecimiento. Del mismo modo, se incluyeron otras decisiones vinculadas al sector financiero, laboral y fundamentalmente, medidas sociales que contemplan a los sectores más vulnerables como los jubilados o personas sin ingresos fijos, la extensión del seguro de desempleo a la eximición del pago de contribuciones patronales. 
Para las empresas que esperan señales, también se amplía en Programa de Recuperación Productiva (Repro), al acordarse de que se pagará una parte del salario de los trabajadores. A ello debe agregarse el intento de poner en marcha la obra pública mediante el relanzamiento del Procrear, hasta créditos blandos, pensando en garantizar la producción y abastecimiento de alimentos e insumos.
Además, el gobierno salió a intentar poner freno a la especulación, al establecer precios máximos de productos de consumo masivo, exigiendo más rigurosidad a las autoridades de control para hacer respetar los precios establecidos. 
Representan apenas algunas de medidas incluida en la batería de decisiones adoptadas para tratar de contener a quienes deben permanecer en sus hogares, al resolverse el aislamiento preventivo para frenar la expansión del coronavirus. 
Por supuesto que las medidas no alcanzan para todos y varios sectores de la economía va a seguir sufriendo el freno de la actividad. 
Hoy por la mañana el presidente recibirá al comité de crisis, consultará al panel de expertos y seguramente antes de la noche o mañana estará informando a los argentinos cómo siguen las medidas de aislamiento. 

En Misiones
La pandemia del coronavirus se fue extendiendo a la mayoría de las provincias del país. El pasado viernes se confirmó el primer caso en Misiones. Se trata de un posadeño, de 71 años, que estuvo en zona de riesgo y ahora se encuentra internado en el Hospital Escuela Ramón Madariaga. Ayer se sumó el segundo caso de Iguazú. De manera periódica desde Salud Pública se van dando a conocer los partes médicos correspondientes, además sobre los casos descartados, quiénes permanecen en aislamiento domiciliario, entre otros datos. Desde la administración provincial se vienen haciendo las previsiones para afrontar la pandemia con modernas herramientas, producto de haber realizado de manera anticipada una fuerte inversión con el fin de fortalecer el sistema de salud con inversión y tecnología. De esta manera, se trabaja a tiempo completo para la contención de eventuales pacientes como también haciendo una fuerte recomendación para el cuidado y la permanencia en los hogares para evitar eventual contagio. 
Como se explicara en esta misma columna, se analizan todos los escenarios, especialmente para responder a situaciones extremas de ser necesario. Por ello se habían comenzado a disponer de medidas básicas como la emergencia sanitaria. Además de acompañar las resoluciones dispuestas por Nación, la Provincia viene encarando un amplio plan de contingencia acondicionando diversos centros de salud en la provincia. A ello se agrega el hecho  de contar con un padrón de profesionales de la salud a ser convocados de acuerdo a cada situación. 
El propio gobernador Oscar Herrera Ahuad había destacado que, al haber sobrellevado diversas epidemias como la fiebre amarilla y el H1N1 hasta el brote del dengue, se fue poniendo a prueba y en condiciones al sistema de salud en la provincia. 
Además, se supo que desde el gobierno se están tomando decisiones binarias. En tal sentido, se conoció que además definir junto al gobernador los pasos que se van desplegando en la provincia, el presidente de la Cámara de Diputados, Carlos Rovira también está enfocado además de cuidar la salud de los misioneros, en intentar mantener una economía saneada y darle un mayor impulso a la zona rural de la provincia. Ello al adelantarse que, de proseguir la cuarentena, estarían acondicionando la Legislatura para funcionar de manera virtual. 
Como ocurre en otras provincias, también en Misiones se está atento a las decisiones que pueda tomar la administración nacional para cubrir el déficit que dejará la pandemia tanto a las empresas, los trabajadores y esperando alguna compensación ante la caída de la coparticipación que implicará la cuarentena, cuya extensión aún se desconoce. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina