¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Ocurrió en el 2018

El triste caso que posicionó a la escuela hospitalaria en San Pedro

Se trató de dos alumnas de Pozo Azul, víctimas de secuestro y violencia física. Pudieron seguir estudiado en sus casas
domingo 09 de junio de 2024 | 6:05hs.
Las estudiantes lograron reinsertarse a su escuela tras recibir clases domiciliarias. Foto: Carina Martínez
Las estudiantes lograron reinsertarse a su escuela tras recibir clases domiciliarias. Foto: Carina Martínez

En San Pedro son pocos los casos de alumnos que por alguna razón debieron o deben recibir el servicio de la escuela hospitalaria. A la fecha son dos los chicos que se encuentran internados en el Hospital de Pediatría que mantienen el vínculo escolar por medio de dicha modalidad.

La primera designación de un cargo para docente hospitalario se registró en 2018, fue un caso muy conocido que pone en evidencia la importancia de que la asistencia escolar domiciliaria ocurra en tiempo y forma. El trabajo realizado por la docente fue crucial para que dos alumnas de Pozo Azul, víctimas de un secuestro y violencia física, continuarán escolarizadas pese a la dramática situación que vivieron.

El caso de las hermanas de Pozo Azul, que en abril de 2018 conmocionó a toda la provincia, fue superado por parte de las víctimas y su familia gracias al acompañamiento y asistencia que recibieron. Ese año, desde mayo, las entonces alumnas de la escuela 759 del municipio 76 que depende de la supervisión de San Pedro, continuaron el trayecto escolar hasta fin de año en sus domicilios, donde se ambientó un espacio con algunas características de aula como la instalación de un pizarrón y la presencia de una maestra. En ese caso, la docente Andrea Oporto supo llevar adelante la tarea con enorme compromiso, responsabilidad y empatía.

Al finalizar los meses de acompañamiento las menores lograron alcanzar todos los objetivos propuestos y de poco regresaron a las clases en la escuela donde avanzaron de manera satisfactoria, cada una en sus respectivo grado: la mayor pasó a séptimo grado y la menor a cuarto grado.

A la fecha, la mayor de ellas con 17 años cursa el primer año del Profesorado en Enseñanza Primaria que se dicta en la Normal 14 de San Pedro y la menor, con 13 años, cursa el primer año del nivel medio, lo que significa satisfacción para la familia y para quienes supieron estar a la altura de la circunstancia y brindar respuesta rápida.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?