¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

El cambio del río atrajo nuevas actividades

El kitesurf, el remo y el windsurf esperan consolidarse con el tiempo

Los deportes suman adeptos que llegan por distintos motivos. La recreación es, muchas veces, el punto de partida para quienes incursionan en esas disciplinas
domingo 11 de febrero de 2024 | 6:05hs.
El kitesurf, el remo y el windsurf esperan consolidarse con el tiempo
El kitesurf, el remo y el windsurf esperan consolidarse con el tiempo

En febrero de 2011, hace ya 13 años, se autorizó que la represa de Yacyretá operara con la cota 83, es decir para Posadas significó que el nivel del río Paraná subiese. Sin dudas fue un cambio para la vida en general de la capital misionera y en particular para la costa. Esto afectó también a los clubes náuticos y a quienes practicaban deportes acuáticos.

Muchos sectores y canchas que habitualmente se utilizaban para distintos deportes desaparecieron o se transformaron, ya que la geografía de la costa del Paraná no es la misma en Posadas desde hace más de una década. Aparecieron otros lugares y también la chance de practicar otros deportes o darle impulso a un clásico como el remo.

De a poco el remo, deporte de los más antiguos en Argentina, retoma fuerza.

La Bahía de El Brete se convirtió en el polo para muchos clubes como el León Seró y OptiNic, que incluyeron como parte de su escuela al windsurf.

Tabla y vela de por medio, muchos curiosos se acercaron a un deporte que a la vista es muy atractivo y que requiere aprender la técnica para salir a navegar por las aguas del Paraná.

En la zona de la Bahía de El Brete hay otro deporte que gana terreno: el kitesurf. En 2013 un grupo de riders empezó a navegar por esa zona. Una tabla, una barra y una vela son necesarios para empezar a pasear o animarse a tirar algunas piruetas en el río.

“Cuando empezamos a navegar y se empezaron a ver las velas, el grupo fue creciendo. Es un deporte peligroso más afuera del agua que adentro. Porque al salir te podés chocar contra algo, porque la vela te lleva. Lo primero que se aprende es todo lo que tiene que ver con la seguridad, sobre todo con los nuevos”, contó Gonzalo Acuña, uno de los pioneros en el kitesurf en la provincia.

“Es un proceso de aprendizaje. Hay clases que son teóricas fuera del agua, en las que se aprenden los movimientos, para luego pasar al agua”, explicó acerca del deporte extremo.

Muchas personas lo aprenden para poder pasear sobre el agua y tener una perspectiva distinta de la ciudad.

El kitesurf, un deporte extremo.

“Genera una conexión con la naturaleza hermosa. Poder navegar sin ruido, porque no tenemos motores, solamente el impulso del viento. Conectás de una manera muy linda con la naturaleza, en nuestro caso con el río. Al ser un deporte extremo genera adrenalina, que te lleva a seguir. Quizás aprender es tedioso, pero una vez que lo aprendés es hermoso”, graficó Acuña.

Retoma fuerzas

El remo es uno de los deportes más antiguos en Argentina y hasta le dio una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 de la mano de Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero.

La nueva geografía del río y sus afluentes en Posadas permitieron que, de a poco, el remo recobre fuerza en el Paraná. En la zona del club Capri en Villa Cabello está, según los expertos, una de las mejores canchas para el remo. Pero el deporte también invita a poder salir a pasear y combinar ejercicio con recreación.

Si bien es más costoso que el canotaje, ya que para mover una embarcación se necesita remolcarla, la disciplina ofrece a muchas personas con artrosis, por ejemplo, una buena alternativa para hacer ejercicio sin cargar el peso sobre las articulaciones.

“Es un deporte de técnica y luego de fuerza. Primero se aprende la técnica y después, con el tiempo, vas desplegando toda tu fuerza”, explicó Adolfo Villa, uno de los remeros de la Asociación Yacaré, que busca darle impulso al deporte en la tierra colorada y logró unir no sólo a personas en Posadas, sino también a gente de Oberá y Virasoro, Corrientes.

La Asociación Yacaré logró unir a los remeros dispersos y tienen varios planes para darle impulso a la disciplina. De hecho, otro punto importante fue que, desde ya hace algunos años, la selección argentina de remo (primero lo hizo la de canotaje) viene a entrenar a Misiones, ya que en invierno las temperaturas no son tan bajas y en la zona del arroyo Mártires tienen una cancha para poder practicar sin problemas.

De esta manera, los remeros, grandes y chicos, volvieron a tener su lugar en el Paraná y buscan, desde la Asociación, seguir sumando adeptos a uno de los deportes más antiguos que se practican en el país. 

 

Informe de domingo

Aprender del dolor para recuperar el deporte en el Paraná

Franco Bacigalupi: “Tuvimos que volver a conocer el río”

Vela inclusiva, el programa que rompe barreras sociales

El kitesurf, el remo y el windsurf esperan consolidarse con el tiempo

“Nadar en el río es muy divertido, es una linda experiencia”

Una pasión que desafía los límites

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?