La familia Caniza no baja los brazos en este proyecto que empezó en 2018

Club 1º de Mayo: el lugar elegido por más de 90 familias

Asentado en lo deportivo, la institución posadeña se ocupa de recibir a personas de toda la zona en su comedor comunitario, aún en tiempos de total incertidumbre
domingo 07 de enero de 2024 | 6:05hs.
Club 1º de Mayo: el lugar elegido por más de 90 familias
Club 1º de Mayo: el lugar elegido por más de 90 familias

En medio de la vorágine que caracteriza a la sociedad actual, donde los valores comunitarios a menudo se ven opacados por intereses individuales, el club 1° de Mayo de Posadas emerge como un faro de esperanza.

 Ubicado en las calles Currey e Hipólito Yrigoyen, de la chacra 116, este club social y deportivo se erige como un ejemplo conmovedor del esfuerzo colectivo para superar adversidades y prosperar en tiempos de crisis.

Hace poco más de una década, la comunidad de la chacra 116 se unió para dar vida al club 1° de Mayo. La necesidad de contar con un espacio que fomente la convivencia, el deporte y la solidaridad llevó a la creación de un proyecto que hoy es un pilar fundamental en la vida de cientos de familias.

Con el respaldo de la comisión barrial, se lograron las garantías para obtener la personería jurídica, marcando el inicio de la construcción del salón de usos múltiples (SUM), un espacio multifuncional frente a la cancha de fútbol que alberga diversas actividades sociales, como el merendero y el club de abuelos ‘Amar la Vida’.

A pesar de ser un club de barrio que opera a pulmón y sin ayuda externa, el club 1° de Mayo ha experimentado un crecimiento sostenido.

El club cuenta con un gimnasio y con espacios en el SUM. Fotos: Marcelo Rodríguez

En el 2018, debutaron en la Liga Posadeña de Fútbol, alcanzando en los últimos tres años dos ascensos en la categoría. El presidente del club, Enrique Caniza, habló con El Territorio y destacó con orgullo “somos un club que lo hace todo por sí mismo”.

Este logro es el resultado del esfuerzo conjunto de la familia Caniza, con un legado deportivo y social transmitido de generación en generación.

“Es un sueño que viene ya de mi papá, Pepe Caniza y de muchos vecinos del barrio. Lo pudimos plasmar con los buenos resultados tanto en lo social y en lo deportivo de la Liga Posadeña, gracias a lo que ya se venía haciendo hace muchos años en el barrio, con los campeonatos y actividades”, explicó.

El presidente del  club está siempre acompañado por su familia, que comparten la pasión; su hermano Bubi Caniza, su esposa Patricia Méndez, sus cuatro hijos, Facundo, Daniel (jugadores del Club 1º de Mayo), Micaela, Sofía y sus dos nietas que también lo acompañan a la cancha, Matilda y Oriana.

La familia Caniza encabeza un proyecto que va más allá del ámbito deportivo, abarcando también aspectos sociales y culturales. La manutención del club se sostiene principalmente a través de la venta de pollos, empanadas, rifas y la colaboración activa de los vecinos.

“Acá el fútbol lo es todo, el único deporte que se practica, en mi casa si yo no hablo de fútbol, habla mi esposa, mis hijos, es un tema cotidiano. Además de lo deportivo tenemos otras cosas importantes para brindar al barrio, como el comedor, donde muchas personas se acercan, alrededor de 90 a 100 familias”, agregó.

“Tenemos también el club de abuelos en el SUM del barrio, donde se realizan talleres de crochet, pintura, reciclado, pastelería, panadería, manualidades con plástico, etc”, manifestó Enrique Caniza.

Un crecimiento que sorprende: “Hace seis años nada más empezamos con el proyecto del fútbol en la Liga Posadeña, obviamente que los costos de mantenimiento se agravaron en la etapa de pandemia y tuvimos muchas deudas. Pero nos pudimos recomponer en los últimos años y gracias a Dios hoy estamos al día y sin ningún tipo de deudas”, expresó Caniza.

Además, con las actividades deportivas, el Club 1° de Mayo funciona como un refugio para los chicos que buscan salir de los vicios.

“En cuanto a lo deportivo, contamos con varias categorías, primera, reserva, femenino, sub 17, sub15 (dos equipos), sub 13 y sub 11 (dos equipos). Aproximadamente contamos con un total de 200 chicos”. especificó.

Sociedades Anónimas

En el marco de las nuevas medidas anunciadas sobre las sociedades anónimas en el fútbol argentino, Enrique Caniza comentó: “Con todo esto que se está hablando ahora, con el cambio de gobierno y lo que se quiere implementar sobre las sociedades anónimas en los clubes, creo que dependiendo de los equipos puede ser bueno o malo, son cosas que hay que ir viendo”

“Por el momento es un ‘dice que’, no hay nadie todavía que arrancó con esto, así que tenemos que esperar para tener alguna postura con más certeza”.

“A nosotros no nos cambia nada, porque desde un principio no dependemos de nadie, trabajamos nosotros con los vecinos, haciendo ventas de todo tipo, nosotros sabemos cómo laburar”, sostuvo.

A pesar de los desafíos económicos y las incertidumbres, el club 1° de Mayo proyecta la construcción de un polideportivo para la práctica de vóley, básquet y bochas. Este proyecto, sumado a la iniciativa de mantener vivas las actividades sociales y culturales, refleja el compromiso constante de la comunidad en fortalecer la esencia del club como un espacio inclusivo y solidario.

Un Club, una comunidad

El Club 1° de Mayo no es sólo un lugar donde se practica deporte, es un pilar vital para la comunidad de la chacra 116.

A pesar de los desafíos financieros y las incertidumbres del entorno deportivo, el club persiste como una resistencia y solidaridad, demostrando que, incluso en tiempos de crisis, la unión y el esfuerzo conjunto pueden construir un futuro prometedor para las generaciones venideras. 

 

Informe de domingo

Una resistencia colectiva ante tanto mercado

Hoy cuenta con 400 chicos en inferiores

Puerto Argentino, un semillero en el medio del yerbal

La familia es marca registrada en Aguará

El club de barrio que alivia las carencias y los peligros cotidianos

De casi quedarse sin predio a reactivar la actividad deportiva

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?