jueves 08 de diciembre de 2022
Cielo claro 30ºc | Posadas

Resguarda a las abejas conocidas como yateí

Meliponario, un espacio para la preservación de las polinizadoras

Estos lugares contienen cajas que simulan troncos de árboles donde habitan las tribus. En Misiones hay en Puerto Rico, Capioví, Campo Viera y en el Jardín Botánico de Posadas

domingo 23 de octubre de 2022 | 6:05hs.
Meliponario, un espacio para la preservación de las polinizadoras
El último se inauguró en el Jardín Botánico y alberga a tribus rescatadas de hábitat desfavorables. Foto: Marcelo Rodríguez
El último se inauguró en el Jardín Botánico y alberga a tribus rescatadas de hábitat desfavorables. Foto: Marcelo Rodríguez

Las abejas son mucho más que miel y entender eso es tomar conciencia de la importancia que tienen estos pequeños insectos para el medioambiente y la biodiversidad. Es que polinizan la mayoría de los cultivos de donde sale el alimento de la humanidad “y gran parte de la formación de frutos y semillas se debe a ellas. A su vez, la reproducción de muchas especies botánicas depende directamente de las abejas: al recolectar polen de los estambres de las plantas, dejan polen y semillas, formando así una relación donde la supervivencia del medio ambiente depende de ellas y viceversa”.

Sin embargo, desde hace años la población de estos insectos disminuyó considerablemente en todo el mundo y obligó a delinear acciones para tratar de revertir esta situación.

En Misiones hay mucha presencia de la abeja nativa sin aguijón (Ansa), perteneciente a la tribu melipona, también conocida popularmente como yateí y con el fin de preservarla se comenzaron a instalar lo que se conoce como meliponarios, lugares donde se colocan cajas de madera que simulan troncos huecos para que puedan entrar y salir a pecorear por los orificios.

 Los orificios de entrada y salida. Foto: Marcelo Rodríguez

El más reciente se inauguró hace unos pocos días en el predio del Jardín Botánico ‘Alberto Roth’ de Posadas, pero ya se encuentran otros instalados en Capioví, Puerto Rico y Campo Viera.

“Este proyecto que se inició acá forma parte de uno internacional que es el de Cooperación Sur-Sur, ‘Replicando buenas prácticas del manejo de la apicultura’. Estos mismo meliponarios se fueron replicando en otros países como Uruguay y Paraguay”, contó a El Territorio, Pablo Fernando Müller, meliponicultor, director de producción Apícola del Ministerio del Agro y la Producción y coordinador por Argentina del Proyecto de Cooperación Sur-Sur.

Si bien estas abejas son productoras de miel, no es la finalidad de estos meliponarios comercializarla o sacar un rédito de ello sino su preservación, puesto que las comunidades que allí se encuentran fueron rescatadas de árboles caídos o construcciones. Las abejas Ansa no son peligrosas, ya que no usan su aguijón para defenderse como sí lo hace la europea (Apis mellifera).

Educación y concientización
“Son instalados (los meliponarios) en lugares estratégicos de alto tránsito y en lugares que vayan de la mano de la conservación como es el caso del Jardín Botánico. Es además un lugar educativo abierto a la comunidad y en algún momento se van a ir convocando escuelas para en el recorrido transmitir la importancia de las abejas y del medioambiente”, explicó el hombre, que además es docente del Profesorado en Ciencias Agrarias y Protección Ambiental.

De esa manera, cumplen también la función de socialización con el ciudadano de las especies que existen en la provincia. En esa línea, Laura Guerrero, la directora del espacio verde que se encuentra en el barrio Kennedy, indicó: “Se las colocara allí dentro para protegerlas y sobre todo para permitir que las cientos de personas que visitan semanalmente el Jardín Botánico puedan conocerlas y cuando las vean en otros espacios puedan identificarlas para cuidarlas”.

Y agregó: “Hay que mencionar que las abejas están siendo globalmente muy afectadas por el cambio climático, la pérdida de alimento por implantación de grandes áreas de monocultivos, cambios de uso del suelo y la utilización desmedida de agroquímicos”.

El Jardín Botánico es un espacio natural de conservación dentro de Posadas donde existe una gran biodiversidad y estas pequeñas e inofensivas abejas son actores claves en la polinización de una gran variedad de plantas. Así quienes se acerquen a avistarlas podrán también acceder a la cartelería que indica las acciones sencillas que puede llevar adelante cualquier persona para cuidar las abejas y el medioambiente.

Investigadores sostienen que mantener y valorizar la cría de meliponas podrá ayudar a la conservación del ambiente mediante la preservación de fragmentos de bosques nativos que, a su vez, servirán de soporte para la recuperación de especies.

La banda sonora de los insectos en la selva misionera La abundancia refleja perspectivas del estado en que está el ambiente Misiones se destaca por albergar diversidad y abundancia en cada población Investigadores del Conicet registraron la mayor cantidad de insectos del mundo Los mosquitos, importantes para el equilibrio biológico Biofábrica apunta a biocontroladores con el fin de eliminar los fungicidas

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias