Reconocimiento a la mujer campesina

Viernes 30 de agosto de 2019 | 07:00hs.
Romilda en su chacra, en colonia Bello Horizonte. | Foto: Carina Martínez/Archivo
Romilda Padilla (57), de Bello Horizonte, una colonia ubicada a más de 20 kilómetros de San Pedro, trabaja fuertemente desde hace más de 20 años para revalorizar el rol de la mujer campesina. Por medio del trabajo voluntario, dedicación y amor, lleva adelante la Asociación de Mujeres Rurales de San Pedro, que ejecuta fructíferas propuestas que benefician a las socias y sus familias. Ahora, su significante labor la hizo acreedora del premio Mujeres Solidarias, que otorga la Fundación Avon.
El reconocimiento está dirigido a mujeres de todo el país que desarrollan proyectos para mejorar la calidad de vida en sus comunidades. Se otorga desde 2007 y este año cinco ganadoras fueron distinguidas con una estatuilla y recibieron una asignación económica de 200.000 pesos para la ejecución o continuación de sus proyectos.
Entre las iniciativas quedó seleccionado el trabajo de Padilla con el nombre ‘Reconversión Productiva Sustentable’.
La agricultora contó que fue la diputada Liliana Rodríguez quien la inscribió como concursante por medio de la Fundación de Desarrollo Agropecuario de Misiones.
La Asociación de Mujeres Rurales busca poner en funcionamiento una cocina industrial para darle valor agregado a la producción de verduras y frutas, mediante la elaboración de productos envasados de forma artesanal.
Una vez que el proyecto fue redactado y presentado, desde Avon estuvieron en permanente contacto con Romilda informándola sobre las instancias del premio, hasta que días atrás recibió la increíble noticia de que estaba entre las ganadoras, relató en una charla con El Territorio.
“Yo me siento muy orgullosa como misionera, como mujer rural y representante de la asociación. Por primera vez alguien reconoce mi esfuerzo, mi trabajo, para mí es una grandeza, el cariño con el que nos recibieron es invaluable. Cuando me avisaron que estaba entre las finalistas, yo no podía creer, tenía ganas de llorar de la emoción por este reconocimiento. No tengo palabras para expresar”, contó.
Y relató que desde la fundación proporcionaron los pasajes en avión para que ella pueda viajar a Buenos Aires y estar en la ceremonia de premiación, mientras que de la Fundación Desarrollo Agropecuario se hicieron cargo de los costos para un acompañante.
El premio en dinero ya fue depositado en la cuenta de la Fundación Desarrollo Agropecuario, desde donde lo encaminarán para que llegue a manos de las socias.
Romilda es una virtuosa en las labores de la chacra y la cocina y su lucha para poner en valor el rol de la mujer rural la ha convertido en una referente para sus pares.
Quienes la conocen dicen de ella que es “un ejemplo, una verdadera guerrera, mujer del campo que supo darles vuelta a las circunstancias más adversas teniendo como pilares de fortaleza a sus hijos y la fe”.
Es madre de cuatro hijos, a los dos menores los crió sola. Superó el incendio de su vivienda, la falta de recursos y el machismo.
Indicó que siempre sintió “que la labor que realizan las mujeres en la agricultura es muy poco reconocida”, fue así que con valentía asumió el desafío de trasformar esa realidad, creando la Asociación de Mujeres Rurales, espacio donde también encontró un refugio luego de superar una relación donde sufrió violencia familiar.
Como grupo, las mujeres rurales vienen trabajando desde 1995 y en 2005 se crea la asociación que actualmente cuenta con 60 socias.
Pasaron más de 20 años de una idea que surgió para mejorar la calidad de vida de las familias en zona de chacras y las mujeres no bajan los brazos.
Romilda resaltó que la unión es uno de los pilares para que el trabajo salga adelante. Fue mediante esta solidaridad y empuje que han cosechado varios logros, uno de ellos tiene que ver con el inicio de la construcción de la cocina industrial.
“Buscamos darle un valor agregado al excedente de producción, tanto de hortalizas como frutas”.
De esta manera, con productos elaborados desarrollan su propia marca de envasados artesanales y avanzan en la edificación de un salón que sirva de punto de encuentro para realizar jornadas de capacitación.
Por otra parte, es el único grupo de mujeres en presentar un proyecto para viviendas rurales que fuera aprobado por el Iprodha y se encuentra en plena etapa de ejecución, significando la posibilidad de que las familias puedan acceder a una vivienda digna. Estos anhelos que de a poco se van concretando son celebrados cada día, pero en especial, el 15 de octubre, fecha que se instauró como Día de la Mujer Rural para homenajear a todas las luchadoras del campo.
El viaje de Romilda a Buenos Aires, desde Bello Horizonte, donde vive hace más de 40 años, “renueva las fuerzas para seguir luchando”, dijo.
“Este premio es sumamente importante para cada una de las socias, nos permitirá terminar el salón, que es algo muy útil, me siento muy feliz porque vamos a poder cumplir nuestro sueño de contar con el salón terminado y luego finalizaremos la cocina”, explicó.
Al igual que las integrantes de la asociación, en la chacra, las mujeres realizan una importante labor para procurar el pan a su familia.
El día se inicia para ellas a las 5 de la mañana, luego del infaltable mate se dedican a los menesteres de la labranza de la tierra, recolección de frutos y a la siesta, cuando el sol arde en lo alto, realizan las tareas del hogar. Luego, cuando los rayos ceden, se las observa nuevamente, incansablemente, carpiendo, arando o macheteando. Con el aporte de variadas capacitaciones, logran mejorar la calidad de vida diversificando las chacras. En las parcelas de tierra cuentan con yerba mate, frutales, hortalizas, tabaco, ganado y aves.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina