“El que hace preparación psicológica después no lo ve como innecesario”, apuntaló

“El atleta con exceso de autoconfianza subestima la situación”

Susana Trinidad, psicóloga deportiva de vasta experiencia en el campo, se refirió a la necesidad de lograr un equilibrio mental para afrontar el éxito y el fracaso
domingo 19 de noviembre de 2023 | 6:05hs.
“El atleta con exceso de  autoconfianza subestima la situación”
“El atleta con exceso de autoconfianza subestima la situación”

Para la psicóloga deportiva Susana Trinidad (MP 739), integrante del equipo multidisciplinario Deporteam, la salud mental resulta ser un componente integral y esencial en la vida de cualquier persona.

“La propia definición de la Organización Mundial de la Salud -2005- la considera como algo más que la ausencia de la enfermedad; es un estado de bienestar en el que la persona se realiza y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad”, remarcó Susana.

“Por ello es que la salud mental en un deportista forma parte de uno de los pilares fundamentales sobre los que descansa el rendimiento deportivo y su bienestar en general. A ella la acompañan otros pilares fundamentales que son el entrenamiento físico y táctico, una adecuada alimentación y un óptimo descanso”, agregó.

Susana cuenta con una amplia experiencia en atletas de alto rendimiento, por lo que es consciente del daño que puede causar el fracaso. “En primera instancia siempre me gusta hacer saber a los deportistas que el fracaso se da solamente cuando alguien deja de intentar lo que se propuso y que mientras sigue preparándose y  esforzándose no va a pasar”.

“Por otro lado, buscamos poner el foco en los objetivos de rendimiento, los que tienen que ver con el crecimiento en su performance deportiva que son sobre los que el deportista tiene control y no en los objetivos de resultado que dependen de otros factores como árbitros, jueces, rivales, condiciones del clima e instalaciones de competencia”, aseveró Trinidad.

Complemento y estrategias

En otros tiempos la psicología no era una herramienta para los deportistas élite y hasta se la subestimaba. Hoy la historia se escribe con otros tintes y se puede afirmar que es el complemento necesario para alcanzar el éxito.

“Sabemos que es un área nueva, poco conocida para muchos. Pero el deportista que hace preparación mental después ya no la ve como innecesario”, amplió Susana, quien además se refirió a las estrategias para promover su delicado trabajo.

“La promoción del bienestar mental puede abordarse desde diferentes estrategias: fortaleciendo el papel de los deportistas y de los equipos deportivos, reduciendo las barreras estructurales para obtener una buena salud mental y mejorando la calidad del entorno físico”.

“Es fundamental que el psicólogo del deporte se adapte a las necesidades del entrenador y de los deportistas, por tanto es imprescindible la formación del profesional no sólo en psicología del deporte sino también en el deporte en el que se trabaja”, ahondó Susana, despejando cualquier tipo de subestimación hacia su trabajo.

“Hay que conocer muy bien la disciplina en la cual se desarrolla la función, conocer el reglamento y el lenguaje que se utiliza, como así también los códigos que circulan en el mismo. Por lo tanto, el consultorio de los psicólogos del deporte es amplio: puede ser una cancha, un vestuario, un bote, el río, una grada… allí donde el deportista o el entrenador trabajan”, agregó.

El manejo del autoestima

El deportista no solamente tiene que estar preparado para asumir la derrota sino que también debe convivir con el éxito. Para Trinidad la clave de ‘mantener los pies sobre la tierra’ es un óptimo nivel de autoconfianza.

“Esto se construye tras la interpretación que las personas van haciendo de sus propias experiencias”.

“El atleta con exceso de autoconfianza subestima la situación y así disminuye el esfuerzo. También confunde la realidad con lo que le gustaría que fuera, no acepta críticas del entrenador y no muestra interés por mejorar”, ahondó Susana para luego cerrar con una comparación:

“El esfuerzo del deportista con un bajo nivel de autoconfianza se ve perjudicado debido a que todas las variables características de la autoconfianza están disminuidas y no cree poder lograr algo”.

“En cambio, un deportista con un nivel óptimo de autoconfianza establece metas realistas basándose en el propio esfuerzo y en sus habilidades. Es decir que cree que lo puede lograr y se esfuerza  para ello sabiendo que no tienen inmunidad contra los errores, por lo contrario, los afrontan de forma constructiva”.

Puntos a trabajar

Motivación, planteamiento de metas claras y realistas.
Autoconocimiento y autopercepción.
Autoconfianza y autoestima.
Concentración, atención, liderazgo y comunicación.
Manejo del estrés y ansiedad, de competencia y presiones.
Autocontrol y manejo de la agresividad.
Manejo de las emociones.
Aptitudes y habilidades para el trabajo en equipo.
Prevención y recuperación de lesiones.
Proyecto de vida del deportista.
Detección de situaciones de riesgo.
Prevención en cuestiones de índole vital y social.

 

Informe de domingo

Salud mental, complemento necesario

Entre la piel del basquetbolista y la mentalidad del psicólogo

“Hay muchos clubes que ya trabajan con psicopedagogía”

“Lo mental es el 50 por ciento, hay que hacer mucho hincapié ahí”

“El atleta con exceso de autoconfianza subestima la situación”

Cuando las expectativas juegan una mala pasada

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?