Un secuestro que lleva a 20 años

El 21 de septiembre se cumplirán 20 años del secuestro del estudiante de abogacía en Corrientes. Nuevos datos en Paraguay reactivaron una causa judicial y derivaron en excavaciones. Voces y detalles de la pista misionera
domingo 10 de septiembre de 2023 | 6:08hs.
Un secuestro que lleva a 20 años
Un secuestro que lleva a 20 años

Juan Nóbile (56) es docente y antropólogo y desde hace más de 20 años es integrante del prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense. En una entrevista con El Territorio en diciembre del 2020 relató cómo es el momento en que se comunican a los familiares de víctimas de la última dictadura militar que sus restos han sido identificados.

“Para nosotros, si bien trabajamos cotidianamente, no deja de ser emotivo. Cuando se identifica y poder comunicarlo te genera una emoción muy profunda. Hay familiares que hace ya 42 o 44 años que están buscando a su familiar y cuando se les da la novedad obviamente que es un proceso muy emocionante”, expresó.

Es que en todas las culturas del mundo se necesita saber qué pasó con ese ser querido, más allá de tener el cuerpo, tener un lugar donde recordarlo, una tumba. Por eso ese reencuentro se puede resumir en un abrazo: “Cuando uno le entrega los restos, la actitud corporal de los familiares es abrazar. Eso es lo que llamamos el abrazo que quedó pendiente y que de alguna manera se concreta en ese momento”, amplió el científico.

Christian Schaerer (21) fue secuestrado en democracia, el 21 de septiembre de 2003 a las 23.30, cuando llegaba a su casa del barrio Las Tejas en la ciudad de Corrientes. Justo antes de ingresar, su coche fue interceptado por cuatro delincuentes que lo subieron luego a un Duna blanco.

Pompeya Gómez, su madre, estuvo presente en los dos juicios e incluso visitó en la cárcel a los detenidos .

El derrotero de ese joven estudiante de abogacía fue el mismo infierno y constituye el secuestro extorsivo más largo de la historia criminal argentina. Este hecho se reconstruye con los trasfondos más oscuros, con pagos millonarios de rescate, el recorrido por diferentes países, con dos de los delincuentes argentinos más importantes de la historia y dos juicios que acabaron con altas condenas.

Sin embargo, tras dos décadas, aún no hay un cierre. Y en virtud de los 20 años transcurridos El Territorio vuelve a hacer un repaso histórico de un caso que tiene estrecha relación con Misiones, pero que no deja de estar vigente. Como no hay evidencia de qué le sucedió, para la Justicia Christian sigue secuestrado.

En septiembre del 2018, “en base a nuevos datos y pruebas incorporados en la investigación por el secuestro del joven”, Gendarmería Nacional, la Policía de Corrientes y la Policía Federal de Brasil hicieron excavaciones en el río Uruguay, en la frontera de Paso de los Libres con Uruguaiana, Brasil.

Fueron ordenados por la Fiscalía Federal Uno de Corrientes y la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), a cargo de los fiscales Flavio Ferrini y Santiago Marquevich. Esa fue la última novedad de relevancia en el país luego de la detención de los principales implicados en el caso, Horacio ‘Potrillo’ Maidana (62) y Rodolfo ‘el Ruso’ Lohrmann (58) en Portugal, informada en febrero del 2017. Llevaban 14 años prófugos por el hecho.

Sin embargo, un nuevo testimonio abrió las expectativas en Paraguay, dándole nuevamente solidez al presunto paso por Misiones del joven estudiante, que para su familia está más que confirmado. Un hombre que escuchó a Juan Pedro Schaerer (70) -el padre de la víctima - en una radio de Asunción en septiembre del año pasado decidió comunicarse con él y aseguró saber donde habían sepultado al joven estudiante.

Es así que se reactivó la causa judicial en el vecino país y se realizaron excavaciones en búsqueda de sus restos en un descampado de San Pedro del Paraná, a unos 100 kilómetros de Posadas.

“Estamos ante informaciones reveladoras que se encuadran exactamente con el hecho y hoy nos posicionan en este nuevo inicio de la investigación”, dijo entonces la abogada de la familia, Noelia Núñez. Luego se confirmó que esas búsquedas resultaron infructuosas, aunque la pesquisa sigue.

“Es la herida abierta que tenemos toda la familia, que tenemos su mamá, yo, sus hermanos, sus tíos, sus parientes. La herida abierta es que no hemos podido encontrar el lugar dónde está, un lugar puntual donde cualquier persona va y conmemora un ser querido.  Esa es la herida que tratamos de cerrar cada vez que hay una pista, cada vez que hay un dato”, reflexionó Juan Pedro, consultado para este informe.

Él y Pompeya Gómez, la mamá, han trabajado incansablemente para llegar a la verdad. Saben cada detalle de la causa, con fechas, lugares y circunstancias. No dejarán de buscar “el abrazo que quedó pendiente”.

 

Informe de domingo

“Es una herida que tratamos de cerrar cada vez que hay una pista”

Una detención, una entrevista radial y el nuevo testigo

"Hay esperanzas para hallar los restos y a los responsables"

El relato de testigos que afirman que el joven estuvo cautivo en Misiones

El pago del rescate y la hipótesis del fin del dinero

El organigrama criminal y las condenas a los implicados

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?