domingo 05 de diciembre de 2021
Cielo claro 26ºc | Posadas

Otros dos ya fueron ubicados

Los misioneros que figuran entre los más buscados de Interpol

De más de 400 argentinos que aparecen en el listado público, al menos doce son misioneros. Narcotráfico, abuso y homicidio, los delitos más recurrentes

domingo 04 de julio de 2021 | 6:05hs.
Los misioneros que figuran entre los más buscados de Interpol
Osmar Márquez, uno de los detenidos y extraditados en 2016.
Osmar Márquez, uno de los detenidos y extraditados en 2016.

“Se emiten notificaciones rojas sobre fugitivos buscados para su enjuiciamiento o para cumplir condena. Una notificación roja es una solicitud a fuerzas del orden de todo el mundo para localizar y detener provisionalmente a una persona en espera de extradición, entrega o acción judicial similar”.

El enunciado marca la bienvenida a la base de notificaciones rojas públicas de Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal), un organismo intergubernamental creado en 1923 y que actualmente cuenta con 194 países miembros.

El ingreso a esta ventana pública en la red es como hacer un tour criminal. Allí se condensan 7.672 rostros, datos filiatorios y prontuarios de personas de todo el mundo que, por diversos delitos o circunstancias, hoy tienen sobre sus espaldas una alerta roja que puede activarse en cualquier parte del planeta y marcar el fin de su -aunque clandestina- libertad.

En ese listado de personas fugitivas, hay más de 400 argentinos y al menos 12 de ellos son misioneros. Los oriundos de la tierra colorada que aparecen en el registro público de Interpol son todos hombres y tienen entre 21 y 62 años. Siete de ellos son buscados por delitos de narcotráfico, otros cuatro por casos de abuso sexual y el último por homicidio.

Uno de los últimos en ingresar al sistema fue Hernán Mareco (25), quien es requerido por el Juzgado de Instrucción Dos de Jardín América en el marco de una causa por abuso sexual en perjuicio de una joven 19 de años.

El hecho fue denunciado el 5 de septiembre del año pasado. La víctima narró que esa madrugada ella estuvo con una amiga en un bar de Jardín América, hasta que a las 3 fueron buscadas por dos muchachos. El plan consistía en acudir a un “after” del cual habrían participado más personas.

Las dos amigas permanecieron en dicha reunión social, hasta que comenzaron a sentirse mal. La primera de ellas se retiró del lugar por su cuenta, mientras que la víctima se quedó hasta las 5.30, cuando uno de los organizadores del evento (ilegal por las restricciones de la emergencia sanitaria por Covid-19) se ofreció a llevarla hasta su casa, ubicada prácticamente en la misma zona.

De esa forma, la muchacha fue llevada hasta su casa por los mismos dos jóvenes que horas antes la habían pasado a buscar por el bar. Por el camino, la víctima comenzó a sufrir un malestar e incluso aseguró que llegó a perder el conocimiento.

En su denuncia, la joven dejó asentado que desde ese momento no recuerda más nada de lo sucedido, hasta horas del mediodía, cuando se levantó y se encontró desnuda sobre su cama, con moretones en el cuerpo y el interior de su vivienda desordenada.

Tras de la denuncia, la Justicia dispuso la detención de los sospechosos identificados como Gianluca G. (20) y el mencionado Mareco. El primero de ellos fue detenido y procesado poco después, el segundo pidió una eximición de prisión que en su momento fue rechazada y hasta hoy nada se sabe de su paradero.

Otro misionero que registra un pedido de captura internacional es Luis Nolberto Lovera (44), un escurridizo delincuente que a fines de julio escapó de una dependencia de la Prefectura Naval Argentina (PNA) de Puerto Pinares (Eldorado). Todo indica que pudo haber huido hacia Paraguay.

El implicado era miembro de la denominada Banda del Norte, una organización familiar dedicada al tráfico internacional de drogas que operaba desde Wanda y que fue desbaratada en 2016, aunque su detención se demoró hasta 2019 ya que había logrado escabullirse de los distintos procedimientos ejecutados. Cuando por fin lo detuvieron, duró poco y nada tras las rejas y ahora, nuevamente, figura entre los más buscados de la provincia.

En similar situación se encuentra Carlos De Almeida (25), un joven que en noviembre de 2018 había sido detenido en una causa por transporte de estupefacientes en el paraje Cruce Caballero y que febrero del año siguiente logró escapar del Escuadrón XII de Gendarmería en Bernardo de Irigoyen donde estaba alojado. La hipótesis más firme es que huyó hacia Brasil.

Al navegar entre notificaciones, también se puede encontrar a Paulo Roberto González (62), un hombre que -según su ficha cargada en Interpol- es oriundo de la localidad misionera de San Javier, pero es requerido por la Justicia bonaerense en el marco de una causa por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa en concurso real con homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

El caso en el que González aparece involucrado sucedió el 22 de junio del año pasado, en González Catán, provincia de Buenos Aires, y el portal Infobae consignó que el hecho se dio en el marco de una pelea vecinal.

En aquel entonces, el misionero, que en esa zona era pastor evangélico y era conocido como “el viejo paraguayo”, presuntamente discutió con un vecino que previamente había tenido un conflicto con su hija y al intentar vengar esa situación lo atacó con una escopeta, pero el disparo terminó impactando en la esposa del hombre, Fabiana Carolina Pérez (23), que falleció poco después.

Del resto de los prófugos, la gran mayoría tiene cuentas pendientes por la Justicia (tanto local como de otras provincias) por hechos vinculados al transporte de estupefacientes, mientras que además de Mareco hay otros tres sujetos buscados para responder en expedientes por abuso sexual que se tramitan en juzgados de Eldorado y Posadas.

Alertas cumplidas

Además, al aplicar el filtro “Misiones” en el buscador aparecen otro dos nombres cuyas alertas ya fueron cumplidas. Una se corresponde a Edgar Sandoval “Pampi” Ortiz (25), de doble nacionalidad, quien en su momento era buscado por el homicidio de un compatriota en Puerto Iguazú.

El joven fue detenido en Paraguay a fines de 2020, donde lo involucran ni más ni menos que con un cuádruple homicidio, y en Argentina debe responder por el crimen de Diego Armando Ruiz Díaz Sánchez (27), cometido a fines de 2019 en el barrio Las Palmeras de Iguazú.

Otra alerta roja sobre un misionero que se cumplió hace poco pesaba sobre Ricardo M. (42), oriundo de Concepción de la Sierra e implicado en una causa por abuso de menores. El hombre fue uno de los ocho detenidos durante una redada efectuada en Misiones en marzo de este año por parte de la Policía Federal Argentina (PFA) y la Policía provincial.

Quienes también supieron estar entre los buscados de Interpol, por ejemplo, fueron el represor devenido en locutor Carlos Luis Carvallo (66) y Osmar Márquez (51). El primero de ellos fue detenido en 2018 en Posadas y posteriormente condenado en Entre Ríos a 12 años de prisión. El segundo fue capturado en 2016 en Santa Rita y luego extraditado a Brasil ya que su captura había sido solicitada por la Justicia de Brasilia. 

 

Informe de domingo

A la caza de los fugitivos

El Comando Tripartito y su rol clave en materia de seguridad

Los misioneros que figuran entre los más buscados de Interpol

“La situación de cada prófugo depende de su respaldo económico”

El programa Buscar, herramienta clave para la difusión de procurados

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias