Caminaban kilómetros hasta la escuela

Mediante trabajo voluntario, niños mbya cuentan con un edificio escolar

Fue construido por la Fundación Pibes en la aldea Curupaity de San Pedro. Esperan que se convierta en aula satélite
sábado 09 de enero de 2021 | 7:36hs.
Mediante trabajo voluntario, niños mbya cuentan con un edificio escolar
Mediante trabajo voluntario, niños mbya cuentan con un edificio escolar

Los niños y niñas de la comunidad aborigen Curupaity de San Pedro celebran la finalización de obra del edificio escolar, construido mediante el interés y compromiso social de la Fundación Por Igualdad Bienestar, Educación y Salud (Pibes), junto a la biblioteca Palabras del Alma, de Buenos Aires. Estas entidades llevan adelante varios proyectos en beneficio de los pueblos originarios de la provincia.

Desde hace mucho tiempo que los habitantes de esta comunidad mbya luchan para contar con un sistema de educación adaptado a sus realidades y cultura, siendo este proyectó un logro significante para todos ellos.

La fundación Pibes se fundó en 2008, en Buenos Aires, por iniciativa de dos amigos de la infancia, Esteban Charpentier y Pablo Stalman, y luego de intervenir en otras provincias, en 2014 llegaron a Misiones con el objetivo de ayudar, junto a la biblioteca Palabras del Alma, a distintos lugares, siendo las comunidades aborígenes las beneficiadas con este tipo de acciones solidarias. En estas visitas notaron lo difícil que resulta para algunos niños mbya acceder a la escuela. Entre los factores que influyen, están las condiciones o carencias edilicias, falta de docentes y comunicación terrestre.

En el caso de San Pedro, llegaron luego de realizar una intervención en la aldea Puente Quemado I y II, donde la necesidad tenía que ver con la falta de un puente; los niños debían atravesar por un arroyo de caudal considerable. Después de 30 años, la fundación, con la ayuda de manos misioneras, construyó el puente y llevó adelante otras tres obras dentro de la aldea.

La aldea Curupaity de San Pedro se encuentra a más de 30 kilómetros de la zona urbana por lo que la comunidad necesitaba un nuevo edificio escolar. La pandemia impidió la asistencia presencial a clases, pero no así la voluntad de mejorar la calidad educativa de los niños que deben caminar por unos siete kilómetros a fin de asistir a la Escuela 780. La idea es que las autoridades del Consejo General de Educación de Misiones designen docentes y allí funcione un aula satélite.

En el mencionado asentamiento aborigen, previamente la ONG Escuela de la Selva había construido un edificio que resultaba insuficiente para la cantidad de alumnos que habían. Por ello, el nuevo espacio inaugurado de manera informal por el momento, fue recibido con enorme alegría por parte de los integrantes de la comunidad aborigen y los voluntarios.

“Llegamos para ayudarles a que tengan mayor consistencia en su educación, acoplando las cosas positivas de la nuestra y generar igualdad de oportunidades así como cualquier otro argentino, que cuenten con los conocimientos básicos y salud, educación y todo lo que aporte a sus conocimientos que ya son muy ricos. Es muy grato poder ayudarlos”, indicó Esteban Charpentier, presidente de la fundación Pibes.

El nuevo edificio mide unos 70 metros cuadrados, cuenta con ventanas en todas las paredes, doble puertas que permiten la cómoda circulación y cuenta con sanitarios. Con este espacio y el construido por la ONG, la aldea cuenta con dos edificios, por un lado estarán los niños aprendiendo y por otro la biblioteca donde además los padres podrán utilizar el lugar para capacitaciones,  reuniones o alguna otra actividad.

Las intervenciones realizadas por la mencionada fundación fueron posible mediante las donaciones de varias personas y la venta de dos libros que editó la Fundación Pibes. Se tratan de dos antologías de poesías de la cual participaron más de 300 poetas de distintas partes del mundo. 

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?