jueves 29 de febrero de 2024
Tormenta con lluvia ligera 24ºc | Posadas

Clásico Intenso: Real Madrid y Atlético rescatan un punto cada uno

Generalmente, los clásicos son encuentros trabados que se definen por detalles. No se trata de qué equipo impone de mejor manera su idea -o, por lo menos, no es la prioridad-, se trata de que los jugadores estén atentos a cada jugada, porque un error puede ser crucial y puede definir el marcador, pero, sobre todo, el historial. Esto mismo le ocurrió al Real Madrid en el derbi madrileño frente al Atlético Madrid: tenía el triunfo en el bolsillo y, debido a una distracción, se quedó con un mísero

lunes 05 de febrero de 2024 | 15:00hs.
Clásico Intenso: Real Madrid y Atlético rescatan un punto cada uno

Generalmente, los clásicos son encuentros trabados que se definen por detalles. No se trata de qué equipo impone de mejor manera su idea -o, por lo menos, no es la prioridad-, se trata de que los jugadores estén atentos a cada jugada, porque un error puede ser crucial y puede definir el marcador, pero, sobre todo, el historial. Esto mismo le ocurrió al Real Madrid en el derbi madrileño frente al Atlético Madrid: tenía el triunfo en el bolsillo y, debido a una distracción, se quedó con un mísero punto en el último minuto.

La paridad se marcó desde el minuto uno del primer tiempo. Ambos buscaban llegar al arco rival sin mucha creatividad y se volvían previsibles para su rival, por lo que las ocasiones claras se contaban con los dedos de una sola mano. De hecho, la apertura del marcador por parte de Brahim Díaz surgió a partir de una serie de malos rechazos por parte de los Colchoneros, que le permitieron al joven español encontrarse frente a la existencia del esloveno Jan Oblak con la pelota colocada para ser rematada, como si de un penal en movimiento se tratase.

Ya con la ventaja a su favor, a los Merengues no les preocupaba generar poco peligro. Se enfocaron en anestesiar los flujos de juego del Atlético, anulando por completo al francés Antoine Griezmann y evitando el tráfico de los carrileros. Y les funcionó a la perfección: como sus asociaciones por dentro eran bastante erráticas, el Aleti se limitó a lanzar centros para que rematara Álvaro Morata o algún volante que se incruste en las cercanías del arquero Andriy Lunin.

El complemento contuvo la misma tónica. Primaban los pocos desequilibrios individuales y las jugadas prometedoras eran resueltas de la peor forma posbile. Lo que sí aparecieron fueron las polémicas arbitrales, con un gol anulado a Stefan Savic por un claro offside de Saúl Ñiguez y un penal no cobrado para el conjunto blanco, donde el propio Savic se llevó puesto a Jude Bellingham cuando este corría un balón lanzado por Toni Kroos.

Igualmente, aquella polémica con Bellingham no alteró en ningún momento a los dirigidos por Carletto, que estuvieron calmos hasta el final del encuentro gracias a la figura descollante de Kroos, quien se hizo dueño y señor del juego. A su vez, los hombres del Cholo estaban sumergidos en un absoluto nerviosismo, que les impedía crear peligro de otra forma que no sea mediante centros.

Atlético de Madrid rescató un punto frente al Real Madrid. 

Todo el Santiago Bernabéu pensaba que la victoria se consumaba. Desde Ancelotti, hasta los hinchas de la última bandeja del monstruoso estadio. Sin embargo, los futbolistas se olvidaron que estos enfrentamientos se definen por detalles y, a los 93 minutos, permitieron que hayan dos cabezazos en el área propia: primero Memphis Depay y después Marcos Llorente, ex jugador merengue que clavó el balón en el ángulo derecho de Lunin.

Por desmesurada confianza o excesiva inocencia, al Madrid (58 pts) se le escapó una victoria que le hubiese permitido alejarse del Girona (56 pts), su actual escolta. Tal vez, cuando el DT italiano analice el duelo, no encuentre fallos colectivos imperdonables que expliquen la igualdad con su clásico rival. A veces, el fútbol puede resumirse a una jugada aislada o, simplemente, a una cabeza...

El partido de los argentinos

Ángel Correa entró en el segundo tiempo. 

Rodrigo de Paul ha sido el único argentino que arrancó como titular en el equipo del Cholo y, si bien lanzó algunos buenos pases a las espaldas de los defensores rivales, lo cierto es que no pudo demostrar su intensa presión o sus buenas asociaciones con Griezmann ya que Ancelotti dispuso una formación con cuatro mediocampistas, que impedían la libre circulación por el centro del campo.

Mientras tanto, Nahuel Molina y Ángel Correa ingresaron en el segundo tiempo, pero no pudieron hacer mucho. El lateral derecho se proyectó sin generar mucho peligro, lanzando algunos centros imprecisos. Por su parte, Angelito tampoco logró generar volumen de juego, aunque le otorgó un buen pase a Griezmann, que remató con un excepcional taco dentro del área. Pero Lunin se encontraba bien posicionado para evitar el golazo del francés.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias