sábado 02 de marzo de 2024
Cielo claro 26.7ºc | Posadas

Su mano de obra cuesta de 500 a 600 pesos por cada balón

El trabajo artesanal de Chimi les vuelve a dar vida a las pelotas

Hace más de 20 años que Héctor Yavorsky arregla balones de fútbol en su taller de la avenida San Martín casi Chacabuco. Una tarea que ya tomó gran trascendencia

domingo 27 de agosto de 2023 | 6:05hs.
El trabajo artesanal de Chimi  les vuelve a dar vida a las pelotas
“Fui aprendiendo, porque las pelotas fueron cambiando con el tiempo. Hay cosidas y termoselladas”. Foto: Víctor Hugo Paniagua
“Fui aprendiendo, porque las pelotas fueron cambiando con el tiempo. Hay cosidas y termoselladas”. Foto: Víctor Hugo Paniagua

Su nombre es Héctor Rubén Yavorsky (55), pero todos lo conocen como ‘Chimi, el arreglapelotas’. Chimi es uno de los personajes pintorescos con los que cuenta la ciudad de Posadas, ya que quienes suelen transitar por la zona de avenida San Martín en su intersección con Chacabuco lo suelen ver haciendo lo que más sabe, lo que ama hacer y lo que le da felicidad a muchos niños: reparar pelotas de fútbol. Volver a darle vida al esférico es una tarea casi artesanal que realiza hace más de 20 años.

“Esto lo aprendí cuando trabajaba en una casa de deportes que se llamaba El Deportista, ese fue mi primer trabajo y uno de mis compañeros me enseñó a arreglar pelotas”, recordó Chimi en diálogo con El Territorio mientras arreglaba uno de los tantos balones que tiene en su taller sobre la avenida San Martín.

“Antes el que se encargaba de arreglar las pelotas era el bicicletero o el zapatero, pero eso fue desapareciendo. Hoy en día creo que soy uno de los únicos que se dedica a esto. Fui aprendiendo, porque las pelotas fueron cambiando con el paso del tiempo. Hay cosidas y también hay termoselladas”, comentó.

En el contexto actual de la situación económica del país, el trabajo que hace Chimi toma mayor relevancia debido a que cada vez son más los que eligen reparar una pelota usada antes que salir a comprar una nueva.

Hoy en día una pelota de mediana calidad puede costar entre 6 mil y 13 mil pesos, mientras que otros modelos más sofisticados se ubican por encima de los $20 mil y pueden ir hasta los $50 mil, según la marca y la calidad del producto.

Si se busca algo más económico, pero también de más baja calidad, en el tradicional Mercado Modelo La Placita o en La Placita del Puente se pueden conseguir pelotas a partir de los 3.000 pesos. Ante este escenario, Chimi gana cada vez más terreno porque él cobra por su trabajo entre 500 y 600 pesos según la pelota, lo que representa una verdadera diferencia económica al momento de elegir entre comprar una nueva o restaurar la que se tiene.

“Me traen pelotas del club Mitre, de Guaraní, de El Brete, de Acefa, de las canchas del Hipódromo, de la Liga Posadeña, de La Terraza Fútbol 5. Tengo una gran cantidad de clientes. También la gente del barrio, los chicos”, relató Yavorsky, quien por la mañana trabaja en el Mercado Concentrador y por las tardes, entre las 16 y las 20, se pone el traje de salvador de pelotas y hace lo que más le gusta.

Chimi dijo que por día puede llegar a arreglar entre cinco y seis pelotas y lo que gana por ese trabajo le representa una gran ayuda económica. “En mi trabajo actual no estoy bien económicamente y esto compensa”, explicó. Siempre con los colores auriazules de fondo, Chimi muestra con orgullo su fanatismo por Bartolomé Mitre y por Boca. “Para mí la pelota es todo y sé que para los chicos también”, valoró, reconociendo también que para él más allá de la ganancia económica lo importante es ver a niños felices por recuperar su ‘juguete’.

Hilo encerado, parches, pegamento y agujas son los elementos de Héctor. Foto: Víctor Hugo Paniagua

Con hilo encerado, parches, pegamento, agujas y sus manos, Chimi les da vida a pelotas que parecían perdidas, pero, sobre todo, les da alegría a los chicos que cuando ven picar la pelota saben que podrá volver a girar en el verde césped, en una canchita de tierra o en una de fútbol cinco.

Deporte circular La demanda de reparaciones y ajustes de bicicletas en tiempos de crisis Un círculo más que solidario al servicio de las cuatro rueditas La reparación de embarcaciones, una actividad que crece a paso firme Restaurador de raquetas y apasionado del tenis

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias