martes 20 de febrero de 2024
Cielo claro 25ºc | Posadas

Su tercer hijo fue ultimado a golpes y enterrado a orillas del Barrero

Mujer que asesinó a su bebé tuvo otros dos hijos que desaparecieron

Karina Dos Santos dio a luz a tres hijos: de los dos primeros no hay rastros y el tercero fue asesinado. Las sospechas de los familiares y las alertas que fueron subestimadas

domingo 26 de febrero de 2023 | 6:05hs.
Mujer que asesinó a su bebé tuvo otros dos hijos que desaparecieron
Héctor Dos Santos (37) y Karina Dos Santos (24) fueron declarados coautores del delito de homicidio calificado.
Héctor Dos Santos (37) y Karina Dos Santos (24) fueron declarados coautores del delito de homicidio calificado.

El 29 de septiembre del año pasado, Karina Beatriz Dos Santos (24), alias Micaela, fue condenada a prisión perpetua por el homicidio de su bebé, cuyos restos fueron hallados a orillas del arroyo Barrero. La misma pena alcanzó al progenitor de la criatura, Héctor Oscar Dos Santos (37), conocido como Correntino.

La mujer había sido detenida el 8 de enero de 2021 en averiguación de una serie de hurtos en General Alvear. Enseguida sus hermanas se acercaron a la Seccional Segunda de Oberá preocupadas por el estado del Oscarcito, de apenas cuatro meses de vida, a quien vieron por última vez el 6 de enero.

Ante la consulta de sus hermanas, Micaela primero dijo que dejó al bebé al cuidado de una vecina, aunque luego aseguró que lo dio en adopción. Más tarde acusó al progenitor de matar a la criatura.

Pero ante el Tribunal Penal Uno de Oberá volvió a cambiar de versión, deslindó de culpas a su ex concubino y mencionó que se trató de “un accidente”, que ella llevaba en brazos al pequeño cuando tropezó y cayó, lo que ocasionó su deceso.

Por su parte, el papá de Oscarcito guardó silencio durante toda la instrucción, pero en el debate se distanció de todo lo dicho por su ex y la culpó del homicidio.

“El bebé lloraba y ella le apretaba contra la teta y decía ‘callate, gurí de mierda’. Dios sabe que no miento”, aseguró.

En consecuencia, las contradicciones, los testimonios y pruebas recolectadas durante el proceso terminaron por destruir las endebles coartadas de los padres de la víctima.

En tanto, más allá de las terribles circunstancias del hecho, el juicio también echó luz sobre el pasado de Micaela y las serias suspicacias en torno a qué les sucedió a sus primeros dos hijos.

La peor sospecha

Así como a lo largo del proceso la mujer dio varias versiones sobre qué pasó con Oscarcito, nunca fue clara sobre el paradero de sus otros hijos.  

Apenas se confirmó que los padres del pequeño eran sospechosos de haberlo asesinado y sepultado a orillas del Barrero y desde el mismo entorno de Micaela reconocieron las dudas que tenían sobre el destino de sus primeros hijos, ya que incurrió en contradicciones sobre los motivos y lugares donde habrían desaparecido.

En diálogo con El Territorio, su hermana María mencionó que “del primer hijo que tuvo, contó que el Correntino lo mató; pero él, en cambio, dijo que vendieron esa criatura. En esa época vivían por Corrientes. Después de eso ella se fue a Buenos Aires. Al tiempo que volvió quedó embarazada, ya estaba por tener y un día apareció sin panza. Le preguntamos y dijo que había perdido la criatura porque él le dio una paliza”.

En tanto, si bien nunca ningún familiar denunció los supuestos hechos, en el juicio se citó el testimonio del padre del primer bebé que tuvo Micaela, quien hoy tendría 8 años.

Al respecto, en su alegato la fiscal Estela Salguero indicó que el hombre contó que “tuvieron un hijo, pero ella era muy violenta, muy mala. Le maltrataba mucho a nuestro hijo y una vez le quiso ahogar”.

En ese punto el relato se asocia a lo que declaró el Correntino sobre el homicidio de Oscarcito: “El bebé lloraba y ella le apretaba contra la teta y decía ‘callate, gurí de mierda’. Dios sabe que no miento”.

“Ella lo soltó en el agua”

Los dichos del papá del primer hijo de Micaela hicieron estremecer a la audiencia de la sala de debates, todavía sensibilizada con los detalles del homicidio de Oscarcito y la referencia al agua, otra vez.

Pero a diferencia de los familiares de la mujer, el padre de su primer hijo sí radicó una denuncia por maltrato al pequeño y el Juzgado de Familia le quitó la custodia de su hijo a Micaela. 

De todas formas, tal como recordó la fiscal Salguero citando el testimonio del hombre, después ella lo denunció “porque supuestamente quemé nuestra casa y por eso estuve detenido un mes. Pero los vecinos declararon que la vieron sacando y llevando las cosas a la casa del hermano, y que después prendió fuego nuestra casa”.

Si bien recuperó la libertad porque se probó que no provocó el incendio, el progenitor lamentó que nunca más vio ni supo nada de su hijo. Tampoco la familia de Micaela nunca tuvo certezas del paradero de la criatura, más allá de la supuesta adopción que mencionó sin exhibir ningún documento.

“Ojalá que haya dado en adopción a la criatura, pero no sabemos si fue así ni consta en ningún lado, por eso nos queda la duda. Son dos hijos desaparecidos y al tercero lo hallaron muerto. No sé qué creer”, reflexionó la fiscal graficando las dudas de muchos.

Lo cierto es que Micaela dio varias versiones sobre qué pasó con sus hijos. Del primero dijo que lo dio a una familia de Brasil, con el único detalle que la entrega se hizo a orillas del río. Pero antes había dicho que el Correntino lo mató.

Del segundo manifestó que tuvo un aborto espontáneo en un comercio, pero después cambió el relato y dijo que se cayó de un caballo.

Ya en el juicio, sobre el segundo hijo el propio Correntino dijo que “ella lo soltó en el agua”, una descripción siniestra que sembró más dudas sobre qué pasó con los hijos de Micaela.

Últimas horas de Oscarcito

El cuerpo sin vida del bebé fue hallado el 12 de enero de 2021 en una pequeña fosa a orillas del arroyo Barrero, en una chacra de Picada Lamadrid, en San Martín.

Precisamente, fue su madre quien ese día se quebró ante su hermana María y el oficial de Policía Lucas Medina y confesó que su hijo estaba muerto y sepultado, tras lo cual ella misma acompañó a las autoridades hasta el punto exacto donde hallaron los restos.

Carlos Rojas (39), agricultor de Picada Vasca, habría sido la última persona (además de los padres) que vio con vida a la criatura.

Contó que el miércoles 6 de enero encontró a la pareja robando sandías en su chacra. Al acercarse, la mujer se levantó y justificó su accionar diciendo que estaban con hambre.

“Yo agarré un palo, pero me frené porque vi al bebé. Estaba en el pasto, en estado deplorable. Estaba sucio, todo picado por mosquitos”, comentó.

“De ahí les acompañé hasta que salieron de la chacra y el bebé me miraba, y se sonrió todo el camino”, agregó sin ocultar su angustia.

Siguiendo la línea de tiempo, la testigo Beatriz Netzel (27) contó que el viernes 8 de enero se hallaba en su chacra de Alvear cuando la pareja llegó hasta el lugar, ya sin el bebé.

“Dijeron que estaban perdidos y querían llegar a San Martín, y me ofrecieron una radio por 1.500 pesos. La mujer me dijo que estaban perdidos, me pidió que llame a la Policía y se puso detrás de mí. Ahí el hombre dijo ‘si vas a llamar a la Policía, yo me voy’. Cuando él se retiró, ella empezó a llorar y me contó que él la maltrataba y la obligaba a estar en el monte”, declaró.

Además, indicó que en un momento Micaela le manifestó que estaba con los pechos cargados de leche porque tenía un bebé.

“Le pregunté dónde estaba el bebé y me dijo que le dio a una vecina. Le dije para ir a buscarlo, pero me respondió que en realidad le había dado en adopción a una chica”, agregó.


Confesión del crimen

Tras la intervención de la testigo Netzel, Micaela fue demorada en averiguación de algunos ilícitos.

En esas circunstancias, en los días posteriores su familia se acercó a la Seccional Segunda para interiorizarse de su situación y saber del bebé. Fue entonces que surgió el alerta.

El oficial Lucas Medina, quien al momento del hecho prestaba servicio en la Seccional Segunda, contó que Dos Santos ya estaba por ser liberada en la causa que la llevó tras las rejas, cuando de manera espontánea confesó el hecho.  “Estábamos con la hermana y en un momento se arrodilló y contó lo que había pasado. Dijo que estaban en una chacra privada y el bebé lloraba, entonces el padre lo alzó de los brazos, lo tiró al arroyo y se golpeó la cabeza contra una piedra. Ella lloraba y pedía perdón”, recordó el oficial. En tanto, mencionó que de no ser por el aporte de la progenitora, hubiera sido imposible hallar el cadáver.  “Estaba en un lugar inhóspito, por lo que sin ayuda de ella no hubiéramos encontrado el lugar. Ni olor emanaba”, precisó.

En su alegato, la fiscal Estela Salguero detalló las gravísimas lesiones que padeció la víctima: “Traumatismo de cráneo gravísimo con estallido de la calota craneal, acompañado de lesiones post mortem por aplastamiento torácico y craneal”.

“La autopsia habla por sí sola”, graficó en alusión a las fracturas de cráneo.  Indicó que los acusados eran ladrones y muy violentos. “Una hermana dijo que eran tal para cual”, subrayó.

En ese contexto, para la fiscal no hubo dudas sobre la autoría material del hecho y solicitó la máxima pena para los imputados. “Ambos mataron y sepultaron al bebé, si no, por qué iban a esconder el cadáver”, subrayó.

 

Informe de domingo

 

Infanticidios Entender para prevenir

“Los niños tienen derecho a vivir libres de todo tipo de violencia”

El sistema de protección y la escucha como un pilar clave

Posparto: proceso que puede generar ansiedad en las madres

Mujer que asesinó a su bebé tuvo otros dos hijos que desaparecieron

Niño de 3 años fue asesinado por su madre y padrastro en Brasil

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias