¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

El miércoles hubo unos 40.000 pases y para hoy se espera un número aún mayor

Intenso movimiento en comercios posadeños por compras navideñas

En la capital provincial se habilitaron todas las casillas para agilizar el tránsito y la fila fue menor frente a otros años. En Paraguay fue otra jornada caótica para el cruce
viernes 23 de diciembre de 2022 | 6:07hs.
Intenso movimiento en comercios posadeños por compras navideñas
Intenso movimiento en comercios posadeños por compras navideñas

La Navidad está a la vuelta de la esquina y, como ocurre cada año, el movimiento en el paso internacional San Roque González de Santa Cruz se intensifica, con el cruce desde Posadas a Encarnación y viceversa. En este contexto, volvió a repetirse una postal típica de estas fechas, de las largas filas para cruzar de uno a otro lado del Paraná.

Durante las primeras horas, en Posadas, el tráfico de automóviles llegó hasta el puente sobre la avenida Cabred y en horas del mediodía la cantidad de vehículos creció y llegó hasta la avenida Comandante Rosales, con hasta dos horas de espera.

En el afán de agilizar el cruce, se habilitaron todas las casillas tanto de ingreso como de egreso del país. Además de autos, también se contabilizaron micros provenientes de distintos puntos.

En Encarnación, por su parte, también se observó una extensa fila de autos paraguayos para pasar a la Argentina, en este caso, para efectuar compras de mercaderías en la antesala de las fiestas y de combustible, que resulta más económico.

Pero allí, el período de espera fue aún mayor, de cuatro horas en promedio en la carretera exclusiva para paraguayos.

De esta manera, el éxodo en la frontera por las fiestas arrancó y se espera que el pico se registre hoy, con una estimación de 50.000 cruces, entre turistas y aquellos que hacen Tránsito Vecinal Fronterizo (TVF), superando los números habituales que oscilan, en días normales, entre los 25.000 y 30.000 pases por día.

Ayer, hasta las 20, se reportaron  unos 19.000 egresos del país y 14.000 ingresos por el puente internacional, a lo que se sumaron unas 3.200 personas más que se movilizaron por medio del tren. Es decir, se registraron casi 37.000 cruces en la frontera, marcando el ritmo del tránsito del final del año.

Y en este sentido, no sólo el puente internacional exhibió la clásica postal de movimiento de vehículos, sino también el centro posadeño registró ayer una importante afluencia de compradores en la búsqueda de precios y de demanda de productos para el clásico presente de cara a la Nochebuena (más información en páginas 4 y 5).

Del lado argentino

Como se esperaba, arrancó el éxito festivo. El martes, la cantidad de cruces fue en ascenso, de 35.000 en total. El miércoles, el número creció a 40.000. Y ayer, el movimiento fue aún mayor y volvieron a observarse las largas filas para pasar a Encarnación, aunque la espera fue mucho menor comparada con el año pasado, cuando hubo colas por hasta 16 horas para pasar al vecino país (ver Página 4).

Cristian Castro, coordinador del Centro de Frontera de Posadas, dialogó con El Territorio y señaló que “hoy (por ayer) tenemos todas las casillas habilitadas tanto para ingreso como egreso, monitoreando la fila del lado argentino y con un operativo para agilizar el movimiento”.

En el marco del trabajo, un plan diseñado en conjunto con autoridades del Paraguay, se acordó que en el caso que la fila de vehículos alcance la altura del Zaimán, se iban a habilitar casillas de ingreso y que, por algunas horas, funcione como egreso para agilizar el paso, en el caso que fuera necesario.

“En todo momento estamos monitoreando y dialogando con Paraguay porque no podemos cerrar todas las casillas porque no hay que descuidar el ingreso”, comentó, al tiempo que acotó que el diálogo también apunta a evitar la formación de filas sobre el puente.

Recordó que habitualmente hay un cruce promedio de 30.000 personas, pero que ahora se incrementó ya desde el martes. Puntualmente, el miércoles hubo 40.000 cruces en total, de los cuales 37.300 se hicieron vía puente y 2.600 por el tren internacional.

“Es un gran operativo tanto con Encarnación como a nivel local, porque por ejemplo, hasta la bajada de la avenida Cabred colabora la gente de tránsito de la Municipalidad para ordenar el tránsito, y si llega hasta el Zaimán, con la Policía de Misiones”, precisó sobre la estrategia diseñada hace un mes, para evitar el colapso.

Indicó que, en este contexto, “hasta la bajada de la Cabred hay una espera de 40 minutos para pasar, mientras que hasta el Finito Gehrmann es entre 1.30 y 2 horas, y ya en el Zaimán serían entre 3 y 4 horas de espera”.

Castro recordó que para hoy se espera el pico de cruces, de unos 50.000 en promedio y que, en este contexto, “cambia el tipo de tráfico sobre el puente, ya que en la mayoría de los días el 80 por ciento del flujo representa el TVF, y ahora hay un incremento del movimiento turístico, de argentinos que eligen pasar las fiestas en Paraguay”.

“Hoy por hoy todos los organismos que trabajan en la frontera incrementaron el personal y se modernizó el sistema para el trabajo, incrementando el ancho de banda y por ejemplo Migraciones incorporó una lectora de DNI para facilitar la carga de datos. Lo mismo trabajó Paraguay”, añadió.

Del lado paraguayo

En Encarnación también se observó una extensa fila de vehículos para pasar hacia Posadas. En su mayoría, eran vehículos nacionales para abastecerse de mercadería y de combustible, consignaron a este matutino. Pero la fila y la espera fue aún mayor en este caso.

Al respecto, el concejal Andrés Morel manifestó que “siguen las filas e incluso son más largas que días anteriores, con una importante afluencia de personas que cruzan tanto por motivos familiares como también por motivos comerciales”. En este caso, para pasar desde Encarnación a Posadas, el promedio de espera llega hasta las cuatro horas.

“Las filas son muy largas y son varios kilómetros, que es algo que ocurre siempre. No había policía y se volvió a repetir eso gente que quiso adelantarse en la fila”, acotó.

Sin embargo, diferenció que “para el argentino que viene a Encarnación la espera no es tanta porque hay una fila exclusiva para los extranjeros, por lo que no tienen que esperar mucho tiempo. El mayor tiempo es para los nacionales, que sí deben esperar muchas horas para poder cruzar y comprar mercaderías y combustibles que son los que más económicos están en la Argentina”.

En este contexto, el miércoles en la Junta Municipal nuevamente se trató el tema de las largas filas en la avenida de ingreso a Encarnación, frente al Circuito Comercial. Sobre el encuentro, el edil comentó: “Se planteó que la policía local se haga cargo de esa zona, que es un sector muy conflicto, y que se intervenga porque hay un cruce de jurisdicción, ya que es una ruta internacional”. 

“Corresponde, por ser una ruta internacional, que intervenga la Policía Caminera, entonces pedimos que esté la policía municipal”, subrayó Morel sobre el pedido que fue elevado a la Municipalidad y que espera una pronta respuesta.

Desafío agilizar el paso

En cada fecha importante, cruzar el puente que une Posadas con Encarnación siempre representó un desafío agilizar el paso. En junio, la fila de automóviles llegó hasta el límite con Garupá en el acceso Sur. Representó entonces una tediosa espera para trasponer el viaducto. Llegó a implicar hasta 16 horas de espera del lado argentino y similares horas interminables del lado paraguayo.

En abril de este año, tanto en el puente internacional San Roque González de Santa Cruz como en distintos tramos del Acceso Sur a Posadas se vivieron momentos de tensión por el prolongado tiempo de espera para poder cruzar la frontera. En el intento de adelantamiento provocó accidente y hasta pérdida de vida.

En esta oportunidad, se estimaba hasta 50.000 cruces diarios. El miércoles llegó a 40 mil, lo que puede seguir incrementándose ante las proximidades de las fiestas de fin de año. El pico en los días feriados o de mayor actividad comercial,  ascendía a 32 mil como sucedió ayer.

El gran movimiento obedece al traspaso de compradores que cruzan hasta los comercios de Posadas en búsqueda de productos que resultan más baratos, como pasa con las naftas, harinas, aceites, vinos y artículos de limpieza.

Pero, al mismo tiempo, el volumen de usuarios del puente es porque llegan hasta la capital provincial para trasladarse hasta la Perla del Sur.

Para evitar inconvenientes a futuro, se espera duplicar la cantidad de casillas, a 22, con obras y próxima habilitación en marzo.

Del lado paraguayo, también tienen deudas pendientes para resolver la lentitud en el traspaso hacia el lado argentino.

Allí el obstáculo mayor para quienes buscan retornar al país es la falta de rutas alternativas en inmediaciones al puente, que provoca largas filas, desorden y horas de espera para cruzar.

Ayer el jefe de Migraciones de Encarnación, César Duarte sostuvo en diálogo con Itapúa Noticias que estiman mayor flujo entre hoy y mañana.

 No obstante, observó que el flujo hasta ahora es menor comparado a años anteriores, en especial antes de la pandemia. A su vez aclaró que la atención será normal durante las 24 horas y que se reforzará la atención durante la Navidad y Año Nuevo.


En cifras

30.000

El promedio de cruces diarios sobre el viaducto que une Posadas con Encarnación. Desde el martes el flujo creció y se ubicó por encima de ese número.

 

Expectativas y buenas ventas en comercios posadeños por últimas compras navideñas

Continúa la preocupación en Eldorado y Jardín América

¿Que opinión tenés sobre esta nota?