martes 29 de noviembre de 2022
Cielo claro 33ºc | Posadas

Valora sentirse últil para la comunidad

La médica generalista que se divide entre tres municipios para contener pacientes

Romina Martínez se desempeña en Salud Pública y cubre la demanda en Puerto Rico, Capioví y Ruiz de Montoya

domingo 02 de octubre de 2022 | 6:05hs.
La médica generalista que se divide entre tres municipios para contener pacientes
Martínez reside en Puerto Rico. Foto: Esteban González
Martínez reside en Puerto Rico. Foto: Esteban González

La posibilidad de poder trabajar y contribuir con la sociedad en diversas ocasiones implica tener que trasladarse de un municipio a otro con el fin de cumplir con las obligaciones y aunque cueste o genere cansancio, lleva consigo la satisfacción de poder ejercer la profesión que se eligió.

Un ejemplo de ello es la médica generalista Romina Martínez (33), oriunda de Santo Tomé, Corrientes, que reside en Puerto Rico desde hace cinco años. “Siempre me gustó Misiones, decidí estudiar medicina porque mi mamá era enfermera, estuve en contacto en este rubro y como conocía esta provincia, emprendí el viaje, me instalé en 2017 y empecé con la atención a pacientes”, contó a El Territorio sobre su inicio laboral en la tierra colorada.

La mujer se desempeña en Salud Pública y se reparte entre Puerto Rico, Capioví y Ruiz de Montoya. Por ello, organiza sus horarios de atención a los pacientes para no dejar de pasar tiempo con su hijo Lautaro.

La ajetreada agenda de la profesional de la salud empieza los lunes en el Caps Centro de Ruiz de Montoya, por la mañana, y el Hospital de Capioví, por la tarde.

Los martes se traslada por la mañana hasta el CIC de la ruta provincial 7 en Ruiz de Montoya y por la tarde al Caps San Antonio, en Puerto Rico.

Los miércoles se divide entre los Caps San Antonio y San Alberto, de Puerto Rico. Los jueves viaja hasta el Caps de la colonia Los Teales, en Jardín América, y el Hospital de Capioví, mientras que los viernes vuelve al Caps San Antonio y al hospital de Capioví.

“Movilizarse de una comunidad a otra tiene sus desventajas, por ejemplo, en lo económico y en el tiempo, porque requiere de una organización previa que se debe manejar semana a semana para trasladarme a los distintos lugares que debo atender”, sostuvo la médica.

Sin embargo, entiende que este esfuerzo tiene que ver con una realidad que viven muchos de los municipios de la tierra colorada, que por la falta de profesionales médicos y de especialistas, deben hacer malabares para no dejar sin atención a quienes la necesitan.

Entre las satisfacciones y dificultades, Romina contó situaciones que vive diariamente en su trabajo, aunque siempre trata de resaltar lo positivo.

“Es triste ver familias en situación de vulnerabilidad y las necesidades de las personas, habiendo pocos recursos para ayudarlos, pero también está lo positivo, que es poder sentirse útil cuando se puede hacer algo o simplemente escuchar al paciente”, compartió.

Al respecto, comentó que los pacientes valoran el cariño y la atención cordial que se brinda como profesional de la salud. “Primero hay que ser buena persona y después lo demás”, reflexionó.

Para concluir, Martínez mencionó los desafíos a futuro: “Tengo previsto quedarme en Puerto Rico con mi hijo, más adelante me encantaría hacer una residencia o posgrado. Todavía no tuve la posibilidad de hacerlo, pero sé que en algún momento lo voy a lograr”.

 

Médicos golondrina Desde Posadas hasta Irigoyen, un consultorio neurológico viajero Medicina itinerante: el pediatra que llega a los lugares más recónditos Entre el cansancio por los viajes y el esfuerzo por ir de pueblo en pueblo San Pedro: por falta de profesionales, pacientes tienen que ser derivados Estudiantes de medicina: entre la vocación y el peso de lo económico

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias