jueves 05 de agosto de 2021
Cielo claro 12.7ºc | Posadas

Es el subsecretario de Abordaje de las Adicciones de Misiones

Gustavo Marín: “No está permitido el uso recreativo”

Se debe diferenciar bien el uso medicinal del cannabis de su consumo recreacional que puede afectar a la salud, sostuvo y planteó que hoy los adolescentes le perdieron el miedo a la marihuana

domingo 11 de julio de 2021 | 6:04hs.
Gustavo Marín: “No está permitido el uso recreativo”
Marín dijo que la ley posibilita acceder a un producto medicinal seguro. Foto: Federico Gross
Marín dijo que la ley posibilita acceder a un producto medicinal seguro. Foto: Federico Gross

El cambio de paradigma de la criminalización de los usuarios de cannabis medicinal a contar con una legislación para la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados, y el autocultivo controlado, requiere que “la sociedad tenga acceso a información clara, científica y confiable”. Sobre el tema, expresó el doctor Juan  Gustavo Marín, titular de la Subsecretaría de Abordaje de las Adicciones del Ministerio de Prevención de Adicciones y Control de Drogas de Misiones.

“El uso recreacional no está dentro del contexto de la Ley 27.350 porque no está permitido el producto fumado”, remarcó el funcionario en una entrevista con El Territorio.

La Subsecretaría tiene a su cargo el Centro Asistencial Manantial, que brinda atención ambulatoria e internación a personas con consumo problemático y adicciones.

Con una mirada desde la prevención de las adicciones y la sensibilización sobre las consecuencias del uso de sustancias psicoactivas, el médico puntualizó que en la actualidad, “un eje en el que podemos situarnos es la ciencia, hoy las normativas permiten este camino hacia la obtención de un producto medicinal seguro y el control sobre sus componentes, es decir que tenga cannabidiol y no tenga tetrahidrocannabinol (THC) que es el componente psicoactivo que actúa en el cerebro y, que si tiene, que sea en muy bajas concentraciones”.      

En ese sentido, enfatizó que es importante especificar la diferencia entre el uso medicinal del cannabis y el uso recreativo y sus consecuencias en la salud. Además, advirtió que es fundamental que se comience con la capacitación a los profesionales que deben prescribir el uso del cannabis medicinal a sus pacientes.  

A partir de la ley que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis en epilepsia refractaria y su decreto reglamentario 883 de noviembre de 2020 que autoriza el autocultivo para estos fines, evidenció: “Vamos a poder saber si el aceite, ungüento u otro producto derivado del cannabis medicinal tiene cannabidiol y en qué proporción, estos estudios y controles van a posibilitar que las personas accedan a productos seguros sin el THC que genera adicción y daño”

¿Qué enfermedades se tratan hoy con cannabis?

Hoy en la investigación se trabaja en el tratamiento del Alzheimer, epilepsia, demencia, Parkinson, esclerosis múltiples, dolores crónicos, vómitos que no ceden con medicamentos comunes, patologías oncológicas, la anorexia en pacientes con HIV, es muy precisa la indicación que va a tener esta medicación, este producto medicinal cuando salga al mercado. Y lo que hace la ley y el programa es fabricar para que la gente que no tenga accesibilidad pueda acceder a esto.

Otra cosa que hay que dejar bien claro es que el cannabis medicinal es un producto que a nivel mundial se usa como cuarta o quinta línea de tratamiento para toda estas patologías, no es de primera instancia usar cannabis medicinal y no es de primera instancia usar cualquier cannabis medicinal. No es la panacea.

¿Cuánto porcentaje de THC puede contener un medicamento seguro?

Esta cuestión hay que dejar muy clara, porque a veces no se puede purificar solo cannabidiol y el producto viene con un porcentaje de THC, se sabe a nivel internacional que tiene que tener menos de 4 a 6% de THC para que no sea adictivo y que no tenga efecto psicoactivo, es decir que tenga los efectos beneficiosos del cannabidiol sin efectos adversos. 

¿Hay zonas grises entre el uso medicinal y el uso recreacional o existen límites bien definidos?

Legalmente no hay una confusión porque hablamos de cannabis medicinal como producto farmacéutico que pasa por muchos pasos y controles para llegar a la población en el tratamiento de algunas patologías. Y el uso recreacional no está dentro del contexto de la ley, porque no está permitido el producto fumado que es el que se usa recreacionalmente, hoy se ha potenciado a la planta para obtener mayores concentraciones de THC con lo cual es mucho más adictivo y mucho más tóxico en el corto y mediano plazo, que hace 50 años. En el uso recreativo no sabemos qué se esta consumiendo, qué contenido tiene de THC, entonces tampoco sabemos qué respuesta tendrá el cerebro.

¿Con qué síntomas o con qué cuadros llegan las personas a la consulta en el caso del consumo de marihuana?

La mayoría de la gente que viene al Centro Manantial tiene problemas familiares, no te dicen, eso sale en el trascurso de las consultas. Hay que llegar al trasfondo para poder trabajar en el consumo, en este caso de la marihuana tapa los dolores, los problemas. La mayoría que viene son  policonsumidores y la marihuana esta de por medio mezclada con otras sustancias ya sea alcohol, pastillas, cococaína y otras.

¿Qué sucede con los adolescentes y jóvenes y el consumo de marihuana?

La edad de inicio es de 12 a 14 años, y el porro está ahí al pie del cañón, está disponible en todos lados. En las encuestas de los últimos años se evidencia que todas las sustancias son accesibles, pero el tema es que los adolescentes le perdieron el miedo al consumo de marihuana. Y los adolescentes tienen un cerebro que no está maduro, hasta los 25 años recién madura el cerebro, y cualquier contacto con sustancias psicoactivas, que intevengan en el cerebro, van a alterar esa cabeza, el consumo tienen su efecto a corto y mediano y largo plazo. Incluso pueden hacer un brote psicótico, poner su vida y la vida de otros en riesgo.

¿Por qué dice que perdieron el miedo?

Las redes sociales y los medios de comunicación que dan esta información de que el cannabis es una plantita, es verde, es ecoamigable etcétera, no hablan de todo el resto del efecto dañino que produce. Es como que se naturalizó el consumo. Desde la prevención es una batalla épica que libramos frente a estos grandes laboratorios de información a favor del consumo. Pedimos a los adultos que se informen, que hablen con los adolescentes, en las escuelas, en las familias, porque no es verdad eso de “fumo un porrito y no pasa nada”, hay conexiones, funciones del cerebro que se pueden dañar.

Prestar atención
Inicio del consumo
El Centro Manantial tiene registro de casos de consumo en chicos desde los 12 y 14 años. La primera sustancia que prueban suele ser el alcohol. 

Factores
En la mayoria de los casos, detrás del consumo de marihuana y otras sustancias, se hallan problemas familiares. 

Signo de alarma
Los cambios de actitud en adolescentes y jóvenes, la agresividad, las llegadas tarde a la escuela, las faltas injustificadas, deben llamar la atención de los adultos.

Más tóxico
Marín advirtió que en la actualidad la marihuana tiene más concentración de THC, “es más adictiva y más tóxica y dañina  que en los años ‘70.

Manantial
El Centro Manantial, avenida Comandante Rosales 1648 de Posadas, atiende y acompaña de manera gratuita a personas de todas las edades, que tengan problemas de consumo y adicciones, el Whastapp es 3764-172783 y el teléfono fijo, 4456759.  

 

Informe de domingo

Producción local y la búsqueda de la posición industrial y mundial

La importancia de la calidad en materia prima

“Con mis propias manos y mucho amor yo cultivo la medicina de mi hija”

De droga prohibida a uso medicinal y fuente de trabajo

Legalizar para producir local

Gustavo Marín: “No está permitido el uso recreativo”

De tabú a industria

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias