sábado 27 de febrero de 2021
Cielo claro 22.1ºc | Posadas

En determinados puntos de la provincia, el movimiento todavía es mínimo

La noche se reactiva paulatina y cuidadosamente en la Tierra Colorada

En algunos municipios con más flexibilizaciones que en otros, la noche vuelve a tener presencia. Puerto Rico y Oberá solicitan mayor extensión horaria

domingo 21 de febrero de 2021 | 6:05hs.
La noche se reactiva paulatina y cuidadosamente en la Tierra Colorada
En Iguazú, la noche sobrevive con promociones, descuentos y otras alternativas que promueven el consumo. Foto: Norma Devechi
En Iguazú, la noche sobrevive con promociones, descuentos y otras alternativas que promueven el consumo. Foto: Norma Devechi

En la Tierra Colorada, paulatina y cuidadosamente, la noche vuelve a tomar protagonismo. Luego del parate y las restricciones, bares, discotecas y espacios de encuentro nocturno comienzan a retomar la actividad.

Con modificaciones edilicias, adaptaciones de espacios, promociones, habilitación de eventos en vivo y otras tantas alternativas que buscan atraer a público, el sector atraviesa un panorama aún difícil, aunque con mayor flexibilidades y posibilidades para la reactivación.

Iguazú sobrevive

Antes de la pandemia, la Ciudad de las Cataratas contaba con una gran variedad de bares -que funcionaban de lunes a lunes- y locales bailables que trabajaban al límite –durante los fines de semana-. Pero tal como ocurrió con todos los rubros, la emergencia sanitaria por Covid-19 afectó la actividad y muchos debieron mutar para volver al ruedo, como es el caso de los locales bailables. Con respecto a los bares, la mayoría comenzó a trabajar, aunque todavía no generen ganancias, ya que muchos de ellos no cubren los costos de funcionamiento debido a la falta de turistas.

“Sabemos que no hay fecha para la vuelta, es por eso que estamos invirtiendo en modificar la estructura edilicia. Estamos construyendo una terraza para aumentar la capacidad, antes entraban 1000 personas, ahora eso es imposible” indicó Ramiro Bareiro, propietario de un resto-bar, a El Territorio.

Por otra parte, la primera discoteca que se adaptó a los nuevos cambios en la ciudad fue Leblond, que por su edificio no debió realizar tantas modificaciones y trabaja todos los fines de semana con un DJ en vivo, con ambientación de disco, y mesas en toda la pista bajo la metodología de burbujas.

En tanto, los bares, la mayoría opta por atraer al público con promociones, shows en vivo, DJs y diferentes atractivos. Incluso en el centro de la ciudad la comisión de vecinos del barrio organiza una expo de emprendedores- una vez al mes- y transforma la vía publica en una peatonal que los favorece: “Cuando volvimos, lo pudimos hacer gracias al esfuerzo de todos, proveedores, dueños de locales y colaboradores. Fue muy difícil pasar de estar llenos todos los días a cerrar por tanto tiempo y después volver y tener dos mesas por noche. Teníamos una mezcla de sentimientos. Por un lado, la alegría del volver y por el otro la tristeza de que no había movimiento”, contó Guillermo Roibas propietario de NoNemesio.

Sobre el trabajo en conjunto con la comisión del barrio Centro, Roibas destacó que buscan la posibilidad de transformar la avenida en una peatonal todos los fines de semana y brindar así una opción más a los vecinos y turistas.

Eldorado se esfuerza para seguir

En la Capital del Trabajo, la actividad nocturna fue una de las más afectadas. “Al principio fue muy duro”, contó Horacio propietario de un comercio gastronómico. “Intentábamos defendernos con los deliverys pero no alcanzaba. Con el tiempo se fueron logrando horarios más extendidos, mayor presencia de gente en el negocio, y hoy por hoy hay mayor flexibilidad. A pesar de que está habilitado hasta las 3 nosotros casi siempre cerramos antes porque ya a partir de la medianoche disminuye el movimiento”, aseguró.

“Para las 1 de la mañana ya casi no circula gente. A veces no quedamos un rato más para vr si se activa, pero todavía es poco el movimiento”, coincidió por su parte Oscar, a cargo de otro local.

En tanto, las discotecas también fueron habilitadas, temporariamente, como bares y con una fuerte restricción del número de personas que pueden ingresar. Sin embargo, y aunque el movimiento no es igual al de antes de la pandemia, los jóvenes comenzaron a frecuentar estos tradicionales espacios de ocio.

Si bien, desde el municipio se autorizó la presentación de números en vivo en bares y restaurantes y se elaboró un estricto protocolo para esa posibilidad, no son muchos los lugares que se prestan para el servicio, ya que ello representa una minoría en la cantidad de clientes asistentes y son muchos los espacios que no cuentan con una gran estructura edilicia como para albergar tantas personas.

Oberá se reactiva

En Oberá, volver a trabajar en la noche fue un gran desafío.

“Empezamos a trabajar al mes y medio del parate. Fuimos uno de los primeros locales en trabajar y aplicar los protocolos”, indicó el empresario, Sergio Vallena, propietario de Malú Multiespacio, quienes fueron readaptándose al contexto actual para poder seguir en actividad.

El espacio cuenta con capacidad habilitada para atender a unas 180 personas, y el propietario aseguró que pudo mantener al personal de trabajo y también a los clientes.

 Además, destacó que la sociedad ya ha tomado conciencia sobre la importancia de las normas vigentes y las respetan. Por lo tanto, sería conveniente evaluar la ampliación horaria: “Creo que, haciendo burbujas sanitarias con todos los controles y responsabilidades exigidas, tenemos que pensar en implementar los bailes”. La flexibilización escalonada permitirá también desarticular reuniones clandestinas, aseguró.

Puerto Rico vive la noche

La actividad nocturna en Puerto Rico volvió a cobrar vida cuando desde la provincia se autorizó el protocolo de bares, restaurantes y heladerías. Inmediatamente los bares comenzaron a prepararse para volver a trabajar. Algunos, en menos de una semana ya estaban atendiendo, principalmente los que trabajaban con delivery y “take and go”. Otros, en cambio, demoraron un poco más, teniendo en cuenta que esta habilitación tomó de sorpresa a muchos.

Los boliches de la ciudad se reconvirtieron. Uno comenzó a trabajar como maxikiosco-para seguir manteniendo actividad económica- y otros dos mutaron a bares, aunque uno de ellos decidió cerrar sus puertas hasta que la actividad se normalice.

Pero sin lugar a dudas, el cambio más notorio fue el gran movimiento que generó la apertura de bares. Como nunca antes, estos espacios tuvieron éxito y aceptación por parte de un público que necesitaba recreación. Hoy, con el nuevo protocolo que incluye espectáculos culturales, la noche en Puerto Rico cambió notablemente, iniciando a las 19 para cerrar a las 3, y con los empresarios de la noche esperando a que se iguale a Posadas e Iguazú para poder trabajar al menos una hora más, convirtiendo la movida nocturna de la ciudad en un agradable atractivo para descubrir y disfrutar. 

 

Notas relacinadas

Bares protagonistas, juntadas en casa y el exilio del baile

Delivery de boliche: los jóvenes llevan la fiesta a domicilio

La noche se reactiva paulatina y cuidadosamente en la Tierra Colorada

La noche misionera: el desafío de reconfigurar nuevos hábitos

Responsables en formación y no irresponsables a refrenar

Retrospectiva de restricciones y conquistas que se cuidan como oro

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias