Ucranios en Apóstoles, el inicio de la colonización europea en Misiones

Viernes 20 de septiembre de 2019
Por Alfredo Poenitz

Por Alfredo Poenitz Historiador

El historiador apostoleño Esteban Snihur, de ascendencia ucraniana, ha escrito un par de décadas atrás un libro, considero definitivo, titulado De Ucrania a Misiones, sobre el origen de la Colonia Apóstoles con pobladores de Galitzia, provincia de la vieja Ucrania entonces parte del Imperio Austro-Húngaro.
En su obra,  Snihur se encarga de aclarar las diferentes hipótesis que se han planteado acerca del trayecto del grupo que finalmente recaló en Apóstoles el 27 de agosto de 1897. Aquellas versiones indican, por ejemplo, que esas pioneras familias colonizadoras de Misiones en tiempos del Territorio Nacional habían tenido como destino original los Estados Unidos, desde donde fueron rechazadas sin siquiera desembarcar. Lo que llevó a la empresa naviera a desviar al grupo hacia Buenos Aires. Snihur corrige esa versión indicando que los ucranianos que esperaban en el Hotel de Inmigrantes de Buenos Aires, su destino inicial en el país, habían llegado junto con decenas de inmigrantes de otras nacionalidades en un buque que tenía como destino prefijado el puerto porteño. Aclara allí que el transporte de inmigrantes de Europa a América Latina requería de la organización de una gran empresa comercial, que producía enormes dividendos a las empresas navieras. Cuesta creer que hayan hecho una excepción o cierta beneficencia buscando satisfacer los deseos de algún grupo de inmigrantes. 
Según Snihur, los galitzianos fundadores de la colonia Apóstoles no fueron los primeros en arribar a estas tierras del sur sudamericano. Entre 1895 y 1897 habían ingresado al Brasil unos 20.000 galitzianos (entre polacos y ucranianos). Algunos disconformes con las condiciones impuestas por el gobierno brasileño optaron por ingresar a la Argentina legalmente por el puerto de Buenos Aires. Desde allí algunos grupos fueron enviados a diferentes colonias del interior de la Argentina pero muchos regresaron a Buenos Aires a la espera de mejores destinos. Estando algunos de ellos en el Hotel de Inmigrantes en 1897, el jefe de la Oficina de Inmigración, don Juan Alsina, aparentemente muy preocupado por no encontrar destino a estos colonos, le escribe a su amigo Juan José Lanusse, gobernador de Misiones. En julio de ese año Lanusse informa a la Oficina de Inmigración que los campesinos ucranianos serían bienvenidos en Misiones, arribando así 14 familias al puerto de Posadas los primeros días de agosto de 1897. Durante unos días fueron alojados en un galpón contiguo a la capilla (hoy Catedral), frente a la plaza 9 de Julio. Frustrado un primer intento del gobernador de incorporar a estos grupos como trabajadores asalariados en los establecimientos ganaderos de la zona decidió Lanusse enviarlos a Apóstoles en una procesión de carretas cedidas por el gobierno territorial. Dice Snihur que “el 27 de agosto de 1897 las carretas se detenían frente al rancho de la comisaría y frente al monte de las ruinas, en el marco de un paisaje en el que se destacaban algunos ranchos dispersos…allí las carretas se detuvieron y los colonos pisaron la tierra prometida….”. Fueron recibidos por una comisión de funcionarios locales entre los que figuraban Bonifacio Alarcón, Bienvenido Ferreyra, Nicolás Torres, Víctor Navajas y Adolfo Pager. Se improvisó un campamento para los colonos, mientras se organizaba la concesión de lotes agrícolas para cada familia. Apóstoles desde el año anterior al arribo de estos inmigrantes había sido mensurada en su planta urbana y también en la vecindad rural. Fue un ensayo de colonización con los rudimentos propios de un proyecto original, pero que el tiempo le dio un carácter histórico fundamental para la historia social y económica de nuestra provincia.
Así como se han tejido versiones respecto al destino inicial de estos colonos galitzianos también hay diferentes hipótesis acerca del número de las familias pioneras. Lanusse, en sus Memorias de 1899 se refiere en varias oportunidades a las 14 familias arribadas a Posadas. Un informe oficial de la Gobernación también menciona este número. Pero el padre Federico Vogt, quien en 1922 escribió sobre este proceso colonizador apostoleño, indica que fueron 19 las familias pioneras que sumaban un total de 69 colonos. Ello, indica Snihur, es correcto, pues a las pocas semanas de arribadas las 14 primeras familias se les sumaron cinco más, lo que lleva al número presentado por el padre Vogt. 
En relación a la nacionalidad de estos colonos hay que tener en cuenta que ucranios y polacos formaban parte del Imperio Austro-Húngaro y para el estado argentino eran de nacionalidad austro-húngara. Polacos y ucranios venían de una misma región, Halechená, de la Galitzia Oriental. Ambos grupos étnicos convivían en esa región fronteriza entre Polonia y Ucrania, que no eran estados independientes en ese momento. De cualquier modo Snihur diferencia las nacionalidades de esas primeras familias que fueron las siguientes: Vialey, Dutka, Hertsún, Kozachék, Kótsur, Korol, Maksemovich, Musiy, Pesmenney , Opejanay, Vennek, Sobcheshen, de origen ucraniano, mientras que Bednazh, Bencharski, Dominikuf, Domnski y Kucy tenían un origen polaco. Había en el grupo pionero un italiano, Héctor Birarelli, quien se casó con una ucrania en cuanto arribó al Territorio.
Este grupo de galitzianos inició en Misiones la colonización agrícola definitiva haciendo realidad los postulados alberdianos de la Constitución de 1853: inmigración, desarrollo agrícola minifundista y crecimiento urbano.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina