¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Dos jóvenes sordos culminaron la secundaria en Iguazú

Abogar por la inclusión educativa

Por primera vez una escuela logró comprometerse y asegurar que dos jóvenes sordos culminaran la secundaria en el sistema de educación común en Iguazú
martes 19 de diciembre de 2023 | 3:30hs.
Abogar por la inclusión educativa
Abogar por la inclusión educativa

La educación es un derecho que debe alcanzar a todos los argentinos, sin embargo, existen barreras intangibles que impiden la igualdad de oportunidades. Barreras que pueden ser derrumbadas si existe, vocación, voluntad y sobre todo empatía.

Así, un grupo de docentes con la mente abierta y mucho temor a lo desconocido, insistió hasta lograr la inclusión de personas discapacitadas al sistema común de educación y hoy celebran que sus alumnos culminaron sus estudios secundarios y que proyectan incluso continuar una carrera universitaria.

La Ley Nacional de Educación indica que las personas con discapacidad tienen derecho a estudiar en escuelas comunes y a recibir los apoyos que sean necesarios para aprender y participar.

Por eso, en 2014, los profesores Yanina Díaz y Néstor Alcaráz plantearon al Sipted la posibilidad de incorporar alumnos con discapacidades, pero en ese momento recibieron la negativa porque no contaban con las herramientas para la correcta inclusión.

Los años siguientes continuaron insistiendo hasta que lograron acuerdos con la escuela Especial Nº 27 e incluyeron alumnos sordos.

Juan Roble, Néstor Alcaráz, Yunior, Karina Pudor, Marisol, Yanina Díaz y Estela Cavia.

El equipo del Sipted extensión núcleo 093 que funciona en la Epja N° 1411 conformado por profesora Yanina Díaz, Néstor Alcaráz, Angélica Blanco y Estela Cavia directora trabajo durante varios años con la Escuela Nº 27 a cargo del director Juan Carlos Robles y la intérprete de lengua de señas Karina Pudor se sienten orgullosos de ser parte de esta transformación.

La vocación de un equipo de docentes y el apoyo de la familia de los alumnos fueron los pilares fundamentales para que hoy Marisol Pombo de 27 años y Yunior Ruth de 22 finalicen sus estudios secundarios en un establecimiento de enseñanza común. Además, ambos egresados quieren seguir estudiando: en el caso de Marisol quiere estudiar en Posadas intérprete de señas y Yunior quiere ser despachante de aduanas, para ello está buscando una institución que pueda contar con un intérprete.

Karina Pudor, intérprete de señas, fue la persona que hizo posible la inclusión de los alumnos en la escuela de enseñanza común. No solamente fue el nexo entre los alumnos y los profesores, sino que pudo transmitir sus conocimientos e impulsarlos. “Estamos orgullosos de todo el trabajo. Logramos formar a los primeros alumnos sordos egresados de la secundaria común sin la necesidad de mudarse a Posadas” explico Néstor Alcaráz.

Por su parte Yanina Díaz explico que ella creció profesionalmente al transcurrir este desafío. “Algo que me sorprendió es entender lo difícil que es hacerse entender. Uno cree que porque los chicos saben leer o escribir, comprenden pero no es así. La lengua de señas es difícil y hacernos entender sin tener este conocimiento es muy difícil”, marcó.

En tanto Karina Pudor, detalló el trabajo fundamental del intérprete y la dedicación: “En este establecimiento se pudo trabajar de forma cómoda y eso es esencial para cumplir con el objetivo. Me ha tocado trabajar en aulas donde no contaba con el espacio necesario, superpobladas. En esta oportunidad contamos con un equipo con mucha vocación y trabajamos de forma mancomunada”

Por su parte Juan Carlos Roble, director de la escuela Especial Nº 27 remarcó la predisposición de los docentes: “He notado que los docentes con mayor experiencia son los más abiertos a la inclusión. Acá encontramos un gran equipo y fuimos un gran equipo junto a las familias de los alumnos que los apoyaron para que lleguen a la meta”.

Los alumnos, muy contentos de tener el titulo secundario, coincidieron en que la materia más difícil fue portugués. “Ellos tenían la opción de no rendir lengua extranjera, pero quisieron aprender porque tienen parientes en Brasil. Se esmeraron y aprobaron una materia sumamente difícil para ellos porque las lenguas de señas de cada país son diferentes” resaltó Karina Pudor.

Los alumnos enfrentaron barreras durante todo su caminar en la educación, sin embargo salieron adelante y comenzarán una nueva etapa. “Este logro fue posible gracias a las familias que nunca dejaron de acompañar a sus hijos y otro punto fundamental fue el incondicional acompañamiento de las instituciones asociadas con un profundo respeto hacia la diversidad”, remató Estela Cavia directora de la Epja 1411.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?