Las presuntas víctimas son tres adolescentes de entre 13 y 16 años

Entrenador acusado de acosar y abusar de jugadoras eligió el silencio

Héctor “Chino” Torres se abstuvo de declarar en la mañana de ayer en el Juzgado de Instrucción Dos de Posadas y fue imputado por abuso sexual simple. Seguirá detenido
miércoles 01 de noviembre de 2023 | 5:00hs.
Héctor “Chino” Torres llegó al Juzgado de Instrucción Dos de Posadas cerca de las 9.30 de ayer.  Foto: Natalia Guerrero
Héctor “Chino” Torres llegó al Juzgado de Instrucción Dos de Posadas cerca de las 9.30 de ayer. Foto: Natalia Guerrero

El entrenador de fútbol femenino Héctor Torres, alias Chino, se abstuvo de declarar ante el Juzgado de Instrucción Dos de Posadas, en el marco del proceso que lo tiene como acusado de maltrato, acoso y abuso sexual simple de al menos tres adolescentes de entre 13 y 16 años.

Según detallaron fuentes ligadas al proceso  a El Territorio, por el momento el hombre con trayectoria de más de 20 años en el deporte continuará alojado en la Comisaría Segunda de la capital provincial.

Los presuntos delitos que ahora lo tienen detenido al entrenador fueron denunciados en la Comisaría de la Mujer de Itaembé Miní el pasado 18 de octubre.

Las denuncias fueron realizadas por los padres de las adolescentes que formaban parte del Club Educación de Posadas, una de las instituciones que dirigía el acusado.

En tanto, en la audiencia indagatoria que Torres fue trasladado cerca de las 9.30 ayer, luego de elegir no dar su versión de los hechos , fue imputado formalmente por el delito de abuso sexual simple, carátula que de ser hallado culpable prevé una condena de seis meses a cuatro años de prisión.

De igual manera, fuentes judiciales consultadas mencionaron que la imputación puede modificarse con el avance de la investigaciones.

Esta carátula fue dispuesta por el juez que tiene el caso, Juan Manuel Monte, quien el último viernes decidió que el Chino quedara detenido debido a “la cantidad de denuncias y la gravedad de los hechos en cuanto a la edad de las víctimas y la facilidad que tenía en su posición”.

En cuanto a las denuncias que fueron de público conocimiento en la última semana, apuntan al imputado como autor de al menos dos casos de acoso y abuso, además de episodios de violencia física, que incluyen zamarreos, golpes y constante maltrato verbal.

Repudio y despido

En tanto, como informó este medio, luego de la viralización de los presuntos delitos que habría cometido Torres, desde el Club Educación notificaron que el ahora imputado fue desplazado de sus funciones en el establecimiento.

Además, se le informó que rige una orden de prohibición de acercamiento a las menores y sus respectivas familias.

Úrsula Rodríguez, presidenta del Club Educación, comentó que las jugadoras del equipo de fútbol le solicitaron una reunión, que se llevó a cabo el 17 de octubre y en la cual le dijeron que sólo iban a seguir en el club si este hombre “no es más el director técnico”.

“Yo pensaba que ellas me iban a decir que él era muy pesado y que entrenaban todos los días y muchas horas” indicó a este matutino Rodríguez, agregando que “una de las chicas rompió el silencio y entre llantos empezó a contar. Fue muy fuerte para nosotros y los padres que no estaban enterados”.

En esa línea, expresó que “yo no podía creer semejante cosa. Leí los mensajes y me dio mucha impotencia, esta persona no tiene que entrenar ni a un perro”.

Por otro lado, aseguró que en los mensajes que mostraron las jugadoras en la reunión para pedir su despido, “él les pedía que vivan con él y les ofrecía pagarles para que tengan una mejor vida y cumplan sus sueños”.

Además, según lo dicho por las denunciantes, en reiteradas ocasiones las manoseaba y les preguntaba su orientación sexual. “Si alguna le decía que le gustaban las chicas, las ofendía, y si les decía que le gustaban los hombres, les decía que tenían que tener su primera vez con él”, lamentó la entrevistada.

También indicó: “Él no puede tener contacto con niños, niñas ni con nada. Es muy duro, yo no quiero que tenga contacto con las chicas. Ellas están muy golpeadas. Los maltratos eran terribles con respecto a sus cuerpos, sus colores”.

Para finalizar, señaló: “Yo no lo contraté, él venía del municipio”.

“Yo soy culpable por no haber averiguado los antecedentes porque él ya tenía otras denuncias previas en la Policía”, cerró Rodríguez.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?