Se mantiene la prisión perpetua y el agravante femicidio

El STJ desestimó el agravante de odio en la sentencia por el crimen de Evelyn Rojas

En su fallo el máximo órgano judicial de la provincia consideró por unanimidad que Ramón Da Silva no cometió un travesticidio
miércoles 15 de mayo de 2024 | 20:00hs.
Fotos: Archivo El Territorio
Fotos: Archivo El Territorio

Este mes se cumplirán dos años de la sentencia a Ramón Da Silva como el responsable de asesinar a Evelyn Rojas (26) durante la madrugada del 27 de octubre del 2016 en Posadas. En aquella oportunidad, en un fallo dividido, Junior o Ramoncito fue condenado a prisión perpetua por homicidio triplemente agravado por la relación de pareja, odio a la identidad de género y femicidio. 

Los delitos están considerados respectivamente en los incisos 1, 4 y 11 del artículo 80 del Código Penal Argentino y se trató de la segunda condena por odio a la identidad de género en la historia argentina - el primero en Misiones - luego del caso Diana Sacayán, firmado por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Ciudad de Buenos Aires el 18 de junio del 2018. Esa sentencia, conocida como fallo Sacayán, quedó firme en el año 2020.

Sin embargo, según pudo confirmar El Territorio en base a diferentes fuentes del proceso, en los últimos días el Superior Tribunal de Justicia de Misiones borró de los libros de historia penal  ese hito y por unanimidad quitó el agravante de odio tras la apelación presentada por Mario Ramírez, titular de la Defensoría de Instrucción Tres de Posadas y abogado del acusado. El mismo pena el crimen “por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión”.

De todas formas, la sentencia a prisión perpetua no se modificó y se mantuvieron los agravantes contemplados en el inciso 1 y 11. Es decir, para el máximo órgano judicial de la provincia a Evelyn la asesinaron por su condición de mujer, fue un femicidio. 

“Fue la primera en la provincia y fue como un guiño del Poder Judicial de la importancia de la incorporación de la perspectiva de género y diversidad en cuanto a las condenas. Y digo fue porque como pasa en todos los procesos judiciales el defensor oficial de la causa apeló esa sentencia y se me ha notificado como abogada querellante el resultado de esa casación en donde el STJ decide quitar el agravante de crimen de odio a la causa de Evelyn”, expresó Florencia González en en el programa Actualidad 4 de Canal 4.

La sentencia, además de atender los planteos de la defensa,  es consecuente con el voto de la jueza Viviana Cukla, la presidenta del Tribunal Penal Uno hace dos años. Los principales argumentos - a grandes rasgos - fueron que si Ramoncito tenía una relación con Evelyn y por eso no la odiaba por ser trans. 

“Considero que las pruebas producidas en autos, no permiten establecer con la certeza requerida, que Ramón Da Silva haya causado la muerte de Evelyn motivado en el odio por su identidad de género, cuya motivación conforma ese elemento trascendente que excede del tipo objetivo y debe estar debidamente probado”, señaló la jueza en su voto oportunamente. 

Añadió sobre esta figura que para ella “el principal obstáculo para su aplicación, más allá de las dificultades que trae aparejada esta figura por su amplitud y ambigüedad, es la ausencia de pruebas que indiquen con la probabilidad requerida que la conducta de Junior fue determinada por el odio a la identidad de género de Evelyn. Así pues, no se trata de probar que Evelyn tenía o no cierta identidad de género o de probar su pertenencia o no a determinado colectivo, sino de probar la existencia de ese elemento subjetivo distinto al dolo que tiene que ver con la motivación especial de matar por odio o aversión, en los términos exigidos por la norma”. 

Entre los argumentos expuestos tanto por fiscalía como la querella para sostener la acusación, se refirieron a insultos como o “puto”, “puto socio”, “chupa pijas”, “no servís ni para coger”, además de las constantes agresiones fisicas - patadas y piñas - que le propinaba a la víctima. Incluso se remarcó que le cortó el pelo largo y le dejó expuesta la genitalidad cuando la asesinó- 

“De tales manifestaciones se desprende que las mismas, por su forma y modo de expresar, se hallaban en forma unánime dirigidas siempre hacia la víctima, no así hacia un colectivo. Es decir, el imputado expresaba hacia Evelyn el término “puto” a los efectos de agredirla particularmente, sin hacer referencia a terceros, tal como habría sido si se dijere “ustedes los putos”, lo dicho cabe igualmente para el insulto identificado como “puto sucio”, tal expresión en el contexto de una relación de pareja considero que encuentra encaminado particularmente a atacar la autoestima de la víctima, afectando así una característica que para la misma importa relevancia”, argumentó al respecto. 

Aún no trascendieron los argumentos de los jueces del Superior Tribunal. 

El hecho

Evelyn fue encontrada asesinada el 27 octubre del 2016 y los testimonios de peritos y efectivos policiales a lo largo de las audiencias de juicio dieron cuenta de la saña con la que le dieron muerte. “Lo más llamativo que se advirtió fue una contusión en los párpados similares a los ojos de un mapache. La magnitud del golpe recibido fue severo, la cabeza fue en forma repetitiva a la estructura y todo el contenido cerebral estaba inundado”, describió el perito forense Víctor Acosta.

En su informe se advirtió una lesión en el cuello, en el tronco, abdomen, donde detectó marcas de arrastre que no fueron causales de muerte pero sí fueron provocadas cuando ya estaba sin vida. El análisis de la escena indica que la joven fue asesinada en el sector de los baños y luego arrastrada hacia la fosa donde fue hallada.

Evelyn casi no tuvo posibilidad de defensa debido a la cantidad de alcohol que había ingerido. Carlos González, quien estuvo a su cargo el estudio toxicológico indicó que presentaba un grado de intoxicación comparable con un coma, por lo que había perdido todos los sentidos.

“Yo la vi a Evelyn, ella estaba muy tomada, yo le decía que deje esas cosas. En eso viene este muchacho -Ramoncito- y  ellos empiezan hablar y yo me callo. Al rato cruzó y él le siguió al otro lado de la vereda,  por como hablaban estaban discutiendo. Al rato él vino con una cajita de vino, tomaron, después forcejearon y se fueron para el lado de la YPF que no funcionaba. Yo no le seguí y no sé si entraron o no, fueron discutiendo”, señaló Ignacia Galeano sobre la noche anterior al hallazgo del cuerpo, el 26 de octubre.

Al otro día, en horas de la siesta, la mujer fue a llevar comida junto a su pareja y la encontraron muerta. El médico forense que la examinó a las 18.40 determinó que llevaba 14 horas muerta.

 

Notas relacionadas:

Histórica sentencia por el transfemicidio de Evelyn

Un juicio histórico y la vida de Evelyn como muestra de la realidad trans

¿Que opinión tenés sobre esta nota?