jueves 28 de octubre de 2021
Cielo claro 28.7ºc | Posadas

“Hasta el 2000 esto era impensado”, remarcaron

El desarrollo que generó una integración

El crecimiento del básquet femenino en el país generó que mujeres y varones comiencen a jugar juntos, una tendencia que aumenta en Misiones y desde hace tiempo no se veía

domingo 26 de septiembre de 2021 | 6:05hs.
El desarrollo que generó una integración
Las condiciones se igualan en el club San Francisco. Foto: Natalia Guerrero.
Las condiciones se igualan en el club San Francisco. Foto: Natalia Guerrero.

La escuela de básquet del Club San Francisco de Posadas puso en marcha a principios de este año las clases mixtas, en una iniciativa que tiene como principal objetivo la integración de nenas y varones.

Lo que sucede en el San Francisco no es nuevo en la provincia de Misiones y tampoco en el país, ya que distintos clubes vienen trabajando de esta forma, a tal punto que hasta la categoría U 13 (hasta los 13 años) se realizan competencias mixtas en las distintas ligas a nivel provincial y nacional.

Además del San Francisco, el Itapúa, Capri, El Coatí y Siglo XXI, son algunos de los ejemplos de entidades deportivas que decidieron mezclar niñas y niños en un mismo tiempo y espacio para que aprendan a jugar al básquet, enseñando los fundamentos del juego, pero priorizando siempre los valores, la integración y la parte lúdica.

 “Considero que es muy importante este tipo de trabajo porque ningúna persona debe ser dejada de lado por su género. Es algo muy igualitario, las chicas y los chicos se divierten juntos”, contó Juan Ignacio Bidarra, quien tiene a cargo las clases en el club San Francisco los días lunes, miércoles y viernes, de 17 a 18.30.

 “Está muy bueno porque a las mujeres las ayuda a adquirir otro roce de juego. Un ejemplo es el de Florencia Chagas (ver despiece), la primera mujer argentina en llegar al básquet de los Estados Unidos, que contó que le ayudó un montón el roce con los varones”, analizó Juani, el hijo del reconocido entrenador José ‘Huevo’ Bidarra.

En cuanto al promedio de nenas y varones que asisten a sus clases, Juani contó que de los aproximadamente 25 inscriptos que tienen en las distintas categorías, 7 u 8 son mujeres y el resto varones.

La pandemia ayudó

Por su parte, el padre de Juani (Huevo Bidarra), quien se encuentra dirigiendo en la Liga Nacional de Paraguay al club Colonias Unidas, recordó que hasta el año 2000 no era algo muy común que las mujeres y los varones jueguen juntos al básquet. Por un lado estaban los chicos y por otro las chicas, pero con el crecimiento del básquet femenino en nuestro país de a poco eso comenzó a cambiar y esa tendencia se acentuó durante la pandemia”, explicó.

“Recuerdo que en esa época había algunas niñas que entrenaban con nosotros en el club Tokio, pero se daba porque eran hijas de algún dirigente. El cambio se generó a partir del crecimiento del básquet femenino en Argentina, que desarrolló su propia Liga”, contó Huevo.

Otra de las voces que se sumó para opinar al respecto fue el entrenador Mariano Marcos, que cuenta con una larga trayectoria como formador en las divisiones formativas de El Coatí de Eldorado y que actualmente se encuentra trabajando con Siglo XXI de Puerto Rico.

Marcos coincidió con Huevo Bidarra al argumentar que un factor fundamental para que se genere esta integración fue el desarrollo del básquet femenino en nuestro país.

“Fue creciendo el básquet femenino y por falta de horarios en las canchas muchos empezaron a jugar juntos para poder entrenar. A las chicas es algo que les ayuda mucho”, aseguró.

“Esta integración colabora mucho con el crecimiento de ambas ramas. Socializa mucho más la vida del club y motiva a los jugadores”, cerró.


Florencia Chagas, una realidad

Florencia Chagas, de 19 años, es considerada la "joya del básquet femenino" argentino y este año fue elegida en el puesto 31 del draft de la WNBA -la versión femenina de la NBA- por Indiana Fever, una de las franquicias de la liga estadounidense.

La pequeña Flor empezó a jugar con los varones y eso se extendió hasta la U13, cuando Chagas comenzó su desarrollo físico y ya no pudo compartir cancha y partidos con los chicos.

“Es importante que los equipos de mujeres puedan jugar contra los varones. Todos los clubes lo hacen y también los seleccionados. El juego es más intenso y te ayuda a mejorar tu nivel”, contó.

Flor nació en Buenos Aires el 27 de junio de 2001; se desempeñó en Casa de Padua, Vélez, Los Indios y Berazategui. A partir de 2018 se mudó a Europa y jugó en Famila Schio, de la Lega 1 de Italia, con el que llegó a jugar la Euroliga y desde septiembre del año pasado actúa en Empoli del mismo país.

 

Informe de domingo

Un espacio para la igualdad

El korfbal marca tendencia y replantea los conceptos

“La posta mixta es una manera de fortalecer e integrar el equipo”

El futuro del olimpismo tiene un marcado camino mixto

El desarrollo que generó una integración

El fútbol mixto gana adeptos y continúa en pleno crecimiento

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias