lunes 29 de noviembre de 2021
Nubes dispersas 25.7ºc | Posadas

El 911 y la implementación de pulseras electrónicas

domingo 16 de junio de 2019 | 6:00hs.
La pulsera electronica y, detrás, el botón antipánico.
Carlos Cardozo

Por Carlos Cardozo[email protected]

El Centro Integral de Operaciones (CIO-911) es una estación de monitoreo de la Policía de Misiones que funciona en el microcentro de Posadas y se encarga de la vigilancia mediante las cámaras de seguridad ubicadas en el Gran Posadas (Posadas, Garupá y parte de Candelaria), además de la atención de llamados a la línea de emergencia.
Según detalló su director, el comisario Sandro Alberto Martínez (43), en turnos de 24 horas el centro recibe cerca de 1.000 llamados que son analizados por los operadores en función de su prioridad, para así disponer el “recurso”.
Martínez explicó cómo se avanza y trabaja para que los tiempos de respuesta sean cada vez mejor. Para ello, una forma es la eliminación de jurisdicciones, sobre todo en casos graves como lo son la violencia de género: “Todo lo que es violencia familiar, intrafamiliar y violencia de género para nosotros es un código rojo, es prioridad número uno”. Esto significa que la patrulla o recurso que esté cerca debe dejar lo que está haciendo para acudir al llamado de emergencia.
Respecto de esto, el CIO cuenta las 24 horas con una agente y una psicóloga que se encargan del monitoreo de los botones de pánico y aplicaciones judiciales que son entregados a víctimas de violencia de género por la Justicia. Incluso, durante los fines de semana, debido al aumento de la demanda, hay otro binomio.
“Al accionar un botón de pánico o una aplicación judicial o ante un llamado sobre violencia de género nuestra respuesta es inmediata. El recurso que esté más próximo, sea el que sea, Bomberos, Infantería, GIR o la comisaría debe llegar al lugar”, enfatizó Martínez.
Tanto el botón antipánico como la aplicación -que se descarga en el celular- son dispuestas por la Justicia y al activarse arroja de forma inmediata una ubicación debido a que cuenta con GPS.
El director explicó que en ambos casos la víctima debe sentirse en peligro, lo que implica que casi siempre se solicite ayuda recién cuando vea al agresor. En la actualidad, en el Gran Posadas hay 36 mujeres con botones antipánico y 139 aplicaciones instaladas, pero se está trabajando en la aplicación de un sistema dual.
“Hoy en día, con una política del Ministerio de Gobierno, estamos en la etapa preparatoria para trabajar con el Poder Judicial a través de un convenio y empezar prontamente a aplicar la pulsera electrónica”, anunció Martínez sobre el novedoso sistema.
Y agregó: “Son para casos graves y donde no hay todavía una medida restrictiva de la libertad al agresor y entonces tiene una pulsera. La víctima tiene una especie de teléfono celular, pero nosotros acá en el Centro Integral establecemos una rango de aproximación de 500 metros. Si esa persona invade esa medida a nosotros nos pone una alerta, nos ubica al agresor y la denunciante y tomamos medidas y le decimos que se aleje de este tipo de peligro y automáticamente le mandamos el recurso”.
Ultimas noticias