Conmovedora carta abierta de la mujer acusada por la muerte de su hija

Domingo 10 de noviembre de 2019 | 03:00hs.
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

A pocos días de cumplir un mes detenida en la Seccional Segunda de Oberá, Teresita del Rocío Mattos (37) escribió una carta abierta donde cuenta su verdad y el dolor que la invade por la pérdida de su hija Aylhén Roció Mattos (18), la joven discapacitada que el 11 de octubre pasado falleció por desnutrición, según determinó la autopsia. 
“Todo es muy duro, mi vida, mi historia. Ahora la pérdida de mi bebé me quebró en mil pedazos”, relató en la misiva de puño y letra enviada a El Territorio. 
Si bien la mujer fue imputada por abandono de persona doblemente agravado por muerte y el vínculo, en lo que va de la instrucción quedaron expuestas varias circunstancias que la ubican en el rol de víctima, como antecedentes de abuso intrafamiliar, intentos de suicidio y falta de contención de su familia y el estado. 
Pero no sólo eso, ya que Mattos fue diagnosticada con trastorno límite de la personalidad (TLP), una enfermedad psiquiátrica que requiere tratamiento y medicación.
Asimismo, si bien desde un primero momento a Justicia avanzó sobre la presunta responsabilidad de la madre, también se confirmó que 35 días antes del fatal desenlace una trabajadora social presentó un informe socioambiental ante el Juzgado de Familia alertando sobre el deplorable estado de salud en que se hallaba Aylhén Rocío.
Todo ello motivó a que la semana pasada el Superior Tribunal de Justicia (STJ) remita un oficio al Juzgado de Instrucción Uno de Oberá solicitando copia del expediente para su análisis. 
En ese contexto, a través de un allegado, Mattos envió una carta a esta corresponsalía para expresar en primera persona -con nombre y apellido según su propia decisión- las sensaciones que la invaden en este terrible presente, al tiempo que repasó tristes capítulos de su vida. 

Abuso y depresión 
Contó que Aylhén Rocío nació prematura, con cinco meses y medio de gestación y apenas 1,100 kilos de peso. Recordó que a los pocos días bajó a 800 gramos y permaneció cuatro meses en el área de neonatología de una clínica de Posadas. 
“Cuando su estado de salud era delicado y nadie apostaba a que sobreviviera porque era muy pequeña, mi guerrera, mi ángel salió dada de alta victoriosa. Yo fui mamá con 18 años, Aylhén lleva mi apellido porque su papá biológico jamás se hizo cargo. No hubo nunca una cuota alimentaria ni pedido de filiación para reconocerla como su hija. Jamás se preocupó si necesitaba algo, sabiendo dónde vivíamos. Nunca tuvimos una ayuda de ningún tipo”, indicó en la carta. 
Y lo que siguió fue aún más duro: “En mi infancia sufrí abuso sexual por mis dos hermanos varones durante varios años, eso me llevó como consecuencia a tener intentos de suicidio desde mi adolescencia. Me trataban como depresión, pero en realidad soy una persona bordeline o comúnmente TLP (trastorno límite de la personalidad). Pasaron como 20 años hasta que con terapia yo pude cortan mis abusos, jamás antes pude contar a nadie”. 
Recordó que cuando su niña mayor estaba por cumplir 3 años se acompañó con quien luego sería su esposo y el padre de su segunda hija, hoy de 13 años. Afirmó que ese hombre la sometió a violencia de género.  
“En una de las discusiones que se hicieron costumbre, yo estaba trabajando en mi peluquería esperando que venga una clienta y mi marido me intenta ahorcar y me dice: ‘Esta va ser la última vez que vas a respirar’. Yo me desmayé y él muy astutamente me interna en el SIS (clínica psiquiátrica), me deja ahí por varios días, hasta que da aviso a mi mamá que en ese momento vivía en Posadas, para que venga a hacerse cargo de mí. Es ahí donde mi psiquiatra me diagnostica TLP”, detalló.

“La etapa más difícil” 
Según escribió Mattos, fue muy duro enterarse que padece un trastorno mental que “no se cura, que debo estar tratada, medicada y asistida de por vida por mis intentos de suicidio, todos ocasionados por los repetidos abusos en mi adolescencia”.
En este punto, afirmó que su marido se quedó con la casa y por eso tuvo que alquilar.  
“Ahí comenzó la etapa más difícil, vivir sedada, mi mamá se tuvo que venir a mi departamento, yo iba a la facultad. En tres años me recibí de procuradora, era estudiante de derecho, y eso era mi motivación a seguir batallando y estar de pie. Este año no pude seguir estudiando por mi situación económica, me encontraba sin trabajo fijo. Era empleada doméstica y tenía tres juicios en marcha, lo cual eso me llevaba a pagar y endeudarme tanto”, indicó. 
También reconoció que en una de las separaciones con su marido quedó embarazada de su tercera hija, hoy de 5 años, quien “siempre supo la verdad de su identidad y tuvo contacto directo con su familia biológica”, agregó. 
Muy conmovida por la tragedia, cuestionó a su propia familia y a mucha gente que tal vez ahora la juzga, los mismos que en su momento le negaron la ayuda que buscaba. 
“A todas las personas que pedí ayuda, que pedí un trabajo fijo, a todos los que hoy aparecen, les digo con mi dolor de madre, muchas gracias, ya es tarde. Hoy el dolor invade mi ser, mi vida, mi alma y llevo un duelo acá adentro como puedo. Solamente quiero agradecer a mi mamá y a todos y cada uno de mis familiares por haberme dejado sola, sola totalmente, en un estado de abandono y de vulnerabilidad total”, señaló con un dejo de ironía.

Su sostén 
En varios tramos de la carta abierta, Mattos retomó la figura de su hija fallecida y expresó el inmenso pesar que la embarga en sus días de encierro, lo que se tradujo en un evidente deterioro físico. 
“Sólo puedo decir que el dolor me atraviesa al alma, mi pecho de madre de un lado al otro, no puedo explicarlo en palabras, no logro tomar dimensión. Yo fui la que estuve 18 años pegada a mi hija, inseparables, batallamos juntas muchísimas cosas, ella era mi principal motivo de no rendirme. Las circunstancias hicieron que hoy ella ya no esté físicamente.
Pero en mí, en mi vida para siempre”, expresó. 
Sin visitas de su familia, la mujer se aferró más que nunca a su actual pareja, quien se mostró incondicional en el peor momento y la asiste todos los días con lo que necesita.
En tal sentido, reflexionó que “en estos momentos el abandono total por parte de mi familia se hace más pesado, sobrellevar el dolor de una pérdida sabiendo que no tenés el apoyo ni económico ni mucho menos emocional es durísimo. La única familia que tengo es la de mi novio, Hugo Samuel Kondratiuk, que me adoptaron como una más de la familia y gracias a ellos tengo para comer cada uno de mis días acá dentro. Y mis dos hijitas que me quedan, que son el motorcito para que no me caiga, para que siga de pie y siga batallando”. 
“Esta es mi historia, mi vida, y quiero que se haga eco mi dolor y entrar en el corazón de cada madre, de cada familia, de la injusticia y el dolor que atravieso. Aylhén por siempre juntas. Te amo y te voy a amar hasta que nos volvemos a ver…”, concluyó.

El caso llegó al Parlasur

Teresita del Rocío Mattos es asistida por las abogadas obereñas María Cristina Salguero y Mónica Natalia Díaz, quienes el último jueves expusieron en la audiencia pública del Parlasur, en el marco de un encuentro de dos días que se realizó en la Universidad de Integración Latinoamericana (Unila) de Foz do Iguazú, Brasil.Se trató de un gran evento de que participaron alrededor de 150 organizaciones del Mercosur para abordar temas vinculados al desarrollo de los Derechos Humanos en la Triple Frontera.En ese contexto, el caso de Teresita del Rocío Mattos fue expuesto ante una importante audiencia y generó gran repercusión, al punto que varias organizaciones se interiorizaron y comprometieron asistencia.El Parlamento del Mercosur es el órgano deliberativo que está constituido por organizaciones de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia. Por otra parte, tal como informó este matutino en su edición de la víspera, la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (Redi) emitió un comunicado de prensa donde manifiesta su profunda preocupación por el hecho sucedido en Oberá, al tiempo que insta a la justicia “a investigar los hechos con perspectiva de género y discapacidad, poniendo especial énfasis en evaluar en qué medida las autoridades provinciales cumplieron con su obligación de garantizar los derechos de la joven fallecida”.

Excarcelación denegada

Por la licencia de la jueza de instrucción Uno de Oberá, Alba Kunzmann de Gauchat, el expediente está siendo subrogado por el juez de Instrucción Tres de San Vicente, Gerardo Casco, quien rechazó el pedido de excarcelación de la defensa. Según el magistrado, en esta instancia el beneficio de la excarcelación podría poner en riesgo la continuidad del proceso, sobre todo ante la posibilidad de una fuga. Entre los argumentos, señalaron que padece TLP y que toma diariamente varias medicamentos como “clonazepam o f oxetín” Por otra parte, la defensa solicitó una junta médica para evaluar a la imputada, como también que se cite a declaración indagatoria a la trabajadora social que el pasado 6 de septiembre presentó un informe socio ambiental ante el Juzgado de Familia alertando sobre la situación de extrema vulnerabilidad en que se hallaba Aylhén Rocío. Finalmente, 35 días después de dicho informe la joven falleció por desnutrición.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina