Senderos de valores

Domingo 25 de agosto de 2019
En la última trilla de Alem, los motoqueros tomaron un descanso en el Neutro, en la zona de serranías de Almafuerte. | Foto: Facundo Correa
Para ser un trillero hay que tener una moto estilo cross y cumplir con todos los requisitos que requieren los equipos de seguridad, como botas, chalecos, guantes y casco. Pero además hay que tener valores fundamentales para salir al camino.
“En la trilla hay algo que es fundamental: la solidaridad. El que va adelante va mirando por el espejo y ayuda al que viene atrás y nadie se puede quedar. Si a alguien se le rompe algo, se lo ayuda, y si no puede seguir, siempre hay apoyos en los puntos intermedios”, contó Gabriel Ripula, otro activo participante de las trillas, al resaltar los valores que se ponen en juego en cada encuentro.

Pasión que crece
“Es una pasión que va creciendo porque se comparte entre amigos, con la familia, y no es competencia, sino que es algo que tiene que ver más con la camaradería”, explicó el misionero Ulises Kubiszen, quien es ex campeón paraguayo de enduro y ahora aprovecha cada trilla para entrenar y recuperarse de sus lesiones, que lo tienen a mal traer y que lo alejaron de la parte deportiva, pero no así de su pasión por las dos ruedas.
“En las trillas todos te dan una mano y eso es lo lindo. En cada encuentro vas haciendo amigos y por ahí no lo conocés al que va al lado, pero cuando empieza la trilla, cuando salimos al campo, terminamos comiendo todos juntos y de ahí seguimos adelante juntos”, precisó el Colo Zdanovich.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina