Hoy tiene a más de 200 jugadores en formativas

El Coatí apunta a ser un club formador en el Alto Paraná

El conjunto de Eldorado inició, con su nuevo estadio, una reestructuración y quiere ser semillero de básquet en el Norte de la tierra colorada. Un trabajo con mucha colaboración
domingo 07 de julio de 2024 | 6:05hs.
Luego de completar las obras, el club creció en cantidad de niños y niñas que son parte de las formativas. Foto: Matías Bordón
Luego de completar las obras, el club creció en cantidad de niños y niñas que son parte de las formativas. Foto: Matías Bordón

El Coatí nació en noviembre del 2000 como una escuela de básquet, se transformó en un club y pasó a ser uno de los más importantes de la zona Norte de Misiones. Logró, paso a paso, pequeños hitos para su corta pero rica historia y ahora se enfoca en un cambio nuevo: ser un club formador.

Para esa nueva identidad que busca el Violeta de Eldorado, mucho tiene que ver que desde hace un par de años tiene su nueva casa. Un estadio con piso de parquet que le permite a El Coatí hacer crecer la base de la pirámide. “Cuánto más grande sea la base de la pirámide, mejor será la punta”, decía León Najnudel, el gran artífice de que Argentina tenga una Liga Nacional de básquet.

El parquet le dio otro nivel a El Coatí, que se afianza en Eldorado. Foto: matías bordón

Pero para que hoy El Coatí disfrute de este presente y de su nueva casa hubo mucho esfuerzo, mucha colaboración y decisiones fuertes. No jugar un torneo nacional, una Liga Federal o un torneo Argentino en su momento fueron los primeros pasos. El Coatí decidió mirar hacia adentro. Entendieron, quienes comandaban al club en ese momento, que lo importante era tener un buen espacio propio para potenciar a los más chicos.

El Coatí se fusionó con el club Social Argentino y en 2013 empezó a darle forma al sueño de la casa propia. No fue nada sencillo, en el medio de las obras llegó la pandemia de 2020 y eso también retrasó las obras y la inauguración del nuevo estadio.

Desde las bases hasta un estadio que hoy destaca en el paisaje. Foto: Matías bordón

Finalmente llegó. El Coatí tiene, desde 2022, su casa propia y eso le permitió empezar a darle forma al nuevo sueño, el de ser un club que saque jugadores para nutrir a otros. Tiene como gran estandarte a Juan Ignacio Marcos, quien hoy es figura en el básquet español y se ganó un lugar en la selección argentina.

“El valor de tener la cancha propia para nosotros es el orgullo de que en su gran mayoría se realizó con donaciones y recursos propios del club. Nos da la posibilidad de contar con un lugar exclusivo con disponibilidad de horario para realizar la formación de nuestros chicos e inclusive poder trabajar extra con chicos que desean fortalecer su sistema de juegos”, aseguró Carlos ‘Lalo’ Rabosto, presidente de El Coatí.

“El club siempre tuvo como norte ser un club formador en lo deportivo y social, así que todos los recursos siempre son volcados a las formativas. Hoy pensar en afrontar una competencia de nivel federal es una utopía difícil de alcanzar. Sin dudas sería un anhelo poder lograrlo, pero se necesita más que sólo voluntades”, reconoció Rabosto.

Afrontar un torneo, del nivel que sea, siempre es caro. Se necesita la competencia sí, pero también se necesita analizar los costos y beneficios que podría traer esa participación. Entonces, muchos dirigentes, ponen los números sobre la mesa y deciden si impactará o no en el corto y mediano plazo.

Durante mucho tiempo la cancha del Violeta fue de cemento. Foto: archivo el coatí

El Coatí prefirió en su momento no jugar, pese a muchas veces haberse ganado el lugar en la cancha, un torneo nacional y enfocarse en la infraestructura para poder crecer en cantidad de jugadores en las formativas. Está en ese proceso, porque suma chicos y chicas, a base de tener un espacio en las mejores condiciones va por más. Hoy son más de 200 los jugadores en formativas.

“El objetivo en lo edilicio es terminar la sala de profesores para luego hacer un depósito. Arriba estará la secretaría del club y una parrilla propia para generar ingresos al club”, explicó Rabosto en referencia a lo que se viene y también comentó que “en lo deportivo es necesario acercar más niños al club para seguir formando el que es nuestro verdadero objetivo”.

El Coatí va. Se afianza de a poco, con base del gran apoyo de la comunidad de Eldorado, que desde hace casi 24 años lo tiene como un referente de básquet en la región y como una parte fundamental para el deporte en la Capital del Trabajo. 

 

Informe de domingo

Construir futuro clubes que priorizan la infraestructura

Tuyutí, cuando la identidad impulsa el anhelo de todos

El Coatí apunta a ser un club formador en el Alto Paraná

Esperanza se abre paso en Capioví con localía propia

El objetivo de expandirse e involucrar a distintos deportes

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?